Especiales

Experiencia y juventud dominan el bisturí

Cada 20 de octubre se celebra el Día Nacional del especialista en Cirugía General. Especialidad dentro de la medicina general, que tiene como finalidad moldear, reparar o devolver al cuerpo humano y sus órganos el aspecto y funcionamiento real, luego de haber sido afectados por alguna patología o accidente.


Para conmemorar la fundación de la Sociedad Venezolana de Cirugía, la cual inicio siendo presidida por el médico cirujano Domingo Luciani, cada 20 de octubre se celebra el Día Nacional del especialista en Cirugía General.

La cirugía general es la especialidad dentro de la medicina general, que tiene como finalidad moldear, reparar o devolver al cuerpo humano y sus órganos el aspecto y funcionamiento real, luego de haber sido afectados por alguna patología o accidente

Entre tanto, el cirujano general realiza diagnósticos, operaciones, y evaluaciones pre y post quirúrgicas. Es el médico que se especializa en la atención de pacientes que, tienen alguna enfermedad cuyo control, manejo o curación puede depender de la realización a tiempo de una determinada intervención quirúrgica.

Para ello, estudian las diferentes técnicas que existen para operar un paciente. La tendencia actual es que las operaciones sean cada día menos invasivas, por lo cual, se está desarrollando la cirugía laparoscópica que es mínimamente invasiva.

La mayoría de los cirujanos generales, se encarga del tratamiento de enfermedades del tracto gastrointestinal, sistema biliar, bazo, páncreas, hígado, hernias, la tiroides y otras complicaciones abdominales, pélvicas, atención de politraumatizados, y pacientes que sufren heridas por arma de fuego o blanca.

Entono a ello, los especialista nos cuentan que para ser cirujano se debe ser una persona a la que le guste la labor frente a la quietud, la rápida decisión frente a las largas discusiones y la acción frente a la comodidad, lo que asegura  que la experiencia y la juventud dominan el bisturí.

Fotos/Cherry Domíguez
Cirujanos: Los especialistas Acosta de Payares, Suárez y Medina destacaron el compromiso y la responsabilidad que tiene el cirujano con el paciente.

Doctora Anniany Acosta de Payares

Ser cirujano es lo máximo. Siempre me gusto ser médico, y cuando curse la residencia de cirugía me di cuenta que era la especialidad que quería, porque no solo se diagnóstica, también se opera para dar respuesta a un determinado paciente, a diferencia de otras especialidades que se evalúa el paciente, pero para tener evolución se debe esperar el efecto de algún tratamiento.

Expresó la doctora. La cirujano comentó que aunque tiene 32 años de experiencia, para ella todos los días son distintos.

“Cada día de se aprende algo nuevo. Cuando se ingresa a las guardias es como jugar una lotería, porque no se sabe los casos que van llegar, pues uno es más complejo que otro”, refirió.

Acosta de Payares, argumentó  que el cirujano general tiene actuaciones muy resolutivas dada la actividad quirúrgica; pero esto no quiere decir que se esquive el trabajo diagnóstico, aunque lo que premia sea la resolución de la enfermedad, de una manera muy directa, con las propias manos e instrumentos dirigidos por los especialista.

“Anteriormente se presentaban pocos casos y se tenían todas las condiciones, actualmente los casos han aumentado y las condiciones han disminuido por las mismas situación del país. Sin embargo, los principios deben prevalecer, porque para intervenir hay que sentir pasión por la  especialidad, tener los conocimientos necesarios de anatomía y las técnicas quirúrgicas”, subrayó la doctora.

Enfatizó que los cirujanos quedan “marcados” cuando un paciente fallece. “Uno nunca quiere que los pacientes se compliquen, cuando mueren  la vida te da un giro de 360 grados, porque la idea es salvarlo. Y la situación actual muchas veces alargan el proceso de ingreso a la cirugía, aumentando el riesgo porque se debe esperar que los familiares obtengan los insumos solicitados”, esgrimió la doctora.

Lea también: El suicidio está vinculado a la falta de diagnóstico

Doctor Elvis Medina

Ser cirujano general es continuar la evolución natural de lo que es estudiar medicina. Y no solo es limitarse al beneficio que pueda proporcionar cierto medicamento; es intervenir, es poner las manos para curar un paciente; y aun cuando hay otras especialidades de cirugías, todas derivan de la cirugía general.

Sentenció Medina.

En cuanto a la escenario que enfrenta el sector salud, Medina manifestó que, es una situación depresiva que genera angustia, tristeza y malestar, porque muchas veces no pueden dar solución quirúrgica a los pacientes: “Mientras más se retrase el proceso quirúrgico, mayores complicaciones y más probabilidades de muerte”, puntualizó el cirujano.

Soy de los que piensa que primero se debe tener interés en el paciente. Cuando hay interés siempre se buscan las estrategias para resolver y la medicina venezolana falconiana es sinónimo de excelencia.

Expresó el galeno.

Recalcó, que para él la cirugía es el verdadero significado de la medicina, la ciencia y el arte. “El cirujano tiene la mala fama de que solo esta con el paciente mientras esta acostado y eso no es así, porque la cirugía es la rama médica que más compromiso tiene con los pacientes, es el responsable de curar con un bisturí”, acentuó  Medina.

Doctora Jesualy Suárez  

Por su parte, Suárez, matizo que en dicha especialidad hay que laborar tanto con otros cirujanos como con otros especialistas, por lo que es imprescindible la capacidad de trabajar en equipo; donde la tolerancia y el respeto es fundamental. “Ser cirujano es una bendición, es un estilo de vida, que necesita de vocación, y aunque se percibe una remuneración , la pasión tienen que predominar ante lo monetario”, afirmó.

De igual forma, enfatizó que la fortaleza es parte de la formación tanto para el estudiante como para el profesional.

“Siempre le digo a los residentes que amen y se dediquen a los pacientes, porque ellos son nuestro libro abierto permanentemente”, resaltó la especialista.

Suárez destacó que, ingresar al quirófano genera una carga emocional importante, donde debe prevalecer la armonía, el único problema existente debe ser la patología que presenta el paciente, y lo que “ocurra allí, allí debe quedar”.

“Hay días que se tiene la sensación de que una decisión propia puede cambiar el futuro de alguien, pero siempre debemos encomendarnos a Dios”.

Insistió en que los futuros profesionales de la salud deben continuar en formación: “Pese a la adversidades se tienen que aprovechar las oportunidades, para que en un mañana ser los pioneros en innovar y trasmitir conocimientos”, precisó Suárez.


Fotos/Cherry Domínguez
Etiquetas
Mostrar más

Marianny Chiquito

Ser Periodista, es Ser un Invitad@ VIP de la Noticia.!!

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar