Lo último

FALCÓN

Culto a la madre fallecida sigue intacto, a pesar de la crisis

mayo 13, 2019

Gerardo Morón Sánchez

Hijos e hijas rindieron culto a sus fallecidas madres como cada segundo domingo de mayo, día del año en el que más personas se movilizan hacia el barrio de los acostados o el cementerio, como le dice la mayoría. Si algo no ha podido la crisis, es acabar con esta tradición.


Con el dinero comprometido con la comida e imposibilitados de comprar ramos en la calle, muchos armaron pequeños ramos con las flores de plantas silvestres que crecen en los patios de sus casas, la de vecinos o que se consiguieron en el trayecto a pie hasta el cementerio ubicado en la avenida Alí Primera.

Abarrotado estuvo el cementerio municipal de Coro durante la mañana de este domingo, día de la madre. Foto: Gerardo Morón Sánchez

Flores costosas y en efectivo

Pocos tuvieron la fortuna de contar con dinero efectivo con el que compraron, pequeños ramos de flores, unos a 8.000 bolívares, otros a 10.000 bolívares, incluso un poco más, pero las ventas de flores en general, respecto a otros años, estuvieron por el suelo.

“En la época de bonanza vendía alrededor de 200 ramos de flores, esta vez no llegué a 20. Los viajeros, que traen las flores de los andes, dejaron de venir. Algunos murieron, otros están parados por cauchos, batería, por repuestos”, dijo un vendedor.

Lo mismo alegó Sujein Salas, quien en 25 años vendiendo ramos y flores en la entrada del camposanto, primera vez que las ventas se cayeron en 90%. “Esto va en picada. La gente se acerca, pregunta el precio del ramo y sigue de largo porque no tiene dinero en efectivo lo lo tiene comprometido para comida”, dijo la florista.

La mayoría, como se indicó, trajo sus flores del hogar, incluso su agua. Así comenzaron a acceder al cementerio que este domingo mostró las paredes externa, entrada y la fachada de la capilla, repintadas como parte de las labores de mantenimiento y limpieza desarrolladas por la alcaldía de Miranda, con especial énfasis en las primeras manzanas, lo que trajo comentarios a favor y en contra.

Lo que hizo la alcaldía de Coro

Jhonny Tello, director general de la alcaldía, destacó que el operativo de limpieza instruido por el alcalde Pablo Acosta y gobernador Víctor Clark, arrancó hace tres meses, pero se intensificó esta última semana.

“Teníamos una deuda grande. El alcalde nos había dicho que resolviéramos los problemas del cementerio y luego de una crítica constructiva, nos unificamos y le hemos puesto un mundo junto a Daglerys Carrillo, directora de cementerios municipales”.

Según Tello, han salido del 90% de las fosas dejadas a la intemperie por quienes hacían exhumaciones; han retirado el 80% de los escombros acumulados en las calles y aceras; se están limpiando los baños, siguiendo la poda, y dado respuesta a una de las principales demandas de los dolientes que es la seguridad, manifestada en la desarticulación de la banda que delinquía y el apostamiento de funcionarios policiales, así como el patrullaje interno.

Alberto Tello, director de la alcaldía, dio a conocer los avances en materia de saneamiento y limpieza, y habló de proyectos. Foto: Gerardo Morón Sánchez

El director de la alcaldía vislumbró que a partir de la creación del instituto autónomo del cementerio que llevan los concejales, entre ellos José Antonio Sánchez, le terminarán de poner el cascabel al gato, terminar de poner orden y respeto en el campo santo, donde asegura, confluyen personas de todos los colores políticos.

Capilla restaurada y proyecto de cafetín

“Mucha gente vino con dolor, con tristeza y se encontraron con una capilla restaurada donde cada domingo habrá misa. Vamos a hacer baños al frente, cambiarle rostro; se reconstruyeron las pilas de agua, y falta 10% de las fosas que vamos a terminar de recoger antes del día del padre. Detrás capilla por ejemplo, había escombros, pero este sábado sacamos 10 camiones volteo”.

Enalteció el trabajo que las cuadrillas vienen haciendo y sostuvo que el campo santo es un espacio donde se puede convivir, puesto que se coincide con gente que uno no ve desde hace años y con quien rescata temas del pasado.

“Estamos considerando un proyecto de hacer un cafetín, así como un espacio para que vengan hasta leer y estudiar, como hacen en otros países”, proyectó Tello quien asistió a la misa y estuvo supervisando las actividades en el camposanto.

Entre las actividades de este domingo hubo sesiones de oraciones y una misa por el alma de los difuntos, efectuada frente a la capilla. Foto: Gerardo Morón

La otra cara del cementerio

Este domingo hubo rezos y se ofició una misa en honor a los difuntos, especialmente a las madres. No obstante, en las áreas más recónditas del cementerio, detrás de la capilla o las manzanas más retiradas, la oración de los deudos por sus madres demoró en arrancar, el tiempo que cada uno de ellos tardó en desmatonar o limpiar los escombros alrededor de los túmulos o fosas. Los limpiadores de tumbas aprovecharon para ganar un dinero extra o ponerse al día con los deudos que le habían confiado la limpieza permanente de las moradas.

Yelitza Zárraga aseguró que “los muertos más escondidos o apartados de la fachada fueron los más perjudicados porque sus tumbas estaban repletas de montes y escombros”.

Adujo que el mantenimiento no fue general, si no sectorizado. Lo mismo alegó Roxana Orozco, que vino de Fundabarrios, igual Juvenal Barrios.

Familias que llevaban tiempo sin verse y conversar, aprovecharon la ocasión para reencontrarse en torno a sus difuntos. Foto: Gerardo Morón Sánchez

Rezos para propios y los olvidados

Las velas fueron las grandes ausentes en los rituales donde predominaron los rezos, las flores silvestres y hasta los tragos de cocuy entre los dolientes. La maestra Elisabet Molina,  cariñosamente llamada Chabela, no solo rezó y elevó plegarias por madre Victoriana, fallecida el pasado 26 de marzo, sino que incluyó a las difuntas madres y otros fallecidos, cuyos hijos no pudieron hacerlo o no vinieron por diferentes razones.

La maestra Chabela rezó por el alma de su madre, y también por aquellos difuntos por quienes algunos han dejado de rezar. Foto: Gerardo Morón

Etiquetas: , , , , , , , ,

Gerardo Morón Sánchez

Periodista falconiano, especializado en la fuente de sucesos, policial y judicial, también información general. Becario de la FNPI e Integrante de la Red Iberoamericana de Periodistas. Diario Nuevo Día "Periodismo que Integra".