EconomíaFalcón

Fruterías reducen oferta para mantener costos e inventario

 Con excepción de los cereales que pueden almacenarse en silos, las hortalizas y frutas tienen una vida corta, por lo que su comercialización es todo un reto en tiempos de caída del consumo.


La disminución de la producción agrícola en los andes venezolanos ha obligado a los productores a reducir sus áreas de cultivo para poder cubrir una demanda en menor porcentaje, pero sin afectar a los clientes de los estados occidentales como Falcón, cuyos clientes se sirven de sus productos hasta dos veces a la semana, y que ven en la actualidad la merma de productos y el aumento de precios en algunos de los más consumidos.

Elibel Delgado, ingeniero agrónomo y encargada de uno de los negocios de venta de verduras, frutas y hortalizas en la ciudad de Coro, compra a productores de Mérida, Trujillo y Táchira.  Advirtió que “seguimos manteniendo la compra a los estados andinos dos veces por semana, pero reconociendo que la producción ha disminuido, primero porque los campesinos pasan trabajo para conseguir combustible para su traslado hasta las zonas de siembra y que las semillas de algunos rubros se consiguen en el mercado local a precios dolarizados y de difícil adquisición”, lo que conlleva a ofertar una menor cantidad de productos.

Delgado quien maneja el negocio familiar Distribuidora Agrotrujillo, resaltó que “le echan mano a lo que consiguen que sea de buena calidad para poder vender a buenos precios en Coro”, por lo que la disponibilidad de mercancía en los puntos de venta final en varios de los locales donde se abastecen de mercados andinos es menor pero aun acorde con la demanda.

Lea también: Precio del azúcar y frutas impiden degustar los jugos naturales

Explicó que en la actualidad escasea el calabacín, brócoli, lechuga en otras presentaciones distintas a la americana, la romana o la criolla; espárragos, champiñones y el ajo; amén de las papas y los tomates que subieron exponencialmente de precios en menos de 15 días sin más razón que el costo de traslado desde los estados andinos hasta el centro del país.

Otros negocios como los ubicados en las avenidas Independencia, Manaure, Rómulo Gallegos y en la Pinto Salinas diagonal a la iglesia Santísima Trinidad, presentan la misma estructura, y la competencia estriba en la presentación de sus productos y los precios al consumidor por lo que algunos son más visitados que otros para las compras.

Con excepción de los cereales que pueden almacenarse en silos, las hortalizas y frutas tienen una vida corta, por lo que su comercialización es todo un reto en tiempos de caída del consumo, resultado de la destrucción del poder de compra, según lo manifestó en un comunicado la Confederación de Asociaciones de Productores Agropecuarios de Venezuela (Fedeagro); con lo que Delgado se manifestó de acuerdo debido a que según explicó su interés es ofrecer un producto de calidad con un precio accesible al cliente, que se traduce en productos del campo en los anaqueles a precios que permitan al cliente adquirir otros bienes para satisfacer sus necesidades.

Una verdad que no puede ocultarse es que los productores cuentan con menos recursos para sembrar, dijo Delgado; alegando  que  los costos se han incrementado por la inflación. Las alternativas: disminuir el área de siembra y adecuarse a siembras de corto plazo y fácil acceso a la materia prima son las variables con las que se manejan en la actualidad para poder permanecer para activos y operativos sin que así tener que sacrificar a sus clientes.


Foto: José Gallo
Etiquetas
Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar