Sucesos

Inmigrante de los 33 desaparecidos estaría deambulando por Valledupar

Hay al menos dos fotos que muestran a un joven deambulando por las calles de Valledupar. Quienes las han visto, aseguran que se trata de Juan Diego González Mustiola, uno de los 33 inmigrantes venezolanos desaparecidos el 7 de junio tras zarpar hacia Curazao.


Las fotos que circulan por Facebook de un joven caucásico con short anaranjado, que mendiga por las calles de Valledupar, Colombia, ha conmocionado a los habitantes del Puerto Real de La Vela, que a su vez están esperanzados.

Lea también: HORROR | Localizan un feto en El Hatillo

Quienes las han visto, aseguran que trata de  Juan Diego González Mustiola, uno de los 33 inmigrantes venezolanos desaparecidos el 7 de junio tras zarpar de las costas de Aguide, municipio Acosta, rumbo a la isla de Curazao.

El de camiseta roja es Juan Diego, mientras que el sin camisa y short anaranjado es el indigente de Valledupar. Foto cortesía
El hombre asegura ser de San Francisco. Foto: Cortesía

Una composición gráfica con una de esas fotos y otra de Juan Diego divulgadas tras su desaparición, parecieran corroborar que se trata de la misma persona, una intriga que sus familiares, de bajos recursos, no han podido disipar por carecer del dinero necesario para viajar al norte de Colombia.

Los aficionados que tomaron las gráficas explicaron en una de ellas, que el indigente vocifera ser del municipio San Francisco, estado Zulia, de donde precisamente es oriundo Juan Diego, quien para el momento del zarpe estaba radicado en el municipio Colina del estado Falcón.

Jhonny Romero, cuyo hijo está entre los 33 desaparecidos, confirmó que el nombre de Juan Diego González Mustiola está en la lista en la casilla 14 entre la tripulación de 34 personas que zarparon de las costas hacia la isla.

Rasgos y detalles en común

Romero afirma que, por la fisonomía, la comparación fotográfica y que el indigente dice ser de San Francisco, estado Zulia,  es alta la probabilidad o es razonable creer que pueda tratarse de Juan Diego, hecho que de ser así, corrobora sus sospechas respecto a que su hijo y resto de desaparecidos siguen vivos en algún lugar.

Supone que viéndolo desquiciado y desorientado, los captores decidieron abandonar a este chico en un territorio lejano.

Además de Elio Ramones, único fallecido, de comprobarse de que el indigente de Valledupar es Juan Diego, sumarían dos de los 34 desaparecidos de los que tenga certeza.

Elio Rafael Ramones Lara, como fue reseñado, murió por ahogamiento en las costas de Bullenbaai, Curazao, una causa a la que familiares no dan crédito debido a que nunca les entregaron el acta de defunción.

El comité de familiares en torno a los desaparecidos, principalmente Jhonny Romero, ha estado en contacto con la Cruz Roja Internacional, en quiénes han puesto se confianza de que interceda para seguir investigando el caso y se corrobore o descarte si el indigente de Valledupar es efectivamente Juan Diego.

No obstante, ello pasa porque familiares directos lo soliciten toda vez que dicha instancia no actúa a solicitud de intermediarios. Los familiares de Juan Diego no están del todo seguros de que realmente se trate de él.

Caso se quedó sin fiscal

Mientras ha surgido este nuevo elementos en relación a la ubicación de uno de los posibles desaparecidos, el caso ha quedado estancado con la renuncia de la abogada Mélida Jaimes, la Fiscal del Ministerio Público que investigaba el caso.

Las razones de dicha renuncia habrían sido aparentemente éticas, inconformidad porque desde Caracas, se designó a dos fiscales nacionales y radicó el caso Coro de una investigación relacionada con otro viaje donde los organizadores habrían estafado a quienes pretendían viajar a la isla de Curazao.

Investigación y justicia sin equidad

Mientras que en el caso de los 34 inmigrantes venezolanos se designó apenas a un solo fiscal nacional, que ha brillado más por su ausencia que por efectividad y se negó radicar el caso a Coro para darle facilidades de traslado a los familiares que son en su mayoría de La Vela y Coro, en este caso se designaron dos fiscales y aprobó sin retardo, llevar las incidencias del caso de trata de personas por los tribunales de Coro.

Razones éticas y que tendrían que ver con una justicia que no fue equitativa, habrían llevado a la Fiscal Mélida Jaimes a apartarse del caso, lo que a su vez paralizó el curso que se llevaba respecto a los dos detenidos por el caso de los 34 desaparecidos, cuya audiencia no se efectuó por falta de fiscal.

Por el viaje que desencadenó en la muerte de un inmigrante y desaparición de 33, hay dos detenidos, según el CICPC. Foto cortesía

Juicio a detenidos se estancó

Valga recordar que tras el zarpe y desaparición de los 34 tripulantes tras lo que se catalogó como un viaje clandestino organizado por personas presuntamente incursas en trata o tráfico de personas, el Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (CICPC) detuvo en Julio a Danilo Antonio, alias “Cachete” y Danny Rafael, apodado “Picapiedra” contra quienes el Juzgado Primero de Control, Extensión Tucacas, libró órdenes de captura identificadas estas con las nomenclaturas 1CO/008/2019 y 1CO/009/2019.

Familiares se los desaparecidos han venido quejándose de que tanto fiscales como organismos de seguridad les deleguen solo a ellos la responsabilidad de investigar y adentrarse en las costas playeras a recabar información sobre los desaparecidos.

 


Foto/Cortesía
Etiquetas
Mostrar más

Gerardo Morón Sánchez

Periodista falconiano, a cargo de la fuente de sucesos, policial y judicial, también información general. Becario de la FNPI e Integrante de la Red Iberoamericana de Periodistas. Diario Nuevo Día "Periodismo que Integra".

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar