Lo último

INTERNACIONALES

Duterte visita catedral donde explotaron 2 bombas

enero 28, 2019

Josmary Escalona

Redactado por: Associated Press

El ataque ocurrió en la capital provincial de Sulu, en la isla Jolo, donde milicianos de Abu Sayyaf han perpetrado ataques con bombas, secuestros y decapitaciones durante años.


El presidente Rodrigo Duterte y sus asesores militares visitaron el lunes la catedral del sur de Filipinas donde milicianos islámicos detonaron bombas que dejaron al menos 20 muertos y más de 100 heridos.

El primer estallido hizo que la gente, algunos heridos, salieran de la iglesia por la puerta principal.

Policías y soldados corrían hacia adentro cuando explotó la segunda bomba un minuto después.

Lea también: Capital cubana se recupera tras fuertes daños por tornado

Las explosiones sacudieron las bancas del salón principal, rompieron las ventanas de vidrio y lanzaron restos humanos y escombros hasta la plaza enfrente de la Catedral de Nuestra Señora del Monte Carmelo, dijeron testigos.

El ataque ocurrió en la capital provincial de Sulu, en la isla Jolo, donde milicianos de Abu Sayyaf han perpetrado ataques con bombas, secuestros y decapitaciones durante años.

Estos milicianos están alineados con el grupo Estado Islámico, que reivindicó los ataques.

Duterte entró despacio a la catedral atacada, donde las bancas estaban desordenadas.

En un momento dado, miró al techo, donde había varios paneles rotos por los estallidos.

Duterte ordenó que las fuerzas armadas aplastaran a Abu Sayyaf.

El grupo tiene entre 300 y 400 miembros, la mayoría en Sulu, donde tiene varios filipinos y extranjeros secuestrados.

El presidente luego se reunió con familiares de las víctimas en un campamento militar en Jolo, donde había ataúdes formados en línea horizontal.

El secretario de Defensa Delfín Lorenzana, quien estaba con el presidente, responsabilizó por el ataque a Hatib Sawadjaan, comandante de Abu Sayyaf. Lorenzana dijo que Sawadjaan ha jurado lealtad al EI.

“Este es un acto de terrorismo”, dijo Lorenzana. “Esto no es una guerra religiosa”.

Sawadjaan opera desde la selva del pueblo de Patikul, cerca de Jolo. Se le ha responsabilizado por los secuestros y decapitaciones de varios rehenes, incluyendo dos canadienses, en los últimos años.


Foto/ Cortesía

Etiquetas: , , ,

Josmary Escalona

Periodista principalmente de la fuente política que también hace diarismo, entrevistas y trabajos especiales sobre temas que la población desea conocer.