Lo último

ESPECTÁCULOS

Óscar 2019 | Los invisibles toman el poder

febrero 19, 2019

Anailys Vargas

Redactado por: El Universal

Los actores y actrices secundarios se disputan la estatuilla en esta edición con un peso actoral que sobresale tanto como los protagonistas.


En todo proceso de producción, el elenco constituye una de las piezas fundamentales para sostener la película. Los protagonistas, hombres y mujeres, no son siempre los que se llevan el foco de atención todo el tiempo. A veces, un personaje secundario bien interpretado es vital no solo para apoyar la trama, sino también para marcar la diferencia y sobresalir en la historia, tanto como el propio actor principal.

Para los Óscar de este año, estos héroes de reparto no podían estar más en sintonía con los temas sociales contemporáneos, formando parte de historias de colectivos históricamente invisibilizados.

Por el lado masculino, un pianista negro que se resiste al racismo, un policía infiltrado en una organización supremacista blanca, un charlatán homosexual de los bajos fondos neoyorkinos, brillan tanto como un vaquero que desistió a sus aspiraciones de ser cantante e incluso, que al mismísimo presidente de Estados Unidos.

Lea también: Tenis | Rafa Nadal elogió nivel competitivo de las mujeres

Las mujeres no se quedan atrás. Por el contrario, suenan con fuerza un par de cortesanas que dentro y fuera de la pantalla, compiten por la máxima posición de ser el poder detrás del poder, de la misma manera que la esposa de uno de los hombres más poderosos e influyentes de la Casa Blanca (no precisamente el presidente).

En dramas más familiares, otra esposa lucha en silencio para superar el abandono y sacar adelante a su familia, mientras que una madre apoya a su hija embarazada a resolver el injusto encarcelamiento de su novio.

A continuación, estos son los actores y actrices no tan secundarios que se disputan el Óscar en sus respectivas categorías:

Mejor Actor de Reparto:

Mahershala Ali (Green book)

Sin dudas, el candidato más fuerte para llevarse la estatuilla por su interpretación del pianista Don Shirley, un hombre sobrio y refinado que busca romper con el estereotipo de la gente de color emprendiendo una gira por el sur de Estados Unidos en una época donde, aún siendo la estrella del show, ni siquiera puede compartir la misma mesa que el resto de los músicos blancos.

La categoría de actor de reparto no hace justicia a la interpretación de Ali, quien iguala en peso y talento a su compañero Viggo Mortensen (quien sí fue nominado para la categoría principal), no solo por la actuación magistral que da de un personaje doblemente rechazado por la sociedad por ser negro y homosexual, y que todavía mantiene firmes sus convicciones; sino por la evolución que presenta a lo largo de la historia, pasando de ser un hombre pedante, sarcástico y desconectado de su gente, a un Don más abierto, natural y reconciliado con sus raíces afroamericanas.

Adam Driver (Infiltrado en el kkKlan)

Aunque actualmente sea más conocido por su papel como Kylo Ren en la nueva saga de Star Wars, Driver posee una gran capacidad actoral más allá de destruir paneles con su sable láser, y que ha sido demostrado a lo largo de su filmografía. En BlackKklansman, o Infiltrado en el Kkklan, tiene el reto de hace un doble papel: primero, como un policía judío que trabaja encubierto dentro del Ku Klux Klan, sino que debe hacer a su vez de infiltrado como un radical racista y antisemita, chocando con sus propias creencias y logrando ser convincente en ambas interpretaciones. Un candidato fuerte que pudiera ser la sorpresa en un giro de los acontecimientos.

Richard E. Grant (¿Podrás perdonarme?)

Un nombre que también podría sonar es el suyo, pues su interpretación de Jack Hock, el carismático amigo y cómplice de Lee Israel en su negocio de falsificación de cartas resulta en un personaje de apoyo interesante tanto por lo que deja ver como un personaje simpático que saca a la protagonista del gris de su existencia y agrega el tono humorístico a la cinta, como por el trasfondo que esconde como un homosexual de los bajos fondos de Nueva York que se las ingenia para sobrevivir en un mundo duro e hipócrita. Para nada aburren las escenas en las que aparece.

Sam Elliot (Nace una estrella)

A este actor le calzan perfectamente los papeles relacionados con vaqueros, y ese detalle le favorece bastante para interpretar a un cantante de música country que declinó a su carrera por no tener nada que decir, pero que ayudó a impulsar a su hermano Jackson Maine (Bradley Cooper) hacia el estrellato.

