Lo último

Consejos de Yoga: Respirar bien, vivir mejor

julio 26, 2019

Josmary Escalona

Redactado por: Revista Dominical

Respirar correctamente es lograr que, inconscientemente, el organismo tome el oxígeno necesario a través de la nariz y lo lleve a los pulmones.


El desmejoramiento de la salud es el principal impacto de una incorrecta respiración. Inhala… Exhala… Repetimos este proceso de 12 a 20 veces por minuto cuando ya somos adultos, de forma espontánea y sin cuestionarnos al respecto.

Desde el primer momento que nos abrimos a la vida, resulta natural, lo hacemos por instinto, inconscientemente. Por eso, luego de un tiempo, con tanta práctica cotidiana, debería ser un ejercicio ejecutado con maestría; pero, curiosamente, no es así en todos los casos.

Apartando algunas condiciones físicas particulares y ciertas patologías que definitivamente condicionan esta tarea, para algunos es un ejercicio mal orquestado y sin ritmo; mientras que, aunque cueste creerlo, a otros se les olvida cómo realizarlo con mucha frecuencia a lo largo del día, especialmente, en medio de esas situaciones en las que más lo necesitan.

Ahora bien, ¿por qué es tan importante respirar correctamente? ¿Cómo saber si estamos llevando a cabo este proceso de forma adecuada? ¿Podemos corregirlo en aquellos casos en los que no se efectúa apropiadamente? Estas y otras preguntas fueron respondidas por dos especialistas: Rodrigo Machuca Sepúlveda, médico internista y neumonólogo y Ana Emilia Lyon, instructora de Yoga y de terapias de relajación.

De acuerdo al doctor Machuca Sepulveda, respirar correctamente es lograr que, inconscientemente, el organismo tome el oxígeno necesario a través de la nariz y lo lleve a los pulmones.

“El aire va a los bronquios y luego a los alveolos. Sucede el intercambio gaseoso. Se llega al vaso arterial. Se lleva a cabo el intercambio de oxígeno por anhídrido carbónico. Es así como se efectúa. Ese es el proceso adecuado”.

El internista y neumonólogo advierte que la respiración debe ser necesariamente nasal, porque los vellos ubicados en los ductos respiratorios depuran las partículas nocivas que pudieran entrar en la ración de aire inhalada. Además, explica que la nariz produce vapor de agua para que el aire no entre frío al pulmón.

“Las personas que respiran por la boca pueden sufrir de broncoespasmos o espasmos en los bronquios, que impiden el paso del aire hacia los pulmones”.

Machuca explica que es muy común ver que la mayoría de las personas no respira profundamente en su vida cotidiana.

“No activan todo su pulmón o, lo que es lo mismo, no activan su reclutamiento alveolar. Cuando se inspira profundo, se ponen en marcha todas las áreas del pulmón. Eso le brinda al organismo el oxígeno necesario, que a su vez permite experimentar una sensación de tranquilidad y relajamiento”.

Lyon asegura que respirar adecuadamente permite que las personas puedan superar sus problemas de estrés, fatiga, tensión y hasta la depresión.

“Considero que las enfermedades, en general, aparecen porque se tiene un mal manejo de las emociones. Cuando nos hacemos conscientes de nuestra respiración y nos conectamos con este proceso, al mismo tiempo podemos asimilar la situación que nos afecta y podemos superarla”.

El ejercicio como alido

Machuca Sepulveda recomienda el ejercicio como una forma de mejorar la respiración.

“Cuando se hace deporte y, especialmente, cuando se realizan actividades alternativas como Yoga, Pilates y TRX se exige respirar. Se realizan inhalaciones y exhalaciones profundas, lentamente. Cuando la gente respira adecuadamente se fatiga menos y el sistema cardiaco tiene menos cargas”.El internista y neumonólogo explica que una persona que se ejercita puede ampliar su capacidad pulmonar.

“Recomiendo realizar actividades físicas que contribuyan a esto. La buena respiración siempre va complementada por la buena actividad deportiva cardiovascular. Esta debe realizarse más de 20 minutos y con cambios de ritmo, que exijan respiraciones profundas. Esto también permite tener más resistencia física”, agrega.

Lea también: Siete peinados fáciles y bonitos para lucir en temporada de calor

Por otra parte, el especialista señala que así como no existen parámetros de edad para hacer ejercicio, aprender a respirar bien no está determinado a un momento de la vida.

“Todo el mundo debe ejercitarse y respirar correctamente. Nunca es tarde para esto, porque ambos son hábitos saludables”, afirma.

Combinar buenos hábitos

De acuerdo al internista y neumonólogo Machuca Sepulveda, respirar correctamente es necesario, pero es preciso combinar esto con otros buenos hábitos.

“Es fundamental tener una mejor alimentación, un buen peso, tratar los procesos alérgicos que se tengan, dejar de fumar y hacer ejercicio”.

El especialista recomienda dormir de costado, derecho o izquierdo, para respirar mejor durante el sueño, sobre todo en aquellos casos que existe sobrepeso.

“Esta posición disminuye los ronquidos también”. Entre las patologías respiratorias más frecuentes sobresalen la rinitis, el asma bronquial, tanto en adultos como en niños, y la enfermedad obstructiva crónica, más conocida por sus siglas (EPOC).

Por su parte, la instructora de Yoga, Ana Emilia Lyon, indica que, a la par de una buena respiración, se debe buscar el bienestar emocional y el apoyo de un instructor o un experto, que brinde apoyo para mejorar el proceso de respiración.

“Tenemos que eliminar de nuestras vidas aquello que no es bueno para nosotros. Si sabemos que algo nos hace mal, tenemos que parar. Es preciso optar por lo que nos construya como personas. Es necesario buscar tiempo para atendernos, para estar bien. Es primordial entendernos, aceptarnos y conectarnos con nosotros mismos, con nuestra esencia. Esto nos va a ayudar al mismo tiempo a estar en armonía con el mundo y vincularnos apropiadamente con los demás”.

Ejercicio de respiración

Ana Emilia Lyon, instructora de Yoga, recomienda realizar el siguiente ejercicio por espacio de 20 minutos para respirar mejor, relajarse y eliminar problemas de tensión, fatiga, estrés o depresión.

  1. Acostarse de cubito dorsal sobre una superficie plana, pero cómoda.
  2. Colocar las manos sobre el abdomen.
  3. Percibir la manera como se respira.
  4. Realizar respiraciones profundas.
  5. Escuchar el sonido de la respiración.
  6. Respirar, llevando el aire hacía el abdomen lo más lento posible. Se verá su elevación.
  7. Exhalar lentamente.
  8. Colocar las manos sobre la boca del estómago.
  9. Aumentar la cantidad de aire que se toma con la inhalación para llevarlo a esa zona también.
  10. Exhalar lentamente.
  11. Colocar las manos sobre el pecho.
  12. Aumentar la cantidad de aire que se toma con la inhalación para llevarlo de abajo hasta arriba.
  13. Exhalar lentamente.
  14. Repetir la rutina.

NOTA: cuando se inspira profundo, se ponen en marcha todas las áreas del pulmón.


Foto/ Cortesía

Etiquetas: , , ,

Josmary Escalona

Periodista principalmente de la fuente política que también hace diarismo, entrevistas y trabajos especiales sobre temas que la población desea conocer.