Sucesos

CICPC | Por unos cauchos mataron a la bebé y sus padres

El Eje de Investigaciones de Homicidios, Base Punto Fijo del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (CICPC) resolvió en tiempo récord el asesinato de una bebé de cuatro meses y sus padres, triple homicidio cometido en la urbanización Zarabón de Punto Fijo.


Con una hacha que aún no ha sido recuperada, asesinaron a Al Fin Youseff Nour, su esposa Berkys Josefina Carrasquero y la bebé Walac, de cuatro meses de edad.

La premeditada masacre cometida en la sala de la quinta 4 ubicada en la avenida 4A de la urbanización Zarabón, municipio Carirubana, fue consumada al término de una amena reunión que no era más que una coartada, ideada por los criminales para embriagar al comerciante libanés y la enfermera, y así cometer el triple crimen sin que opusieran resistencia o alertasen a vecinos con gritos.

En triple homicidio se cometió en la villa 4 de la urbanización Zarabón ubicada en el municipio Carirubana del estado Falcón.  Foto: Cortesía

El dato del taxista “Hércules”

La misma noche del hallazgo hecho el jueves 25 de abril por una hermana de Berkys y durante la madrugada del siguiente día, los efectivos del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (CICPC), adscritos al Eje de Investigaciones de Homicidios, Base Punto Fijo, así como del Departamento de Criminalísticas, quienes seguían instrucciones del comisario general José Briceño Hernández, jefe de la delegación estadal, lograron gracias a testimonios de familiares de los occisos, pero sobre todo de vecinos, reunir información importante que en pocas horas los condujo hasta un hombre conocido como “Hércules”.

Se trataba de un taxista. “Hércules” recordó haberle prestado el servicio en varias oportunidades hasta esa casa a un hombre de 26 años, apodado “Chuito”, por su primer nombre. Varias de las «carreritas» eran porque le cobraría al comerciante Al Fin Youseff Nour, de 27 años, el costo de cuatro cauchos.

El libanés, que no había logrado reunir el dinero, aparentemente dólares, estuvo dando largas al asunto, dando tiempo de completar el dinero, pero ante la demora, le cobraron con la vida.

La última vez que familiares tuvieron contacto con Berkys Josefina Carrasquero Ventura fue el 6 de febrero, por lo que se cree que en los siguientes días, “Chuito” llevó a cabo el macabro plan en la misma casa que ocupaba el libanés, quien mordió la carnada al creer que le concedería una prórroga para el pago de los cuatro cauchos.

Alias «Chuito» estaba decidido asesinar al comerciante libanés y poco a poco fue introduciendo lo que serían las armas, en este caso una hacha.

Cierto día de febrero, 17 para ser exacto, Al Fin Youseff Nour tras regresar y estacionar su Chevrolet Century en el garaje, se consiguió con el hacha y un cuchillo. Preocupado o tratando de resolver el enigma, le tomó una foto y se la envió por WhatsApp a su hermano, asumiendo que quizá los delincuentes las habían dejado abandonada en un intento por entrar a robar a la residencia. Este dato de fecha hace suponer que el triple crimen se cometió en los días siguientes a esta fecha.

Coartada para la masacre

Así, surgió la idea de la reunión a la que “Chuito” asistió acompañado de su cuñado alias “Leo”, un paraguanero de 19 años de edad con prontuario por robo del 12 de marzo del 2018. Se cree que cuando consideraron suficientemente ebrio a Al Fin Youseff Nour y su esposa Berkys Josefina Carrasquero, procedieron a quitarles la vida.

Luego de caerle a puños y golpearlos con otros objetos contundentes, les asestaron golpes en la cabeza con una hacha hasta causarles la muerte, lo que también habrían hecho con la bebé de cuatro meses, Walac Youseff Nour Carrasquero. A Al Fin Youseff lo asesinaron por venganza por le deuda, en tanto que a Berkys para que no quedara de testigo, acción criminal que se extendió a la bebé.

«Chuito» habría confesado el dantesco triple crimen al taxista «Hércules», incluso que habría usado el hacha.

Robaron Century y lo vendieron para emigrar

Los criminales arrastraron los cadáveres hacia la parte externa de la casa, de ahí el barrido de sangre seca que dos meses después guió a la hermana hasta el tanque subterráneo, dentro del cual encontró los despojos de las tres víctimas la noche del jueves. Los asesinos escaparon de la urbanización Zarabón en un Chevrolet Century, gris, placas XJX-425, propiedad del comerciante libanés quien a veces lo usaba para trabajar de taxi.

Además de la masacre, entre el plan de los criminales estaba el robo del carro que procedieron a vender para así obtener el dinero con el cual salir del estado Falcón y del país.

Efectivos del Eje de Investigaciones de Homicidios, Base Punto Fijo, recuperaron el vehículo y allanaron los hogares de los sindicados de la masacre, pero según los familiares, estos se fueron juntos a Colombia hace mes y medio.

Un equipo multidisciplinario del Departamento de Criminalística abordó el sitio de suceso en búsqueda de evidencias de interés criminalístico a fin de esclarecer científicamente el caso, siendo las evidencias encontradas trasladadas a los diferentes laboratorios para ser sometidas a los análisis técnicos científicos correspondientes, indicaron fuentes del órgano detectivesco.

Identificados plenamente los presuntos autores del triple asesinato, se espera que en los próximos días sean libradas las respectivas órdenes de captura y generadas las alertas en la Interpol para en caso de los mismos ser detenidos en Colombia, hacia donde migraron u otro país, se proceda a su extradición.

Para el CICPC, comandando en Falcón por el comisario general José Briceño Hernández, el caso está policialmente resuelto.

Más de 20 funcionarios ayudaron a resolver el caso

No menos de 20 funcionarios tanto inspectores como detectives del Eje de Investigaciones de Homicidios, Base Punto Fijo, como del Departamento de Criminalísticas (CICPC) participaron en el esclarecimiento del caso, siguiendo instrucciones de la plana mayor del CICPC en la región.

Entre los directivos, el comisario general Jesús Monroy, jefe de la Redip, la comisario general Cristina Colina, supervisora de la Redip, el comisario general José Briceño, jefe de la delegación Falcón, el comisario jefe Héctor Toro, supervisor de la delegación estadal Falcón y el comisario Orlando Boada, jefe del Eje de Homicidios Falcón y el comisario Danilo Fuenmayor, supervisor de Investigaciones del Eje de Homicidios Falcón. La Fiscalía 23 llevará a cabo el resto de las investigaciones.


Foto principal/ Cortesía
Etiquetas
Mostrar más

Gerardo Morón Sánchez

Periodista falconiano, a cargo de la fuente de sucesos, policial y judicial, también información general. Becario de la FNPI e Integrante de la Red Iberoamericana de Periodistas. Diario Nuevo Día "Periodismo que Integra".

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar