Lo último

Cuidados Ι Bocados para la piel

marzo 23, 2019

Josmary Escalona

Redactado por: Revista Dominical

Los alimentos que han sido sometidos a procesos especiales para su conservación, con gran cantidad de aditivos, colorantes, conservantes y potenciadores del sabor, como la harina, pan y arroz blancos o el azúcar, pueden hacer que el acné empeore.


Conozca cómo influye la alimentación en las distintas alteraciones de la piel, la salud y belleza de la misma van tomadas de la mano, y en ambos casos la alimentación es el primer agente a considerar si se desea una piel, además de hermosa, plenamente saludable.

El dermatólogo Jorge Soto reconoce que el papel que tienen la dieta y sus modificaciones en los achaques de la piel es motivo de controversias, y comenta: “aún no está probada la relación directa entre la dieta y el envejecimiento cutáneo pero, en cambio, se conocen otros aspectos, por ejemplo, que los alimentos con alto índice glucémico hacen empeorar el acné”.

El facultativo apunta que los alimentos que han sido sometidos a procesos especiales para su conservación, con gran cantidad de aditivos, colorantes, conservantes y potenciadores del sabor, como la harina, pan y arroz blancos o el azúcar, pueden hacer que el acné empeore.

En este sentido, Soto afirma que es preferible consumir harinas integrales o poco refinadas. No obstante, el dermatólogo subraya: “el mito de que el chocolate o los lácteos incrementan el acné no está probado”.

Además de afectar a enfermedades como el acné, el especialista detalla que la dieta tiene un “probable papel en la patogenia de otras enfermedades cutáneas como el pénfigo, la dermatitis atópica, la dermatitis alérgica de contacto, la psoriasis y la urticaria”.

Sin embargo, existen otras patologías y cambios cutáneos cuya relación con la dieta es “incierta”, según expresa el doctor Soto.

Lea también: Feng Shui Ι Creando Armonía en mí

Una de ellas es la rosácea, una enfermedad de la piel que afecta principalmente al rostro y que se caracteriza por presentar enrojecimiento y lesiones inflamatorias. En lo referente a la relación que esta dolencia cutánea guarda con la alimentación, el doctor Soto indica: “hemos comprobado que algunos pacientes empeoran si toman café, té, bebidas calientes, alcohol y comidas picantes, o si son fumadores”.

Dulce traición

La glicación es el resultado de la reacción del organismo a los azúcares, algo que se da cada vez más a causa de comer mal. El dermatólogo Soto explica que este proceso opera principalmente en la dermis.

“Las moléculas de glucosa (azúcar) presentes en nuestra alimentación reaccionan con las estructuras moleculares proteicas, generando así una desorganización de dicha dermis”, señala.

Además, la glicación engendra proteínas más grandes, denominadas proteínas glicosiladas, nefastas para el organismo, ya que el cuerpo no puede destruirlas.

A la vez el galeno precisa que, con la edad, estas proteínas se acumulan en las células y terminan destruyendo el colágeno y la elastina.

Así, los expertos recomiendan cocinar al vapor, siempre a fuego bajo y huir de las cocciones de más de 180º, de las parrilladas y de las salsas preparadas. También aconsejan consumir frutas y verduras crudas y evitar los dulces.

Normas a seguir

En general, es aconsejable mantener un peso adecuado haciendo una dieta variada y equilibrada. Algunos médicos se refieren a ciertos productos como no aconsejados, por ejemplo, las coles (todas sus variedades) y los alimentos ahumados (tanto los industriales como los cocinados al carbón en la parrillera).

“Se recomienda que la toma de grasa sea menor del 30 % del total de calorías y la de colesterol, de menos de 300 mg/día. El uso de sal no necesita ser restringido, a no ser que exista hipertensión. Además, es importante no excederse en la ingesta de fibra, que no debe sobrepasar los 50 gramos al día”, añade Soto.

También existen trastornos en los que, según indica el especialista, hay factores específicos de la ingesta implicados en la patogenia. Son los casos de la trimetilaminuria (síndrome de olor a pescado), y del síndrome del aceite tóxico (enfermedad de la colza. Así, quienes padezcan alguna de estas patologías, deben prestar mucha atención a la dieta y tratar de evitar los alimentos que pueden hacer que empeoren. Recuerde que a nuestra piel, el mayor órgano que tenemos en el cuerpo, también hay que saber alimentarla.

NOTA: el peso adecuado se alcanza a partir de una dieta variada y equilibrada.


Foto/ Cortesía

Etiquetas: , , , ,

Josmary Escalona

Periodista principalmente de la fuente política que también hace diarismo, entrevistas y trabajos especiales sobre temas que la población desea conocer.