Turismo

Lo mejor de Los Roques está bajo el agua

Hay temporadas en que se pueden tener otros sitios adicionales llamados Los Morritos y Los Sábalos, ubicados detrás del Gran Roque.


Desde el aire y al llegar a Los Roques, podemos contemplar y disfrutar de un paraíso tropical. Pero quienes practican el submarinismo en este archipiélago saben que lo mejor de Los Roques está sumergido.

Alex Corrales es instructor de buceo en Los Roques y al mismo tiempo maneja la única emisora del archipiélago. Ha hecho los cursos Master de PADI y CCI, y conoce a la perfección los mejores lugares para practicar el submarinismo en Los Roques. Alex considera que al menos el 80 por ciento de Los Roques se encuentra bajo el agua, el otro 20 por ciento es lo que el turista ve a simple vista: las islas, los manglares, la arena.

“Venir a Los Roques y no bucear, no conocer lo que es la aventura marina, es no haber venido”, sostiene Alex, argumentando que la diversidad de especies marinas, las diferentes tonalidades y colores del mar, los distintos tipos de corales que hay en Los Roques es tan grande, que no tiene nada que envidiarle a ninguna otra isla del Caribe.

Lea también: Colombia evalúa nueva política migratoria para venezolanos

Explica Alex que en Los Roques existe todo un mundo de atractivos para el submarinista, como por ejemplo cavernas, cuevas, jardines marinos compuestos de corales blandos y unas 1.870 especies de peces distintas y habituales, es decir que están siempre en la zona. Hay épocas en que llegan peces provenientes de corrientes frías del norte, y Los Roques llega a tener hasta 2.300 especies distintas de peces.

Entre las especies habituales destacan dos especies de tiburones: el tiburón de arrecife y el tiburón gata, sin embargo son escasos los sitios donde poder verlos. De resto, tortugas, langostas, moluscos como el pulpo, congrios y mucho más, pueden verse fácilmente en las profundidades del archipiélago, lo que permite bucear frente a una variada fauna marina.

Los RoquesExplica Alex que actualmente existen diez sitios activos para el buceo en Los Roques, cada uno con sus propias características. Cuatro de esos sitios se encuentran detrás del Gran Roque, los demás son: La Guasa, Madriski, Boca de Cote, Salinas, Los Mosquices y Sebastopol.

Considera este experto submarinista que el mejor sitio para buceo es La Guasa, a 80 metros de la punta del Gran Roque, ya que posee 30 metros de profundidad; el nombre se debe a la especie de mero guasa, que puede verse en grupos de 7 y 8 individuos en tamaños que van desde 20 kg. hasta 40 kg. cada uno. También pueden verse congrios grandes, es decir morenas, y toda una variedad de peces multicolores y muy llamativos.

“En La Guasa se puede contemplar una variedad marina alucinante. La razón es que este sitio es una montaña sumergida separada del archipiélago, que antiguamente se desprendió y quedó a profundidad. La inmersión es realmente espectacular, dura 35 minutos con paradas de 5 minutos”, asegura Alex.

Otra inmersión profunda es La Salina, que tiene 25 metros de profundidad y tiene unas nueve cavernas, varias de ellas con langostas adheridas a sus paredes. La diferencia entre cavernas y cuevas es que las primeras son de escasa profundidad mientras que las cuevas son profundas y hay que ingresar a ellas con líneas de seguridad, de lo contrario puede ser muy arriesgado. “En Los Roques existe solo una cueva, es pequeña, tiene unos 25 metros de largo, no tiene curvas y se llama La Buceadora”, explicó Alex Corrales.

Agregó que en Dosmoquises existe un jardín coralino al igual que en Madriskí, donde se pueden contemplar miles de corales blandos, tales como el abanico de mar, la famosa alga perdigón donde se alimenta la tortuga, y el coral cacho de venado. En Dosmosquises  se encuentra el Centro de Investigación Científica, institución encargada de preservar la tortuga de Los Roques.

Cabe destacar que en un sitio de Los Roques llamado Loronkí los turistas pueden hacer snorkeling y ver hasta ocho tortugas en su habitat natural. Los turistas se acercan a las tortugas, las alimentan, las tocan y nadan con ellas. También se pueden ver barracudas grandes, especialmente en el lugar denominado “la piscina”, ubicado en Fanciskí arriba.

“En la piscina tenemos una barracuda grande que se llama La Nona; la idea es poder ofrecer a los turistas lugares donde pueden tener ese contacto directo y muy cercano con la fauna marina”, señaló Alex. La piscina es un arrecife coralino de unos 250 metros cuadrados, lleno de vida y especies marinas, pero lamentablemente ya tiene la mitad de sus corales muertos debido a que durante los últimos años ha habido un exceso de turismo en este lugar.

Etiquetas
Mostrar más

Jacqueline Finol

El periodismo es ver pasar la historia con boleto de primera fila

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar