EconomíaFalcón

Paralización de la zona industrial de Coro se ubica en un 70%

Con la perdida de la producción que equivale a un 70% de su capacidad instalada, esta zona industrial pasó de tener en el 2010 una masa laboral que rondaba los 2.000 empleados, contratados y obreros a solo superar los 100 empleados en lo que va de 2019.


La  Zona Industrial de Coro se encuentra actualmente paralizada en un 70% en su capacidad operativa, por la falta de materia prima para manufacturar y la ausencia de financiamiento por parte del Estado, según información aportada por el presidente de la Asociación de Industriales, Comerciantes y Propietarios de la Zona Industrial de la ciudad de Coro (Acincop), Modesto González.

Lea también: Alcaldía de Carirubana cumple con pago de bono especial a sus trabajadores  

González refirió que en el año 2010 la asociación registró 46 empresas activas, 39 de ellas manufactureras y 7 comercializadoras.

En la actualidad –año 2019-, solo quedan en la zona industrial de Coro seis empresas que trabajan a media máquina, cuatro de ellas son comercializadoras que implica que trabajan con productos terminados solo para la venta, y dos empresas manufactureras que se niegan a cerrar sus puertas.

Confesó el industrial.

Con la perdida de la producción que equivale a un 70% de su capacidad instalada, esta zona industrial pasó de tener en el 2010 una masa laboral que rondaba los 2.000 empleados, contratados y obreros a solo superar los 100 empleados en lo que va de 2019.

PERDIDAS: La Zona Industrial de Coro se encuentra abandonada esperando que las autoridades de gobierno cumplan los ofrecimientos que hicieron en campaña electoral.

Disminución operativa

El Estado durante muchos años de bonanza petrolera prefirió importar que invertir en la industria nacional, y hoy se ven las consecuencias.

Demandó González, quien como empresario señaló que los principales motivos de la disminución en la operativa industrial se debió a la falta de materias primas en todos los sectores, la inaccesibilidad a créditos bancarios o financiamientos, la falta de divisas para la adquisición de los insumos primarios y repuestos, la falta de poder adquisitivo y el deterioro total de los servicios públicos en las 66 hectáreas -66 mil metros cuadrados-, de terrenos en las que no hubo inversión por parte de los gobiernos regional ni local.

El que haya mermado el trabajo de la industria privada se debió también según declaró González a que “El Estado no implementó a tiempo políticas proteccionistas de la industria y se fue por la importación de productos y bienes, sacrificando así la producción nacional y la mano de obra calificada, que prefirió migrar al no tener las posibilidades de poder vivir con menos de 4 dólares al mes”, comentó .

Al respecto Marino González, profesor de políticas públicas de la Universidad Simón Bolívar, durante la 74° Asamblea Anual de Fedecámaras realizó un análisis social y los desafíos que tiene el país en este aspecto, puntualizando que “la población venezolana está en una situación de shock. Los elementos sociales, políticos, económicos y organizacionales son múltiples y eso hace que el desafío sea más complejo”.

El experto afirmó que “el daño para la sociedad crece todos los días y en muchas ocasiones no se sabe interpretar. El daño es una variable que depende del Gobierno, pero también de la población”.

INDUSTRIALES: Modesto González, uno de los pocos industriales que se mantiene en la Zona Industrial de Coro, declaró que “estamos llegando al llegadero”.

Problemas de la Zona Industrial

La zona industrial adolece de lo básico. Sus cuatro calles centrales y seis transversales se pierden entre la tierra y los escombros de lo que alguna vez fueron calles asfaltadas.

Modesto González declaró que “hace diez años que no le hacen un cariñito”. Con una vialidad inexistente, una red de aguas servidas obsoletas y rotas que no se notan hasta que llueva; la falta de tuberías de aguas blancas, sistema de comunicación telefónica y ABA, y la ausencia de alumbrado público repercuten en que el sector sea inseguro a partir de las cinco de la tarde.

Después de las cinco no se puede entrar ni siquiera en carro. Tenemos en un espacio de 10 hectáreas una Escuela de Policías, un comando de la GNB, a menos de 500 metros las unidades de Polifalcón y el Cicpc, y la zona industrial es el lugar donde los robos ocurren a diario, por lo que hemos dispuesto que los pocos trabajadores que quedan solo laboren hasta las dos de la tarde.

Determinó el empresario.

Aun cuando aclaró que “las zonas industriales le damos la bienvenida a quien se instala para producir, la de Coro se ha convertido en una zona institucional”, debido a que el 87% de sus empresas instaladas han cerrado sus puertas.

SERVICIOS PÚLICOS: En diez años los servicios públicos se fueron deteriorando sin un plan por parte de las autoridades para resolver la falta de vías, red der aguas servidas obstruidas, inseguridad y la falta de alumbrado público.

Zonas industriales fantasmas

Las consecuencias de las erradas políticas en materia económica, según detalló el industrial fueron la paralización de las empresas básicas que alimentaban a las zonas industriales del país –Aragua, Carabobo, Miranda, Falcón-, y la incapacidad de acceder a créditos de la banca pública y privada, hizo imposible por la descapitalización que las empresas enfrentaran una desaceleración  total de la economía productiva.

¿Qué necesitan los industriales para operar?, fue la pregunta que Modesto González contestó con rapidez:

Queremos hacer lo que sabemos: producir y para ello necesitamos financiamiento de 150 mil millones de dólares, porque en la actualidad en Coro las dos empresas manufactureras que quedan han bajado su producción en un 90%.

La caída de la operatividad de Pdvsa, que las empresas que medio están activas sean la de alimentos y los comercios que la distribuyen y la venden al consumidor, que Venezuela haya pasado de 14 mil empresas productivas en 2008 ha 4 mil y la falta absoluta de políticas dirigidas a la producción de bienes y servicios, ha causado un hueco en la economía venezolana cuyo nombre –sentenció González-, es “Corrupción”; que es el flagelo con el que deberá enfrentarse cualquier otro nuevo gobierno.


Fotos/Gregorio González
Etiquetas
Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar