Especiales

Embalses con menos agua surten la mayor población falconiana

La colectividad que disfruta del recurso no renovable está llamado a tomar conciencia sobre su uso racional en virtud de los miles de falconianos que no reciben agua.


Dada la alta posibilidad de que este 2019 vuelva el fenómeno meteorológico El Niño, o el período de sequía, la situación actual de los embalses en el estado Falcón es alarmante, dada la falta de precipitaciones en lo que va de año y los reducidos niveles de almacenamiento producto de la poca recuperación en el año 2018.

Es una realidad que debe llamar a la conciencia de los ciudadanos privilegiados que aún reciben de forma regular el servicio de agua potable por tubería al menos dos veces a la semana, al uso racional del mismo.

Son ocho los reservorios de agua con los que cuenta el estado Falcón, Tacarigua en el municipio Acosta, Mapará en Federación, Mamito en Dabajuro y El Cristo en San Francisco, estos cuentan según el presidente de Hidrofalcón, Gregorio Capielo con niveles de almacenamiento óptimos para surtir a su punto y círculo.

Mientras que Isiro en el municipio Miranda tiene un 60% de su capacidad, Matícora en Mauroa sin lo sedimentado está en un 40%, Hueque en Petit posee el 70% de agua y Barrancas llegó a su nivel muerto, es decir, se saca el asiento del embalse.

Lea también: Se “alebrestaron” por luz y agua en Punto Fijo

A simple viste se puede inferir que la capacidad para suministrar agua potable al estado está en 50%, solo que los reservorios más afectados son precisamente los que abastecen la zona donde existe más densidad poblacional.

Tala en los embalses

Una de las razones que atribuye Capielo a esta situación, además de la ausencia lluvias, es la intervención en las cuentas, o lo que es lo mismo, la tala y quema de árboles en la zona para la agricultura y ganadería, acciones que afectan a los acuíferos.

La deforestación facilita la sedimentación de los embalses y afecta en los ciclos normales de precipitaciones en las cuentas, por su sequedad, los suelos buscan a saturarse durante el periodo de lluvias y ese proceso dilata el llenado de los reservorios.

“Hasta ganadería hay dentro del perímetro del embalse, no debería existir este tipo de cría de animales porque puede causar daños tanto al agua como al sistema” precisó.

Infraestructura capacitada

Ante esta situación puede caber la pregunta, ¿hacen falta la construcción de más embalses en Falcón para cubrir la demanda?, a juicio del ingeniero Capielo no, pues la infraestructura existente está operativa para el bombeo de agua tanto al sistema El Falconiano como al Acueducto Bolivariano, lo único que hace falta son las precipitaciones.

Barrancas fue construida en la década de los 60 con una capacidad de 250 millones de metros cúbicos, lo que significa tiene alrededor de 55 años, data que está entre los estándares mundiales, el tiempo de vida útil de las presas son de 55 a 60 años.

Durante el recorrido hecho por el embalse se constató que el sistema mecánico por gravedad de la torre toma elevada a 254 metros sobre el nivel del mar está operativo, no obstante, los niveles muertos del embalse solo permite que funcione la primera compuerta ubicada en la parte subterránea porque es alimentada con las dos balsa tomas.

Entre tanto Hueque, tiene menos data de construcción, pues empezó a funcionar en el año 1994, y goza de mayores de niveles de agua en 150 millones de metros cúbicos que corresponde al área de almacenamiento, lo cual permite trasvasar 700 litros por segundo mediante tuberías que van a la planta potabilizadora Luis Martín Martínez, de allí a la red de distribución que intercalan el suministro siete días para el eje de Paraguaná y otros siete para Zamora, Tocópero y Colina.

Operatividad limitada

Matícora, la represa más amplia que posee el estado Falcón, con una capacidad de 450 millones de metros cúbicos, posee una tasa de sedimentos del 50% de su capacidad y es piedra angular del Acueducto Bolivariano.

Aunque los esfuerzos de los últimos gobiernos regionales se han centrado en dragar este lado de la represa para recuperar la torre toma totalmente tapiada, tuvieron que recurrir a la balsa toma con el propósito de succionar una cantidad de agua del ala útil para enviar a las poblaciones de Mene Mauroa.

Barrancas solo cuenta con el asiento del embalse

 


Fotos/ José Faneite
Etiquetas
Mostrar más

Josmary Escalona

Periodista principalmente de la fuente política que también hace diarismo, entrevistas y trabajos especiales sobre temas que la población desea conocer.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar