Lo último

SUCESOS

Madre denuncia secuestro de su hija y culpa al progenitor

marzo 5, 2019

Josmary Escalona

Redactado por: Panorama

El 2 de enero, como acostumbraba, Angeli dejó a su hija en casa de Añez y cuando regresó por ella, ya no estaba. No había nadie en el apartamento.


Dos meses de dolor y desesperación, Anyeli Fuenmayor (35) ya no haya dónde buscar a su hija Fiorella Says Añez Fuenmayor (8), a quien no ve desde el pasado 2 de enero.

Asegura que su esposo, identificado como Néstor Añez (49), se la llevó sin su consentimiento.

“Bajo engaños me separó de mi hija, la secuestró y yo presumo que ya la sacó del país”, afirma la mujer.

El 2 de enero, como acostumbraba, Angeli dejó a su hija en casa de Añez y cuando regresó por ella, ya no estaba. No había nadie en el apartamento.

Fuenmayor está desconsolada

Cuenta que hace cinco años se separó de su esposo.

“Las constantes agresiones verbales e intimidación” fueron las razones que la llevaron a tomar un rumbo diferente.

Pese a que Anyeli insiste en llamarlo ‘mi exesposo’, no se han divorciado.

Asegura: “Él me maltrataba verbalmente, me amenazaba, yo vivía con miedo, por eso tomé la decisión de marcharme de su casa. En ese entonces Fiorella tenía 3 años”, dice.

La historia tomó un giro en enero pasado y en el  apartamento PB 1 del conjunto residencial Incumosa, ubicado en la urbanización La Floresta, inició para Fuenmayor esta pesadilla.

Luego de la separación de la pareja, Fiorella se quedó viviendo con su madre en su vivienda, localizada a pocas cuadras del conjunto Incumosa, que tiene 66 apartamentos.

Fuenmayor asegura que no tiene más familia, solo a su hija.

La mujer trabajaba en una panadería a dos cuadras del apartamento, en horario de 8:00 am  a 5:00 pm.

Dejaba a la niña con su padre y al finalizar la jornada laboral pasaba por ella de nuevo y se iban a la casa.

Todo marchó bien entre el 2013 y 2018

El año pasado, “la situación se tornó inmanejable”.

La mujer cambió de trabajo, esta vez laboraba en el sector Cuatricentenario en horario vespertino y salía a las 9:00 de la noche.

“Aplicábamos el mismo sistema: Cuando me iba a trabajar se la dejaba a él en el apartamento y cuando salía del trabajo, yo pasaba por ella”.

Desde agosto pasado, cuando Anyeli llegaba al conjunto residencial hacia las 9:30 de la noche, “Néstor me negaba la entrada. Apagaba las luces, cerraba las ventanas y escondía a la niña”.

Accedía, pero después de mucho gritar y esperar fuera del apartamento.

La noche del 2 de enero, Anyeli asegura que a pesar de haber acudido a buscar a su hija, no fue posible que su esposo se la entregara y tuvo que retirarse a su casa sin la niña.

“¡Fiorellaaa!,  ¡Fiorellaaa!, gritaba Anyeli, pero él (Añez) se hacía el loco y no salía, se había obsesionado con la niña y no dejaba que su madre la viera.

Nosotros los vecinos fuimos testigos de los maltratos verbales que le hacía a Anyeli, de lo que hacía para impedir que la niña no viera a su madre”, manifestaron indignados los vecinos de Incumosa.

En el condominio acusan a Añez de tener mal carácter.

“Tiene 26 años viviendo aquí y se la llevaba mal con los vecinos. Ese hombre secuestró a la niña, se la llevó sin permiso de su mamá”, exponen con firmeza.

Anyeli Fuenmayor comentó que en una ocasión, Añez le pidió que le firmara un permiso para llevarse a la niña a Argentina.

“Me dijo que quería irse porque ese país siempre le ha gustado, pero yo nunca le firmé nada y siempre le dije que no podía separarme de mi hija, porque yo soy su madre”.

Manifiesta que tanto el pasaporte, como la partida de nacimiento de Fiorella están en poder de su padre, por eso la duda de haberla sacado del país perturba su mente.

Los vecinos aseguran que el 3 de enero, en la madrugada, Añez quien reside en el apartamento con sus padres, sacó a los adultos mayores en sillas de ruedas. “Iba con la niña. Llevaban muchas maletas”.

El apartamento se encuentra solo, por una ventana se ven la nevera y otros electrodomésticos.

Desde ese día, Anyeli va casi todos los días al conjunto residencial en busca de noticias.

También ha ido varias veces hasta el sector La Rinconada y el barrio Panamericano, porque Añez tiene parientes en esas zonas, pero estos le aseguran no saber nada de su paradero, tampoco de la niña ni los padres.

“Pareciera que se los hubiera tragado la tierra, dice la angustiada madre.

Fuenmayor expone: “He ido varias veces al CICPC, a la Fiscalía de menores, a poner a denuncia. Néstor secuestró a nuestra hija… quiero que me ayuden a encontrarla, pero las autoridades responden que no pueden ayudarme, que la denuncia no procede porque la niña está con su padre”.

“Néstor, devuélveme a mi hija, esto no se le hace a una madre, no es justo. Tráemela de vuelta y déjame ser la mamá de Fiorella”, le pide Fuenmayor a su aún esposo, acompañada de los vecinos del “Incumosa”.

Residentes de otros apartamentos formulan otro llamado: “Le pedimos a las autoridades policiales que ayuden a Anyeli, ella es una excelente madre, víctima de este señor”.

Agregaron que, al parecer, ese hombre le habría pintado el cabello a la niña, pues la habría llevado —en enero— un día al colegio Santa Isabel, donde Fiorella cursa el segundo grado y sus amiguitos se extrañaron de su nuevo color de cabello.

“La tierra no se los pudo haber tragado a los cuatro. Tienen que aparecer”, sostienen los vecinos solidarios con Anyeli Fuenmayor.


Foto/ Cortesía

Etiquetas: , , ,

Josmary Escalona

Periodista principalmente de la fuente política que también hace diarismo, entrevistas y trabajos especiales sobre temas que la población desea conocer.