Lo último

FALCÓN

Niño de once años murió al caer a quebrada de Guaranao

abril 24, 2019

Blanca Sánchez

La advertencia del padre fue ignorada por Atilio José, quien salió en compañía de sus amigos hasta la quebrada, donde tenían una especie de balancín hecho con un mecate que amarraron a un rama de cují en lo alto del terreno.


La tragedia muchas veces se disfraza de inocencia.

En esta oportunidad la muerte se escondió detrás de un juego que cobró la vida de un niño de once años, que se lanzó desde un mecate a una laguna formada por la quebrada de Guaranao y cayó de cabeza sobre una piedra, ocasionando su muerte por la lesión y posterior inmersión.

El lamentable suceso se registró la tarde del martes, pero no fue hasta la mañana de ayer miércoles, cuando el padre de Atilio José Amaya Romero, supo que su hijo yacía en la laguna ubicada en un sector enmontado detrás de la empresa Reynca, en las adyacencias de la intercomunal Alí Primera, municipio Carirubana.

José Amaya vio con vida por última vez a su primogénito al mediodía del martes, cuando compartieron el almuerzo en su vivienda, ubicada en el sector Modelo, callejón Táchira, de Punto Fijo.

Al salir a mi trabajo en un taller mecánico, me despedí de él y le manifesté que no saliera a la calle.

La advertencia del padre fue ignorada por Atilio José, quien a las cinco de la tarde de ese mismo día, salió en compañía de sus amigos hasta la quebrada, donde tenían una especie de balancín hecho con un mecate que amarraron a un rama de cují en lo alto del terreno.

Los gritos y las risas invadieron el lugar, mientras que uno a uno se lanzaba de la cuerda, y entre maromas y acrobacias, caían desde lo alto hasta las profundas aguas.

Al llegar el turno de Atilio José, la impaciencia y el entusiasmo hicieron que tomará más impulso y al lanzarse el mecate reventó. El jovencito cayó al vacío y su cabeza impactó contra una piedra que se encontraba a pocos metros de la orilla de la laguna.

Lea también: Hombre le quitó la vida a su mujer en Caracas

La algarabía de la muchachada se apagó de inmediato, y todos huyeron de la zona dejando a su compañero en las aguas teñidas de sangre. Por el momento se desconoce si Atilio José Amaya Romero, quedó inconsciente y falleció posteriormente por inmersión, o si murió al golpear su cabeza contra la enorme piedra.

El padre de la víctima del juego mortal, manifestó que estuvo buscando al pequeño hasta la madrugada del miércoles. “No dormimos buscando a mi hijo, pero nadie sabía de su paradero. Fue en la mañana que uno de sus amigos me dijo que “Atilito” estaba muerto en la quebrada”.

Con desesperación, el hombre junto a otros allegados corrieron a la zona donde se encontraba el cuerpo, boca abajo en las oscuras aguas de la quebrada. Su cabeza estaba destrozada por el fuerte impacto que sufrió al caer. Al lado estaba el trozo de mecate reventado.

De inmediato se dio parte a las autoridades, y comisiones de Polifalcón, Bomberos Carirubana y Protección Civil acudieron al lugar para efectuar el resguardo de la zona y del cadáver que posteriormente fue trasladado hasta el Servicio Nacional de Medicina y Ciencias Forenses (Senamef) Punto Fijo.

Atilio José Amaya Romero, desde hace un año estaba bajo el cuidado de su padre José Amaya y su actual esposa, pues su progenitora Andrea Romero emigró hasta Colombia.


Foto / Yohan Gómez

Etiquetas: , , , , , ,