Aunque su personaje a veces se pierde en medio del intenso romance que viven los protagonistas, y que raya un poco en el estereotipo de “viejo vaquero sabio” que no muestra sentimientos y solo está allí para dar consejos, en las escenas donde sí expresa sus emociones consigue crear un efecto sobre el espectador y transmitir lo que hay en su interior.

Sam Rockwell (Vice)

Rockwell ya viene de haber sido el ganador del año pasado en la misma categoría por Three Billboards Outside Ebbing, Missouri, sin embargo, se ve difícil que pueda lograr la hazaña de galardonarse dos veces seguidas, en especial con el nivel de su competencia.

En Vice, encarna una versión casi paródica del ex presidente norteamericano George W. Bush, en un papel que, a pesar de ser el del hombre más poderoso del mundo, queda reducido ante el tamaño de los demás personajes, quizás hecho así para representar su incapacidad como gobernante y demostrar cómo nunca tuvo realmente el poder, siendo una marioneta a los designios de Cheney y su grupo.

 

Actriz de Reparto:

Rachel Weisz (La Favorita)

A Weisz le han gustado los personajes complejos, y Lady Sarah no es la excepción. Fuerte, astuta y dominante, es el verdadero poder tras el poder, la cual viste y cabalga como hombre, disfruta disparar armas y defiende su posición con garras y dientes, sobre todo cuando se trata de proteger a su amiga y amante, la reina Ana.

Weisz nos trae un personaje femenino como pocos hay en el cine, calculadora y maquiavélica, toda su tridimensionalidad es explorada por la actriz en la cinta, especialmente cuando se ve más vulnerable y traicionada.

Emma Stone (La Favorita)

Entre Weisz y Stone pudiera quedar el premio a Mejor Actriz de Reparto, pues ambas más que roles secundarios, son las verdaderas protagonistas de The Favourite.

La actriz, que ya antes ha demostrado sus dotes en las categorías principales con La, la land (2016), demuestra aquí que aunque la historia y sus encantos —además de su hipnótico carisma— parecieran favorecerla para ser la favorita de la reina, la verdad es que se revela como una loba en piel de cordero, capaz de valerse de trucos mentales y de los más bajos subterfugios con tal de recuperar su estatus en la nobleza. Grave error subestimarla, tanto en la película, como en la premiación.

Amy Adams (Vice)

Entre los bromistas de Internet comenzó el año pasado el chiste de que Amy Adams, con seis nominaciones y ningún Óscar, es la nueva Leonardo Di Caprio de la Academia. Con la competencia tan reñida, no se puede afirmar que la tenga fácil este año, pero su interpretación como Lynne, esposa del ex vicepresidente de Estados Unidos, Dick Cheney, podría hacer que esta sea la de la suerte.

Aquí hace de una mujer determinada a ser alguien en la vida, y quien al no poder crecer en una sociedad fundamentalmente machista, decide proyectar sus aspiraciones en su marido, al punto de convertirse en su impulsora, su mano derecha y su consejera más importante en uno de los momentos más críticos de la historia contemporánea. Un papel natural y con poderoso carácter, de los aspectos más destacables que tiene la película.

Regina King (Si la calle Beale hablara)

Con un Globo de Oro, un premio de la Crítica y un Satellite por If Beale street could talk, es una candidata fuerte y a pocos les extrañaría escuchar su nombre repetido para los Óscar.

Aquí Regina es una madre amorosa que pone la protección de su familia por encima de todo, y además de apoyar a su hija embarazada, hará todo lo posible por ayudar también a su yerno a salir de la cárcel, incluyendo el viajar a Puerto Rico para conseguir una testigo estrella que demuestre su  inocencia.

La escena en la que encara a la madre de Fonny para decirle que el niño por nacer también es su nieto, quedará para la historia del cine.

Marina de Tavira (Roma)

Como parte de la invasión mexicana que tomó los Óscar con la obra maestra de Cuarón, Marina de Tavira hace lo propio con un papel de señora del hogar que de la noche a la mañana ve cambiado su mundo, y que debe adaptarse a la nueva realidad que la abruma, así como en la vida real le puede pasar a cualquier madre y esposa.

En la casa, el dolor de Cleo pasa desapercibido para los amos que están inmersos en sus propios problemas, pero en la película, es el personaje de Sofía el que padece en un segundo plano el abandono del marido que se va con otra mujer, el silencioso tormento de esconderlo a sus hijos, y las dificultades económicas que conlleva el perder el sostén del hogar, pero lo interesante de su papel es su humanidad, con sus fortalezas y defectos, que aprende a compartir con Cleo sus sufrimientos lavados por la espuma del mar, para renacer como una mujer libre que saca adelante a su familia.


Foto/ Cortesía

Etiquetas: , ,