ComunidadFalcónSin categoria

Gobiernos pasan y los habitantes de la calle Colombia aún viven entre aguas negras

Calles Colombia, Porvenir, Sol y muchas otras están colapsadas por las aguas negras, que han originado enfermedades en menores de edad y personas mayores.


Tres gobierno ha visto pasar Eustaquio José Molina buscando en voto en cada proceso eleccionario, y ninguno hasta donde él sabe no han hecho nada por resolver el problema de los ramales y alcantarillas de aguas servidas colapsados, por lo que perdió la esperanza de volver a ver las calles –sin asfalto-, de la parte oeste del barrio Cruz Verde sin las corrientes de aguas nauseabundas que se extienden cada vez que les llega el suministro de agua por tubería.

Molina, habitante del callejón Sur del barrio Cruz Verde desde hace más de 30 años, denunció que tanto su calle como la Colombia, Porvenir, Sol y muchas otras están colapsadas por las aguas negras, que han originado enfermedades en menores de edad y personas mayores, por lo que familias enteras han debido mudarse para salvaguardar la salud de sus hijos.

“El gobierno solo recuerda a los pobres cuando hay elecciones, y no se atreven a meterse ahora porque saben que salen trasquilados”, expresó el informante, quien reclamó que muchos de los niños de esa zona manifiestan fiebre y vómitos a causa de la contaminación que emana de las alcantarillas tapadas y que ocasionan que desde algunas de las viviendas se desborden las cloacas.

Los habitantes de la calle Colombia del barrio Cruz Verde no soportan las aguas servidas.

Alfredo Díaz, también residente del sector apuntó que “no solo son las aguas negras, son las calles que no tienen asfalto, que tienen huecos que ya cumplieron muchos años sin que recibieran algún cariño por parte del gobierno local, quien solo repera los huecos por donde pasan ellos”.

La situación en la calles Colombia y callejón Sur del barrio Cruz Verde preocupa a sus habitantes, quienes pidieron a las autoridades municipales voltear sus ojos hacia los barrios, señalando que “también somos habitantes de esta ciudad y merecemos vivir con decencia”.

Más de seis calles tienen más de trres años viviendo entre aguas negras.

Más allá de los señalamientos de la comunidad, están los deseos de estos de tener una vida digna alejados de los malos olores y los pésimos servicios públicos, de allí que aseguraron saber que a nadie le importa lo que en los barrios se vive, y mucho menos según acotó Eustoquio Molina “a unos gobernantes que solo viven para ellos”.


Fotos: José Gallo
Etiquetas
Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar