Nacionales

FANB rechaza declaraciones del presidente colombiano y exige respeto

La Fuerza Armada Nacional Bolivariana rechazó las declaraciones del Presidente colombiano, al tiempo que le exigió respeto por instar a la ruptura de la institución militar venezolana.


La FANB rechaza categóricamente las infaustas declaraciones del señor Iván Duque, a quien le exigimos respeto y le recordamos que pierde su tiempo intentando fragmentar nuestra unidad, disciplina, moral y lealtad; valores sublimes en los cuales fundamentamos la defensa y soberanía nacional, así como el servicio a los supremos intereses del pueblo. Nos permitimos recordarle la palabra inmortal del libertador Simón Bolívar, y le aclaramos como él lo hiciera a Santander hace doscientos años: ¡ESTA PATRIA ES CARIBE, NO BOBA!”,

Reseña el texto.

A través de las redes sociales, tanto el ministro para la Defensa, Vladimir Padrino López y el Jefe del Comando Estratégico Operacional de la Fanb, Remigio Ceballoscompartieron el texto en rechazo a las declaraciones de la oligarquía colombiana.

Lea también: Llega el primer lote de ayuda humanitaria al Zulia

La oligarquía colombiana, intrigante y divisionista, persiste en alinearse de manera sumisa con el libreto de intervención imperial del gobierno norteamericano. La FANB se mantiene incólume en sus principios democráticos y patrióticos, siempre al lado del ideal Bolivariano.

Escribió Padrino López.

A continuación el texto íntegro:

El pasado 23 de junio tuvimos conocimiento de las lamentables declaraciones del mandatario nacional de Colombia, Iván Duque, quien al referirse a la situación política de nuestro país, señaló que se requiere afianzar la ruptura de la FANB, en vez de una solución militar de carácter extranjero. este nuevo acto de estolidez, es propio de quienes en su ceguedad y desespero se niegan a entender los fracasos de cada intento por desintegrar la patria que les dio la libertad.

Resulta muy triste el papel que hace el señor Iván Duque, al alinearse de manera descarada y sumisa con el libreto intervencionista que emana del Gobierno norteamericano, incurriendo al mismo tiempo en una grosera injerencia con respecto a los asuntos internos de Venezuela. Persiste, en exhibir ignorancia en cuanto a nuestra institución, pretendiendo que llevemos a cabo actos contrarios a la Constitución y leyes venezolanas, olvidando también el talante democrático y patriótico que siempre nos ha caracterizado. Más despreciable aún, es que se atreva a hacer referencia a un supuesto lado correcto de la historia. Señor Duque, exponente de la más miserable y traidora oligarquía colombiana; tenga presente que la tradición republicana de ambas naciones no permite dudas, pues siempre han honrado a los preclaros patriotas que legaron un proyecto político independentista y digno, en el cual la soberanía reside en el pueblo. Sus abyectas declaraciones solo nos confirman que nosotros estamos del lado correcto de la historia.

¿Cuál podría ser la reacción del gobernante colombiano, si alguien sugiriera que las fuerzas militares de su país se fracturaran y le desconocieran como Presidente, a fin de solucionar los múltiples y variados problemas que afectan a sus connacionales? Con toda seguridad, los mismos militares reaccionarían indignados ante semejante desfachatez. En tal sentido, evocando los lazos de hermandad que nos unen, invitamos a las Fuerzas Armadas de Colombia a no ser copartícipes de tan nefandas acciones.

La FANB rechaza categóricamente las infaustas declaraciones del señor Iván Duque, a quien le exigimos respeto y le recordamos que pierde su tiempo intentando fragmentar nuestra unidad, disciplina, moral y lealtad; valores sublimes en los cuales fundamentamos la defensa y soberanía nacional, así como el servicio a los supremos intereses del pueblo. Nos permitimos recordarle la palabra inmortal del Libertador Simón Bolívar, y le aclaramos como él lo hiciera a Santander hace doscientos años: ¡Esta Patria es Caribe, no boba!.


Foto/Cortesía
Etiquetas
Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar