Internacionales

Fiscalía Cubana lleva más de 460 procesos penales por robo de combustible

La Fiscalía General de la República de Cuba informó hoy sobre la realización de más de 460 procesos penales por desvío y sustracción de combustible entre enero y agosto, en medio de la crisis energética que sufre el país.


El fiscal jefe de la Dirección de Procesos Penales, Edward Roberts, señaló casos de choferes de ómnibus urbanos que no dan los recorridos previstos, roban el combustible y, para no levantar sospechas, depositan el dinero que hubiese correspondido a la recaudación diaria.

A través de un comunicado de la Fiscalía, Roberts dijo que «tales hechos resultan extremadamente repudiables, sobre todo en el contexto actual, pues no solo afectan al Estado sino que dañan de manera directa a la población, al privarla de un servicio tan sensible».

A principios de septiembre, como parte de la campaña gubernamental contra el robo de combustible, el portal oficial Cubadebate publicó un extenso reportaje sobre varios casos en entidades estatales, incluida la sustracción de casi 2,5 millones de litros de diésel en un emplazamiento de grupos electrógenos en Guanabacoa, La Habana.

Cuba vive una grave escasez de combustible como consecuencia de las sanciones de Estados Unidos a navieras para evitar la llegada de envíos de petróleo desde Venezuela a la isla, según dijo el presidente cubano, Miguel Díaz-Canel, el pasado 10 de septiembre en una comparecencia televisiva.

Lea también: La Casa Blanca publica la transcripción de llamada entre Trump y Zelenski

Ante esta situación, que Díaz-Canel aseguró es «coyuntural», y para aliviar el severo déficit energético, el Gobierno adoptó medidas de ahorro urgentes como la reducción o paralización de actividades económicas y ajustes de horarios laborales con vistas a disminuir el consumo de electricidad en los horarios de mayor demanda.

También se redujo la frecuencia de trenes y ómnibus tanto urbanos como interprovinciales, y en algunos lugares se reporta el corte del suministro eléctrico.

La Administración de Donald Trump ha endurecido la política hacia Cuba por mantener su respaldo al presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, a quien Washington no reconoce como legítimo presidente de la nación sudamericana.

Como parte de la creciente hostilidad contra Cuba, la Casa Blanca aplicó en los últimos meses reducciones del personal diplomático y la activación del título III de la ley Helms-Burton que permite demandas en tribunales estadounidenses por bienes expropiados tras la Revolución cubana.

Otras medidas son la restricción de los viajes hacia la isla de ciudadanos estadounidenses, la disminución de las remesas, las multas a empresas que supuestamente violen el bloqueo económico y el incremento de los proyectos subversivos.


Foto/Cortesía
Etiquetas
Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar