Deportes

Gleyber protagoniza la evolución de una estrella

Luego de iniciar la temporada 2018 en las menores, el infielder se consolidó como una de las figuras más sobresalientes y de menor edad en la organización de los Yanquis.


Cuando Gleyber Torres llegó al Spring Training de 2018, muchos aseguraban que estaba listo para las Grandes Ligas.

Sin embargo, los Yanquis comenzaron la campaña enviando al criollo a Triple A, trayecto que duró muy poco tiempo, pues semanas después el mánager Aaron Boone decidió graduar a su mejor prospecto, quien ahora se ha convertido en una auténtica estrella.

La primera experiencia del capitalino en las mayores fue un rotundo éxito, tomando en cuenta que fue llamado al Juego de Estrellas y finalizó tercero en la votación para el Novato del Año de la Liga Americana, luego de terminar el año bateando para .271 con 24 cuadrangulares, 77 carreras remolcadas y OPS de .820.

Torres después llegó a la presente temporada con 22 años y mucho por aprender. No obstante, la edad y la poca experiencia no parece ser una limitante para el infielder de los bombarderos del Bronx, quien este 2019 nuevamente asistió al Juego de Estrellas, mostrando además una gran evolución ofensiva y mental.

“Ustedes siempre me escuchan hablar acerca de controlar la zona de strike. Siento que Gleyber continúa mejorando en ese aspecto”, comentó el piloto de los Yanquis a NJ Advance Media. “El último mes ha logrado muy buenos conteos en muchos de sus turnos”.

Lea también: Serena: el día que pare de luchar por la igualdad estaré en mi tumba

Uno de los grandes factores para que el criollo se haya consolidado esta zafra como una de las figuras del equipo está ligado a su paciencia a la hora de entrar a la caja de bateo.

En lo que va de temporada, Torres ha llevado el conteo a 3-2 el 17% de sus apariciones en el plato, mientras que el año pasado fue de 13.2%.

“En esa cuenta, él se siente ganador. Es algo de difícil de completar y es ahí cuando los jugadores van a otro nivel”, añadió Boone.

Torres batea para .239 con 19 vuelacercas y 77 fletadas

La clave es la paciencia

El hecho de que Gleyber Torres esté reduciendo considerablemente la cantidad de ocasiones que se poncha se debe a su paciencia y visión en el plato, la cual además de permitirle ver mayor número de pitcheos, ha hecho que eleve su porcentaje de embasado.

En 2018 en 123 juegos se ponchó 122 veces, negoció 42 boletos y dejó OBP de .340, mientras la presente temporada en 83 partidos ha abanicado 78 ocasiones, sumando 34 base por bolas y registrando OBP de .360.


Foto/ Cortesía
Etiquetas
Mostrar más

Josmary Escalona

Periodista principalmente de la fuente política que también hace diarismo, entrevistas y trabajos especiales sobre temas que la población desea conocer.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar