Falcón

Vender leña es un negocio ante carencia de gas doméstico

En la periferia de Coro algunos agricultores de conuco salen desde temprano en la mañana a la montaña o el río para cortar leña que venden a 4 mil bolívares cada 12 piezas.


Para muchos es retroceder al tercer mundo. En Coro ya es común ver las carretillas de leña empujadas por quienes la venden debido a la falta de gas doméstico, crisis que se acentuó en las últimas tres semanas en casi la totalidad de la geografía mirandina, y que no dejó otro camino que asumir el cocinar en los solares de las casas a punta de leña, porque el carbón sobrepasa los límites monetarios para muchos.

La crisis en Venezuela, ha llevado a sus habitantes a reinventarse. En Coro, en su periferia, algunos agricultores de conuco se dispusieron a salir más temprano de sus casas con rumbo a la montaña, al río o al monte para cortar la suficiente leña para vender en efectivo y así poder comprar el alimento del día para sus familias.

Paula Guerrero describió la actual crisis de gas doméstico como el preámbulo de regresar a la edad media.

Es así como Alexander Polanco, padre de familia, alegó que desde hace más de un mes que no tiene gas doméstico lo que lo obligó primero a buscar leña para cocinar sus alimentos, y en segundo término fue una manera de ganarse un dinero extra para comprar comida.

Lea también: Detenidos por vender bombonas de gas doméstico en Coro

Ante las fallas en el suministro de gas doméstico, problema que confrontan casi todas las comunidades en la capital de Falcón, Polanco manifestó que “me levanto de madrugada y me voy a la montaña o al río con el hacha, recojo leña de cují y el tercio -12 palos- lo vendo en 4 mil bolívares en efectivo, mientras que una carga que son 48 palos grandes puede costar hasta 16 mil bolívares”, dijo.

La crisis tiene a los corianos usando leña para cocinar, como en el siglo pasado. Así lo manifestó Paula Guerrero, quien junto a sus hijos decidieron salir a buscar la leña en vez de pagarla, debido a que su familia es muy numerosa y ya no aguantan estar sin gas.

Ya se ha hecho costumbre ver en Coro a los leñeros vendiendo su mercancía.

En Coro ya es común ver por la calle motorizados y gente caminando, ruleteando las bombonas de gas por toda la ciudad sin poder conseguir, por lo que Paula que hace honor a su apellido, describe como una “guerra” el tratar de conseguir como cocinar a diario.

 


Foto: Gregorio González
Etiquetas
Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar