ComunidadFalcónSin categoria

Coro | INN embarcó a 200 malnutridos de Monteverde

Habitantes del sector Monteverde 2 aseguran que al no dar respuestas a 200 personas vulnerables, el Instituto Nacional de Nutrición (INN), les viola el derecho a la alimentación a estas personas que mediante censo corroboraron que están desnutridas y malnutridas.


Algunos, sobre todo los ancianos, cayeron en cama. Otros adultos, incluso niños y adolescentes que han dejado de asistir a la escuela o liceos, siguen la vida en sus casas o caminando aletargados, propensos a ser estremecidos por el viento que sacude sus ropas que como bandera, ondean en torno a sus débiles anatomías.

Es el hambre en el país, en estado Falcón, es el hambre en este sector Monteverde 2 de Coro, municipio Miranda, que se aprecia en unos más que en otros, pero que no ha mellado en algunos el amor hacia el prójimo como aconsejó Dios. O bien, tienen muy presente las escrituras, especialmente el libro de Eclesiastés, capítulo 11 que aconseja “dar de comer al hambriento, y un día serás recompensado. Comparte lo que tiene con siete y hasta ocho amigos, pues no sabes si mañana el país estará en problemas”.

Los famélicos, desnutridos o malnutridos, sobrepasan los 200, de acuerdo con un censo y proyecto que la profesora Fulvia Polanco y otros integrantes del consejo comunal “Las Garras del León”, levantaron en diciembre del 2018.

La estadística la hicieron llegar al Instituto Nacional de Nutrición (INN) Unidad Falcón el 14 de ese mes, con la intención de que fuesen incorporados a los planes nutricionales y personal vulnerables, de manera que reciban sus respectivas bolsas de comida.

Consejo comunal promovió el censo

Polanco cedió su casa para la jornada de toma de medidas antropométricas que incluía talla y peso, a la cual asistieron adultos, niños y adolescente, en tanto a las personas de mayor de edad, por estar en cama, se les hizo en su respectivo hogar. La jornada la llevó a cabo personal del INTT el viernes 18 de enero y el responsable de  la misma, de apellido Meza, prometió que el 18 de enero tendrían respuestas.

Convencidos de que así sería, los habitantes despidieron el año viejo y entre las expectativas del año nuevo estaba el surtido de la bolsa de comida, gratis, para los cerca de 220 con cuadro de desnutrición y malnutrición. Integrantes del consejo comunal estuvieron de acuerdo con ese lapso, pues era el mismo transcurrido en otros sectores de la capital de la república, donde recibieron respuesta.

Llegó el 18 de febrero, buscaron nuevamente respuesta el 18 de marzo y recientemente el 18 de abril y el Instituto Nacional de Nutrición, bien gracias. “No ha habido nuevos ingresos”, ha sido la respuesta que para habitantes de Monteverde, es una bofetada y una flagrante violación al derecho humando de la alimentación consagrado en la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela.

Pobreza y hambre

“La gente no come no es porque no quiera, sino porque son pobres, de escasos recursos. Es preocupante la indiferencia del INN, incluso del estado mayor de alimentación a esta violación al derecho de alimentarse de estas personas. El hambre no espera y no se puede seguir esperando más. Son más de cuatro meses de haberse detectado el cuadro de desnutrición de estas personas y tres meses de las tomas de medidas, y aún esperamos por alguna respuesta a este gravísimo problema que pone en riesgo la salud y vida de nuestros vecinos”, expresó la profesora Fulvia Polanco, vocera del comité de discapacitados del sector, quien declaró, acompañado por otros voceros y habitantes del sector como Edgar Loyo, Arcira Sangronis, Nelsa Soto y Deily Chirinos.

Elevaron la denuncias a diferentes instancias

Además del Estado Mayor de Alimentación, la Defensoría del Pueblo, así como Fiscalía del Ministerio Público ha sido informados de la situación que amerita la ayuda urgente para estás más de 200 personas. Reconocen habitantes que el inconveniente ha sido para los nuevos ingresos, puesto que los censados en operativos del 2018 están recibiendo la bolsa de comida, que debería ser totalmente gratis, pero por la cual están solicitando dinero en efectivo como colaboración.

“Si fuese una colaboración, la cantidad queda a criterio de lo que uno quiera dañar y de si tiene efectivo para el momento. Pero están exigiendo como mínimo, 500 bolívares”, según se quejó Deilys Chirinos.

Agregó que hay casas en las que a pesar de haber familias hacinadas, están privando alguna de ellas de las cajas y bolsas, citando como ejemplo su entorno donde viven cuatro familias y se las redujeron a dos. Aduce que un de las cajas que suprimieron era la que correspondía a su mamá que murió, en cuyo caso quedó ella como heredera.

Etiquetas
Mostrar más

Gerardo Morón Sánchez

Periodista falconiano, a cargo de la fuente de sucesos, policial y judicial, también información general. Becario de la FNPI e Integrante de la Red Iberoamericana de Periodistas. Diario Nuevo Día "Periodismo que Integra".

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar