Lo último

Cafetería El Gallo, sabor tradicional con aires de juventud

junio 10, 2019

Lisbeth Barboza

Daniel, Carlos y Rommel Areche Hernández son tres hermanos que decidieron creer en que es posible salir adelante a pesar de las dificultades.


Tres hermanos, Daniel, Carlos y Rommel Areche Hernández, son la nueva camada de jóvenes que se resisten a irse del país, por lo que apuestan a ser sus propios jefes -aunque les cueste muchas horas de trabajo-, y emprender en Coro creyendo que en próximos a celebrarse los 500 años de esta ciudad patrimonial, lo tradicional debe ser rescatado y elevado para darle un valor agregado a la corianidad.

Son jóvenes profesionales, Daniel de 22 años es Comunicador Social egresado de la Ucab, mención Publicidad, quien ahorró durante dos años para irse del país. Tenía planificado viajar a España el pasado mes de abril, a última hora lo pensó y decidió invertir sus ahorros en un emprendimiento en Coro. Lo conversó con sus hermanos y entre los tres administran desde hace un mes la Cafetería El Gallo, ubicada en la calle Falcón con callejón Chevrolet, y que antes era conocida con Cafetería El Indio, con más de 72 años de tradición.

Los Areche Hernández están convencidos que la corianidad y lo tradicional van de la mano, y recuerdan que muchos de los valores como falconianos lo aprendieron desde la familia, por ello su intención de volver a lo tradicional y que más tradicional que regresar a las empanadas operadas en la esquina de la plaza Indio Manaure.

El más joven de los hermanos Areche (Daniel), contó que a raíz del fallecimiento de Giovanni Gallo, su familia decidió alquilar el local, por lo que vio “una oportunidad para quedarse y ser mi propio jefe. Si estaba dispuesto a irme y trabajar para alguien más cerca de doce horas al día, porque no trabajar aquí en mi tierra y surgir entre los míos”, dijo.

Lea También: Trabajar desde casa para completar ingresos familiares

La sabia decisión, lo llevó a compartir la idea con sus hermanos, quienes desde el primer momento le apoyaron. Carlos y Rommel, ingenieros de profesión; son quienes se encargan del personal, los pagos y los proveedores, mientras que Daniel asumió la administración. El trío atiende y complace a los clientes, por lo que la especialidad de la casa, las empanadas operadas, son el plato fuerte de los desayunos y desde las 6:45 de la mañana se sirven a quienes esperan que abran sus puertas; esos clientes leales que saben que el sazón es el mismo de siempre, debido a que las manos detrás de tan exquisitos sabores.

“Creemos en Falcón, en su gastronomía rica en platos tradicionales que pueden mostrarse a quienes nos visitan. Por las puertas de esta cafetería entra todo tipo de personas atraídos primero por la historia de la misma, y segundo por los guisos, tanto de las empanadas como de las pizzas”, comentó Daniel Areche, mientras sus hermanos se fajaban atendiendo a los primeros clientes de la mañana de este viernes.

Tienen muchos planes, entre ellos el ampliar su oferta gastronómica y presentar sándwiches, cocadas, y batidos de cereales que reconocen serán “un tiro al piso”. Reinterpretar la cafetería coriana con aires de modernidad, para atraer a los comensales más jóvenes es otra de sus metas, de allí que su interés en alargar el horario de cierre, para acostumbrar a los que después de las seis buscan una hamburguesa con el característico sabor coriano.

Son muchos los jóvenes que, en lugar de irse del país, andan sobre el caballo del emprendimiento que hace eco en Venezuela, No se conforman descifrar lo que está mal, sino que buscan poner en práctica sus sueños y sus ideas desde sus lugares más cercanos.


Foto: Gregorio González

Etiquetas: , , , , ,