Lo último

FALCÓN

Villa Marina no quiere fiestas, quiere agua

marzo 6, 2019

Blanca Sánchez

Redactado por: Blanca Sánchez

El pueblo pesquero de Villa Marina requiere del agua potable que no llega al sector desde hace tres meses.


El pueblo de Villa Marina está asombrado de la “desfachatez” con la que el alcalde del municipio Los Taques, José David Falcón organizó fiestas de Carnaval e invitó a los turistas a visitar el balneario que rodea esta comunidad, cuando en ninguna parte tienen ni pizca de agua apta para el consumo humano.

La necesidad tiene todo tipo de caras, pero una de las más feas la ven en Villa Marina, donde los residentes deben escarbar hasta tres metros para encontrar agua salobre que les sirve para algunos usos.

Así lo expresaron varios vecinos del pueblo pesquero, en donde señalan que el primer mandatario del municipio Los Taques no ha sido capaz de llegar a Villa Marina a constatar la triste manera en la que viven.

Leocadia de Díaz, conocida popularmente como “Cayita”, a todo pulmón expresó que el alcalde José David Falcón, no ha pisado esa comunidad desde las elecciones, cuando fue a buscar votos. “Aquí no se le ve la cara al alcalde, él no viene porque no le hace falta el agua. Ese señor tiene su casa en Maraven y por eso no se da cuenta de lo que ocurre en este municipio”.

Lea también: Este miércoles se retoman las clases en toda Venezuela

La anciana que lleva más de 50 años residenciada en la zona, expresó su asombro al saber que festejaron unas fiestas de Carnaval mientras la gente se muere de sed y de mengua. “Les debería dar pena que los turistas vinieron a la playa de Villa Marina y presenciaron las calamidades que sufre este pueblo”.

Villa Marina no quiere fiestas, quiere aguaEn casa de doña Cayita, así como en el resto de las viviendas existen pozos de agua salobre que es utilizada para los quehaceres del hogar, así como para los sanitarios, la limpieza, lavar la ropa y hasta para bañarse. Estos pozos son cavados manualmente, ante la desesperante sequía que ya asciende a los tres meses.

María Elena de Colina dijo que esa agua los tiene enfermos de la piel, porque no tiene ningún tipo de tratamiento, pero lamentablemente no pueden dejar de usarla. “Tenemos que comprar agua potable para beber y para cocinar, de resto, todo lo hacemos con lo que sacamos de los pozos”.

Alexis Guanipa fue una de las personas que hizo su pozo con las conexiones para sacar el agua con bomba. “Trabajé un poco más, pero después que lo cavé le puse las conexiones y lo tape bien a fin de evitar que algún muchacho caiga, porque ese es uno de los peligros en las casas donde hay niños, a veces se ponen a jugar cerca de esos huecos y podría presentarse una desgracia”.


Fotos / Edgar Gómez

Etiquetas: , ,