Lo último

SUCESOS

“Pido a Dios calma y la libertad de esos muchachos, si de verdad son inocentes”

febrero 8, 2019

Gerardo Morón Sánchez

El tiempo transcurre para ocho muchachos presos desde el 23 de enero sindicados de participar en el saqueo de una panadería, acusación que familiares rechazan. La víctima, María Odette, quien gracias a la Asociación de Panaderos logró reabrir su negocio, indicó: “me duele en el alma lo que viví, estoy traumatizada, pero así como pido a Dios recobrar la calma y serenidad, pido que esos muchachos que están presos salgan en libertad si es que en verdad no participaron en el saqueo”.


El 23 de enero adquirió una connotación aparte para Jacqueline Colina y otras madres. Ya no porque tal día de 1958 el pueblo venezolano derrocó al gobierno personalista y dictatorial del general Marcos Pérez Jiménez. Tampoco que ese día del 2019, el diputado Juan Guaidó juraba en Caracas como presidente interino de la República Bolivariana de Venezuela.

La historia de los primos Rojas-Colina

Ese día, en la avenida Manaure de Coro, la menor de sus cinco hijos y única hembra, Aurimir Denisse Rojas Colina, de 20 años y sobrino Engerbert Josué Colina Pineda, de 19 años, caían presos.

Lea también: Espacios del Clef servirán de abono al circuito cultural Manaure

Ambos fueron arrestados por agentes de orden público de la policía del estado Falcón y subidos como si fuesen delincuentes a un camión policial horas después de un concurrido Cabildo que tuvo lugar en la misma avenida con calle Falcón.

Según Polifalcón, Aurimir, Engerbert y otros 10 muchachos igualmente detenidos, participaron en el saqueo de la panadería Santa María ubicada en la calle Falcón, frente a la sede del Consejo Legislativo del estado Falcón.

"Pido a Dios calma y la libertad de esos muchachos, si de verdad son inocentes"

La panadería que fue parcialmente saqueada, está ubicada frente al CLEF, calle Falcón de Coro. Foto: Regmy Castañeda

Pero Jacqueline sostiene que Polifalcón buscó culpables donde no los había, que arrestó a los primeros que se consiguió por la avenida Manaure y que tales arrestos le están daño a la justicia, a estos jóvenes, incluso a sus padres y familiares que indirectamente estas presos de un momento que les está haciendo cuadritos la vida.

"Pido a Dios calma y la libertad de esos muchachos, si de verdad son inocentes"

Jacqueline aseguró que su hija y sobrino no participaron en dada ilícito, como tampoco los demás detenidos por el caso. Foto: Carlos García

Aurimir, quien reside en la calle Purureche del sector Bobare, estudia deportes en el núcleo Los Perozo de la Universidad Nacional Experimental Francisco de Miranda, en Coro.

“Ese miércoles Aurimir salió temprano hacia el batallón de infantería Coronel Atanasio Girardot porque escuchó que había una jornada de pasaportes. Un soldado le dijo que no había debido a las movilizaciones, por lo que regresó a la casa y se puso a revisar su Tablet”, recuerda Jacqueline.

Uno de los detenidos estuvo con el alcalde de Bolívar

Ese mismo día, procedente de la población de San Luis, en la Sierra, llegó a Coro su primo Engerbert Josué, hijo de Lisbeth del Pilar Pineda y Denys Antonio Colina.

“El alcalde del municipio Bolívar, Evaristo Jiménez lo trajo, le dio la cola porque venía a una entrevista laboral en una camaronera ubicada hacia el occidente, sector Los Pedros”, recuerda su tía Jacqueline.

En horas del mediodía Aurimir acompañó a Engerbert hasta la terminal Polica Salas, preguntándolo por los pasajes y salidas de retorno a San Luis, tras lo cual visitaron a una abuela en la avenida Rómulo Gallegos.

Como el Cabildo había terminado y suponiendo que los comercios abiertos, Aurimir salió acompañada de su primo, hacia la avenida Manaure a cambiarle la liga de los breaker y en esto se encontraron con el ambiente tenso y los policías en motos, patrullas y a pie hacia diferentes sentidos, como buscando culpables.

Por instinto, los primos corrieron y eso fue suficiente para que los policías lo arrestaran y hoy se mantengan confinados en un reclusorio bajo cargos de instigación a delinquir, hurto calificado en grado de frustración, agavillamiento y uso de artefactos explosivos e incendiarios.

Inocentes, sin conducta predelictiva, pero igualmente presos

“Sin haber hecho nada, les imputaron varios delitos y privaron de libertad a pesar de no tener conducta predelictiva y que la misma dueña de la panadería atestiguó que los mismos no tuvieron nada que ver. Están presos y eso es una gran injusticia”, sostuvo Jacqueline.

