Lo último

Inteligencia artificial cognitiva para medir la satisfacción del cliente

abril 25, 2019

Jose Faneite

Redactado por: Hosteltur

El proyecto se enfoca en potenciar la fidelización del huésped.


La compañía, especializada en estudios del comportamiento del consumidor con neuromarketing, ha desarrollado una plataforma propia, Goli Neuronline, que a través de inteligencia artificial cognitiva mide la satisfacción de los clientes en hoteles gracias al análisis de la mirada y expresiones faciales de los huéspedes y visitantes de hoteles y restaurantes, de forma completamente anónima para salvaguardar su intimidad.

La plataforma se convierte así en herramienta esencial para, en palabras del director de Turismo Costa del Sol, Arturo Bernal, “conseguir la adecuada competitividad gracias a que permite conocer y analizar la auténtica experiencia del cliente. Esto nos proporciona los datos cualitativos necesarios para la toma de decisiones objetivas”.

Para el presidente de AEHCOS, Luis Callejón, “esta herramienta nos permitirá saber la experiencia real que están viviendo los usuarios de las instalaciones hoteleras, sin ni siquiera preguntarles”. Ha pronosticado que permitirá modificar la manera de actuar de los hoteleros y replantear los cambios que realmente afectan al huésped del hotel y al cliente de sus instalaciones.

Lea también: American Airlines suspende de forma indefinida sus vuelos a Venezuela

Encargados de Inteligencia Artificial

Foto/Cortesía

En este sentido ha destacado que “conocer cuáles son los puntos calientes de nuestras instalaciones nos llevará a mejorar toda la industria hotelera de una forma generalizada”. También ha puntualizado la relevancia que tiene el hecho de que sin grabar imágenes sea posible conocer la satisfacción del cliente, lo que “nos permitirá ser pioneros en su fidelización”.

La medición como obsesión

Finalmente, el director del proyecto y CEO de Goli Neuromarketing, José Ruiz, ha reconocido que su obsesión ha sido siempre poder medirlo todo: “Nuestro desarrollo se basaba así en buscar algo que nos permitiera computar de manera objetiva, para lo que la herramienta debía aprender las expresiones emocionales faciales del ser humano. Esto nos llevaría a tener un instrumento que fuera capaz de medir lo que la gente siente, hace y percibe. De este modo obtendremos un mapa completo de las expectativas del cliente y el porcentaje de su cumplimiento real”.

Asimismo ha subrayado la importancia de llevar a cabo estas actividades sin grabar las imágenes para evitar tener que pedir el consentimiento explícito a cada persona.

Con esta tecnología, por ejemplo, un hotel puede obtener información objetiva y reveladora sobre si funciona o no un servicio, un menú de restaurante o cualquier otro servicio en sus instalaciones. Pero es que además la plataforma es capaz de revelar el uso que de las mismas hace el usuario externo no alojado.

Como ha explicado Ruiz, “la fuente de información más importante que puede haber es la observación, así que desarrollamos una herramienta que observa por nosotros en todos los lugares significativos”. De esta forma, ha añadido, “podemos conocer al cliente y saber si las instalaciones y el servicio del establecimiento le están aportando o no valor para posteriormente actuar sobre estos resultados de forma eficiente”.

Etiquetas: , , ,