Lo último

INTERNACIONALES

Un mes después de la caída de Al Bashir, Sudán está lejos de un gobierno civil

mayo 11, 2019

Jacqueline Finol

Redactado por: Globovisión

Un mes después de la destitución del presidente sudanés Omar Al Bashir, los mandos del ejército no parecen dispuestos a transferir el poder a una administración civil y las negociaciones con los representantes de las protestas están estancadas.


A pesar de las altas temperaturas, que superan los 40 grados, y del inicio del ayuno del Ramadán, miles de manifestantes siguen congregados delante de la sede del ejército en Jartum, obstinados en conseguir un régimen civil.

Quieren forzar a los generales del Consejo Militar de Transición a retirarse, como lo hizo el expresidente hace justamente un mes, tras cerca de 30 años en el poder.

“O bien obtenemos el poder civil que queremos, o permaneceremos aquí para siempre”, declara Iman Hussein, un asiduo de las protestas, que se mantienen desde el 6 de abril delante del recinto militar.

Tras cerca de cuatro meses de protestas en todo el país, iniciadas por el aumento del precio del pan, los manifestantes se dirigieron hacia este complejo para pedir el apoyo de los generales con vistas a poner fin al régimen de Omar Al Bashir.

El 11 de abril, el ejército obligó al jefe de estado a dejar el poder.

Desde entonces, la jerarquía militar que tomó las riendas del país se niega a transferirlo a una autoridad civil, aunque asegura que no utilizará la fuerza para dispersar la protesta.

Las concesiones hechas a los manifestantes no han servido para mermar sus reproches.

Presión

Las negociaciones para traspasar el poder a los civiles por un periodo de cuatro años, como lo piden los manifestantes, están estancadas.

Las dos partes divergen sobre la composición del órgano que reemplazaría al Consejo Militar de diez miembros, puesto que unos quieren que los generales lo dominen y los otros exigen que sean los civiles.

“Ellos nos presionan con el tiempo, pero nosotros los presionamos manteniendo nuestra presencia aquí”, expresó Iman Hussein.

“Uno tendrá que ganar y al final seremos nosotros”, aseguró.

El pasado mes de abril, la Alianza para la Libertad y el Cambio (ALC) que dirige el movimiento de protestas, envió a los generales sus propuestas sobre la autoridad civil.

Los generales respondieron por su parte con “muchas reservas” y reprocharon a la ALC haber omitido mencionar que la sharía (ley islámica) debe seguir siendo la base de la legislación.

Los generales también están en la mira de Estados Unidos y la Unión Africana, que les piden que transfieran de forma progresiva el poder.

El pasado miércoles, el número dos del departamento de Estado norteamericano, John Sullivan, se entrevistó por teléfono con el general Abdel Fatah Al Burhan, jefe del Consejo Militar de Transición, y le pidió “ir rápidamente hacia un gobierno interino dirigido por civiles” y alcanzar un acuerdo con los líderes de las protestas, reunidos en la ALC.

Pese al estancamiento del proceso, algunos manifestantes mantienen la esperanza.

Los militares traspasarán el poder si los líderes de las protestas les presentan “una forma de gobierno civil creíble y viable” a largo plazo, estimó Sadek al-Mahdi, jefe del principal partido de la oposición.

“Porque saben que si se contentan con una dictadura militar, estarán en la misma situación que Bashir”, dijo en una entrevista con la AFP a principios de mayo.

Etiquetas: , ,

Jacqueline Finol

El periodismo es ver pasar la historia con boleto de primera fila