La madre de Aurimir junto a familiares y parientes de los otros detenidos, visitaron Nuevo Día este jueves haciendo pública la desgracia que le ha tocado vivir tras el arresto de estos muchachos que están pagando la culpa de un delito cometido por cuatro hombres encapuchados que andaban en sendas motos y que para burla de las autoridades, escaparon.

Así como Aurimar y Engerbert, familiares de los otros detenidos también califican de injusto el arresto solo por estar en el lugar y sitio equivocado, chivos expiatorios de una discrepancia política en la que uno de los bandos practica arrestos a diestra y siniestra procurando con ello generar temor y disipar el legítimo derecho a la protesta.

"Pido a Dios calma y la libertad de esos muchachos, si de verdad son inocentes"

Familiares se mantuvieron expectantes durante varios días a las afueras de tribunales esperando una libertad que no se dio. Foto: Cortesía

A los primos Partidas lo detuvieron por la Japonesa

A Edgar García Partidas, de 26 años y su primo hermano Joniel Lugo Partidas, de 21 años, los detuvieron en los alrededores de la Casa Japonesa, según Edgar García, padre del primero.

“Ciertamente estuvieron en el Cabildo, pero no participaron en ningún saqueo ni protesta. Un vigilante que está dispuesto a atestiguar afirmó que ellos caminaban por la avenida Manaure cuando la policía los detuvo. Luego aparecieron en la foto que la policía filtró a la prensa  con evidencias plantadas, porque no llevaban nada ilícito”, denunció Edgar.

La diatriba en relación a si participaron o no, incluso si debían ser privados o puestos en libertad con una medida cautelar, ha trastocado la autonomía de los jueces, que a juicio de los padres de los detenidos debían ser autónomos en la toma de decisión, y no como en este caso.

"Pido a Dios calma y la libertad de esos muchachos, si de verdad son inocentes"

Los familiares fueron persistente en asegurar que los jóvenes eran inocentes y respaldaron a los abogados que los defendían. Foto: Cortesía

Acusan que además de presentar a los detenidos a destiempo, jueces se inhibieron hasta más no poder, para finalmente dejarlos privado transcurridas casi dos semanas del arresto, que prometieron sería preventivo y orientarlos mediante charlas.

Aseguran familiares que los jóvenes permanecieron presos en el área de la comandancia de Polifalcón llamada Rastrillo, mezclados con presos comunes, de donde los sacaron para las audiencias que tuvieron lugar durante el reciente fin de semana, hasta el lunes que dictaron privativa de libertad.

La versión, temor y clamor de la dueña de la panadería

Antonio Rojas, hermano de Aurimir, confirmó que así como la dueña de la panadería manifestó que ninguno de los detenidos participó en el saqueo, el comisario general Rodríguez León, sostuvo que los videos corroboraban el relato de la comerciante y atribuían la autoría a cuatro hombres en motos armados con tubos y piedras.

María Odette, nunca antes había experimentado el pánico en la panadería que abrió en el año 1970, como el que vivió aquella tarde del pasado 23 de enero.

“Todavía estoy traumatizada, me sobrevienen recuerdos de lo ocurrido y me invade el temor”, recuerda la comerciante, quien solo vio capuchas, violencia y escuchó cómo los vidrios de los estantes se quebraban con el impacto de las piedras y tubos.

“Me duele en el alma lo que viví, estoy traumatizada, pero así como pido a Dios recobrar la calma y serenidad, pido que esos muchachos que están presos, salgan en libertad si es que en verdad no participaron en el saqueo. Yo solo vi a personas con la cabeza vendada, con capuchas”, expresó Odette.

"Pido a Dios calma y la libertad de esos muchachos, si de verdad son inocentes"

“Todavía estoy traumatizada, me sobrevienen recuerdos de lo ocurrido y me invade el temor”, recuerda María Odette. Foto: Carlos García

Asociación de Panaderos ayudó a reabrir su negocio

El saqueo tuvo lugar el 23 de enero y transcurrieron dos semanas para que María Odette volviera a abrir la panadería, eso gracias a que la Asociación de Panaderos ayudó con la compra y reposición de los cristales de algunos estantes.

“Las pérdidas fueron incalculables, pero el daño psicológico más”, refirió.

El abogado Euro Colina solicitó este jueves una rueda de reconocimiento mediante la cual, la agraviada, señale si alguno de los detenidos participó o en su defecto, ratifique lo dicho por familiares de estos, de que los mismos son inocentes.

“La presidente del Circuito Judicial Penal, Morella Ferrer y el mismo gobernador Víctor Clark deben pronunciarse porque ya son más de 16 días que estos jóvenes están presos siendo completamente inocentes”, sugiere Mary Delgado.

