Lo último

SUCESOS

Muerte de niño por descarga eléctrica se manejó como homicidio

febrero 22, 2019

Gerardo Morón Sánchez

Redactado por: Gerardo Morón Sánchez

La muerte por descarga eléctrica del niño José Gregorio Navas Sangronis, en un cerco casero en una casa del sector Brisas de Las Malvinas, se manejó judicialmente como homicidio culposo.


Como homicidio culposo se manejó judicialmente el caso de José Navas, el niño de 8 años de edad, que pereció tras una descarga proveniente de un cerco eléctrico casero instalado alrededor de un huerto en el patio de una casa en Las Malvinas, municipio Colina del estado Falcón.

“El que por haber obrado con imprudencia o negligencia, o bien con impericia en su profesión, arte o industria,  o por inobservancia en los reglamentos, órdenes e instrucciones,  haya ocasionado la muerte de alguna persona, será castigado con prisión de seis meses a cinco años”, tipifica el artículo 409 del Código Penal, que le fue aplicado a Alexander Sirit.

En cuanto al agravante, se tomó en cuenta el artículo 217 de la ley Orgánica de Protección del Niño, Niña y Adolescente (Lopna) respecto a que en el hecho punible, la víctima fue un niño.

En libertad bajo régimen de presentación

Aunque la tragedia se estimó inicialmente como accidental, el hecho de que su padrino Alexander Javier Sirit Chirinos, permaneciere detenido los primeros días y presentado por la Fiscalía Décima del Ministerio Público ante el Tribunal, sugirió una posible responsabilidad derivada de inobservancias en la instalación del cerco, las cuales tendrán que ser tomadas en cuenta por la colectividad.

Alexander Javier Sirit, padrino del niño, y quien construyó el cerco casero para proteger su propiedad del hampa, quedó bajo régimen de presentación cada 30 días, según el expediente IP01-P—2019-000160 llevado por el Tribunal Segundo de Control.

Se llevó la cerca por delante

Valga recordar que José Gregorio Navas Sangronis, quien el 20 de enero cumplió ocho añitos, cayó al sueldo tras recibir la descarga del cerco eléctrico ubicado en el huerto de la casa de su padrino, ubicada en la calle El Yabo de Brisas de Las Malvinas, municipio Colina.

Su muerte, consecuencia de la descarga, se produjo en el trajín de ser llevado al ambulatorio de Sabana Larga y finalmente al hospital de los Seguros Sociales “Doctor Rafael Gallardo”.

Durante la inspección técnica desarrollada por peritos del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas, estos describieron el sitio del suceso como un cerco eléctrico fabricado de manera rudimentaria alrededor de una siembra de plantas frutales”.

El cerco eléctrico estaba entorno a plantas de topocho y otras frutales que Alexander Sirit sembró para su propio sustento y quiso, mediante el cerco eléctrico, impedir que amigos de lo ajeno, que lo tenía azotado, se los llevaran.

Procurando mantener a distancia a delincuentes de su propiedad, construyó el cerco casero sin imaginar que su ahijado, hijo de su compadre, moriría electrocutado.

Dilema entre culposo u homicidio intencional con dolo eventual

En el seno policial, aunque reconocen que no les correspondía precalificar algún delito, creyeron que pudo haber alguna responsabilidad, un posible homicidio culposo por ser quien construyó el cerco. Sin embargo el caso era complejo, a juzgar por los detalles que el abogado Einer Elías Biel Blanco, ex fiscal nacional y ex fiscal Primero, consideró que en su momento debían ser analizados con detenimiento.

Biel recordó particularmente un caso acontecido en Maracay, donde fungió como acusador privado, por lo que opinó que el caso del niño José Gregorio, necesariamente debía ser bien analizado, con detenimiento y prestando especial  atención a experticias que habría que tener a mano para poder imputar correctamente.

Lea También: Cancillería rusa: EEUU prepara provocación en Venezuela

Si colocó el sistema sin observar estándares mínimos técnicos y legales para instalación de estos sistemas de seguridad (voltajes y avisos de advertencia visibles), podría sostenerse que el delito sería homicidio culposo, por lo que el tiempo le dio la razón.

No obstante Biel Blanco, refería que si existiese alguna experticia que concluyera que el sistema además de no tener las advertencias debidas al público, contaba con voltaje superior al debido, con el objeto o capacidad de causar muerte a seres humanos, pues se hablaría de resolución criminal eventual, este sería: el doctrinalmente estatuido homicidio intencional a título de dolo eventual.

El abogado Euro Colina, del Observatorio Penal Falconiano, opinó, de acuerdo a lo que había indagado del caso “que no hubo intencionalidad en esa acción de querer matar a una persona”. El caso, como se dijo, se manejó como homicidio culposo.

Instalar cercos tienen sus normas

Varios portales, manuales y expertos en torno al tema de los cercos eléctricos, coinciden en que los instalados conforme a las normas de seguridad, no causan la muerte, solo trabajan en la condición de umbral de pánico que son aquellas desagradables sensaciones de electrocución que el ser humano ha experimentado en su vida. Además acotan que todo cerco eléctrico debe contar con el letrero amarillo con la advertencia. ¡Peligro, cerco eléctrico!.

Cuando cumplen con las estándares de seguridad y las normas COVENIN, en el caso de Venezuela, los cercos cuentan con un equipo energizador que deja en cero el amperaje que es el que causa quemaduras, paros cardíacos y hasta la muerte. Dicho energizador o electrificador, es el que regula la corriente y el voltaje por medio de un conjunto de componentes electrónicos, según explican los expertos.

Toda instalación ya sea en residencias, comercios, galpones o establecimientos, incluso fincas, para ser legales deben contar con una inspección previa de organismos de seguridad, en el caso de Coro, el Cuerpo de Bomberos levanta el informe a partir de si cumple o no con el Código Eléctrico Nacional y lo que establece la Comisión Venezolana de Normas Industriales, refirió el mayor Paulo Zavala.

 


Foto/ Cortesía.

Etiquetas: , , ,

Gerardo Morón Sánchez

Periodista falconiano, especializado en la fuente de sucesos, policial y judicial, también información general. Becario de la FNPI e Integrante de la Red Iberoamericana de Periodistas. Diario Nuevo Día "Periodismo que Integra".