Comunidad

En el Universitario viven un mar de calamidades

Solo algunos vecinos pueden pagar tanques de agua a través de camiones cisternas, pero la mayoría no puede ya que es muy costoso.


En un mar de calamidades, viven los habitantes del sector Ramón Vera en el Universitario de Punto Fijo.

Sus habitantes creen que el gobierno se ha olvidado de este complejo habitacional que quedó, incluso sin terminar de asfaltar sus calles.

Alirio García es habitante de la localidad y vocero de contraloría del consejo comunal “Ramón Vera”, contó que en su sector hay 870 habitantes y 247 viviendas, que sufren principalmente por la falta de agua que supera los cuatro meses sin el servicio.

Los vecinos optan por salir con carruchas y carretillas a cargar agua de la toma clandestina de la intercomunal Alí Primera de Punto Fijo, todos los días para poder hacer sus oficios diarios.

Otros van al llenadero Alí Primera donde pueden estar hasta 15 días en cola para que les puedan donar mil litros de agua, a pesar de que el consejo comunal se reunió con los encargados de distribuir el agua, les entregaron un censo y hasta un croquis del sector y aun así no recibieron repuestas.

“El teniente prefiere tener a la gente durmiendo allá todos los días que trabajar con los líderes de calle o los consejos comunales”.

Solo algunos vecinos pueden pagar tanques de agua a través de camiones cisternas, pero la mayoría no puede ya que es muy costoso.

Lea también: Diseños de sonrisa, un arte que va en ascenso

“Por mil litros de agua nos cobran ocho mil bolívares y ustedes saben que esa plata no la tiene cualquiera”, recordó.

Otro problema que los afecta es la inestabilidad del servicio eléctrico.

“Es más lo que no tenemos luz que lo que tenemos, en este momento no hay”.

Expresó García, quien precisó que el sistema eléctrico en la comunidad no se concluyó y en muchas partes está severamente afectado, al punto que el servicio les falla todos los días.

Han introducido ante la Alcaldía de Carirubana proyectos de arreglos para esta problemática, pero no han recibido respuestas positivas.

“Las guayas están estiradas, nunca le han hecho un mantenimiento y eso nos genera los apagones diarios”.

La alimentación llega cada cinco meses

 En los cinco meses que lleva el año 2019, solo han recibido dos veces el beneficio de alimentos a través del Estado Mayor de Alimentación, el 20 de marzo, les otorgaron una bolsa y hace dos días les vendieron una caja.

“Eso llega cuando se acuerdan. Fuimos al Estado Mayor de Alimentación y la respuesta que nos dieron fue que en Punto Fijo habían bastantes bodegones y llegaba comida; cosa que nos molestó como voceros porque la gente de este sector gana salario mínimo y eso no alcanza ni para comer un día”, concluyó.


Fotos/ Iván Martínez
Etiquetas
Mostrar más

Irene Revilla

Amo el chocolate

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar