Lo último

SUCESOS

Denuncian desalojo “devastador y arbitrario” en Churuguara

julio 11, 2019

Gerardo Morón Sánchez

Al menos 12 policías y 5 guardias desalojaron a la fuerza a Ysorath Robertis del fundo Los Caracoles, sino que en la ejecución del procedimiento ordenado por un juez agrario,  le destruyeron el rancho, le quemaron la siembra y la metieron presa.


Ysorath María jamás había visto tantos funcionarios juntos.

“Eran cinco guardias nacionales y 12 policías, armados y con equipos como si fueran a ir a la guerra”, recuerda la agricultora, quien considera desproporcionado el despliegue cuando en el fundo agropecuario Los Caracoles, ubicado en Churuguara, municipio Federación, apenas estaba ella, su hija y dos niños.

Ese martes 25 de junio, los funcionarios llegaron resueltos a desalojar a su esposo Alirio Antonio Molleja y a ella, de acuerdo a un dictamen de Eduardo Yuguri, juez Tercero de Primera Instancia Civil, Mercantil, Agrario, del Tránsito y Trabajo, una medida que califica de arbitraria puesto que nunca se les consultó ni no hubo una inspección previa para corroborar las denuncias de supuestos agravios.

“Llevábamos más de cinco años viviendo en el fundo y produciendo. Teníamos sembradas 22 hectáreas de maíz, caña de azúcar, caraotas, de lo cual sabía la señora Neyla Navarro de Ortiz que nos autorizó a estar, pero de la noche a la mañana nos vinieron a sacar a trompicones por una solicitud de la familia Navarro y denuncia de supuesta perturbación”, expresó Ysorath Robertis Gutiérrez.

Detenida y sin nada

Para el momento del desalojo su esposo no estaba, tampoco otros pobladores de la Red de Productores Agrícolas Libres y Asociados del Eje la Sierra, que convergen en el fundo en torno a la siembra y producción de alimentos.

“Como me opuse a que me echaran a la calle y dejaran desamparada junto a mi familia, me llevaron detenida hasta el comando de la GNB en Churuguara, mientras los funcionarios hacían lo que les viniera en gana. Destruyeron el rancho y lo quemaron junto con la ropa y todas mis pertenencias. Ni un cepillo para los dientes me quedó”, lamentó Ysorath quien recobró la libertad a los tres días al determinarse que no había motivos para mantenerla detenida.

Los actores en el desalojo no solo destruyeron y quemaron el rancho; también las hectáreas de maíz y todo la producción, sustrayendo cauchos y repuestos de unos tractores ahí aparcados, reteniendo y entregando a los nuevos adjudicados del terreno dos novillas propiedad de Ysorath y su esposo.

“Nunca causamos perturbación alguna, vivíamos de la siembra, produciendo y hasta solicitamos una inspección del Instituto Nacional de Tierra para corroborar que estábamos produciendo la tierra que ahora nos quitan. Pedimos ayuda al gobernador y a las autoridades a quienes corresponda hacerlo, puesto que somos productores y agricultores, una familia que solo quiere trabajar”, expresó Ysorath.


Fotos/ Cortesía

Etiquetas: , , , , , ,

Gerardo Morón Sánchez

Periodista falconiano, a cargo de la fuente de sucesos, policial y judicial, también información general. Becario de la FNPI e Integrante de la Red Iberoamericana de Periodistas. Diario Nuevo Día "Periodismo que Integra".