Afirma que los jóvenes detenidos ya comienzan a padecer las secuelas del encierro, la impotencia de estar presos siendo inocentes y algunos han perdido hasta el apetito, entre ellos su sobrino Ricky Moisés Ávila Sánchez, quien el 23 de enero venía de casa de la novia Vicmeidy Reyes, cuando lo detuvieron, versión que ratifican Belkys Sánchez y Jairo Ávila, sus padres.

“Privativa de libertad se habría ordenado de Caracas”

Familiares, que desde entonces ha venido exigiendo justicia y la liberación de los ocho jóvenes quienes permanecen detenidos junto a otros dos detenidos un día después en La Velita, lamentan lo que tras bastidores, se cuenta: “que la orden de dejar detenidos a los muchachos, vino de Caracas”.

"Pido a Dios calma y la libertad de esos muchachos, si de verdad son inocentes"

Familiares de los detenidos aseguran que mantendrán la lucha hasta que los mismos sean puestos en libertad. Foto: Gerardo Morón Sánchez

Lamentan que los jueces no hayan hecho valer su autonomía, sino que obedecieran a directrices políticas para mantener sus cargos subordinándose “son órdenes superiores”.

Contaron que este miércoles el secretario de gobierno, Sergio Quintero, les manifestó la libertad o privativa no estaba entre sus facultades, sino que la privativa de libertad era un asunto judicial, competencia del Circuito Penal.

Los detenidos por el caso

Aurimir Rojas (20), Engerbert Josué Colina (19), Ricky Moisés Ávila Sánchez (19), Eduardo Andrés Franco Manzanarez (20), licenciado en Mercadeo; Joniel Enrique Lugo Partidas (23), Jonathan Alejandro Jiménez Romero (18), Edgardo José García Partida (26) y Ervin Javier Barrios Galarraga (19), permanecerán detenidos 45 días.

Transcurrido ese periodo, la fiscalía presentará el acto conclusivo que familiares esperan sea a favor, que se traduzca en la libertad plena de los mismos. puesto que “se trata de inocentes detenidos al azar y no culpables”. Otros cuatro detenidos, adolescente, ya fueron puestos en libertad.

"Pido a Dios calma y la libertad de esos muchachos, si de verdad son inocentes"

Entre los ocho detenidos por el caso hay una chica: Aurimir Rojas, estudiante de deporte de la UNEFM. Infografía: Gerardo Morón

Familiares de los detenidos agradecieron al buró del Observatorio Penal Falconiano, encabezado por el abogado Euro Colina, el apresto que han tenido para, desde el primer día avocarse a la defensa de los jóvenes estudiantes y profesionales.

Denuncian arresto ante la Asamblea Nacional

Para el diputado a la Asamblea Nacional por el estado Falcón, Gregorio “Goyo” Graterol, el diferimiento de la audiencia hasta seis veces, así como la inhibición por parte de cuatro jueces presionados, se tradujeron en la condena de inocentes.

“Fueron privados de libertad y se sumaron a la lista de presos políticos que desgraciadamente existen en Venezuela”, sostuvo.

El abogado en el exilio y “magistrado del denominado Tribunal Supremo de Justicia Legítimo”, Cruz Graterol, opinó en sus redes sociales sobre subordinación de los jueces y sus consecuencias.

“A los jueces de Falcón les recuerdo que la denegación de justicia constituye una violación de derechos humanos, y al inhibirse de la causa de los jóvenes detenidos, les crean un gravamen irreparable al mantenerlos privados ilegítimamente, la inhibición es nos exonera de responsabilidad”, acotó.

El caso de la detención de estos jóvenes y otros, en situaciones acontecidas entre el 23 y 24 de enero en Falcón, fue denunciada ante la Comisión de Política Interior de la Asamblea Nacional, presidida por el diputado Dennis Fernández, secundado en la vicepresidencia por Armando Armas, así como ante Organizaciones No Gubernamentales, según informó el diputado Gregorio “Goyo” Graterol.

"Pido a Dios calma y la libertad de esos muchachos, si de verdad son inocentes"

El arresto de estos ocho jóvenes y otros siete más, fue denunciado ante la Asamblea Nacional, dijo Goyo Graterol. Foto: Cortesía

“Presentamos la lista de los jóvenes detenidos a quienes se les violaron sus derechos humanos e hicimos del conocimiento de la comisión que los jueces tomaron la decisión al ser presionados, que algunos se inhibieron y que hasta difirieron seis veces la audiencia”, detalló.

Expresó que esperan que desde la Asamblea Nacional se le siga haciendo seguimiento a este caso, “que se le hizo saber a Juan Guaidó y esperamos elevar la denuncia ante las instancias internacionales  para que se tomen las acciones correspondientes”, concluyó Graterol.

Etiquetas: , , , , , , , ,

Gerardo Morón Sánchez

Periodista falconiano, especializado en la fuente de sucesos, policial y judicial, también información general. Becario de la FNPI e Integrante de la Red Iberoamericana de Periodistas. Diario Nuevo Día "Periodismo que Integra".