Emprendimiento

DeliBub comienza a saborear las frutas del éxito en Coro


Jeannet y Juan Pontiles emprendieron DeliBub después de pensar mucho cómo hacer para lograr tener dinero en efectivo para pagar el transporte público.

Juan Pontiles y su esposa Jeannett de Pontiles, son dos falconianos que lejos de decidir irse del país tras la fuerte recesión económica y un estado de hiperinflación que acelera el desgaste laboral que se resume en la falta de efectivo en la calle y la carencia de asumir obligaciones familiares sin tener las herramientas para ello, se enfrentaron a la dura prueba preguntándose: ¿Qué hacemos para obtener el efectivo que necesitamos y mejorar en algo nuestra calidad de vida?.

Esa respuesta vino de la mano de la elaboración de unos helados caseros que comúnmente se conocen como “tetas”, y que Juan y Jeannett decidieron vender, primero porque sabían cómo hacerlos, y segundo era la manera más rápida de obtener el efectivo que necesitaban para cubrir gastos de transporte y alimentos.

Comenzaron su negocio con la elaboración de 15 helados de frutas –parchita, patilla, piña, guayaba, mango-, de la temporada.

Preparación de DeliBud

La primera semana, según contó Juan, debieron comerse ellos mismos sus helados porque no había quien llegara a su vivienda a comprarlos.

Reconocieron que la estrategia de publicidad para dar a conocer sus helados no existía y es cuando deciden involucrar a sus hijas al incipiente negocio.

Es cuando Evony, Elianne y Elianna, aparecen en la escena dándole forma a una idea que desde julio pasado comenzó a formarse como plan de negocio familiar.

Ellas junto a sus padres –Juan y Jeannett-, comenzaron la comercialización de las “deliciosas bubis”, nombre que escogieron en una tormenta de ideas familiar, y se arman de todo un entramado publicitario que va desde la confección de un logo,  cuenta en Instagram y WhatsApp, hasta un stand movible que colocan los fines de semana en el Paseo La Madre, además de etiquetas personalizadas para los helados y equipos –cavas, delivery, promoción visual-, que le dieron el arranque esperado.

Tetas Delibub

Comentó Juan –quien es la mano que mece los jugos de frutas y los cremosos con leche-, que desde la segunda semana de haber emprendido la elaboración y venta de los DeliBub, los clientes –en un principio niños del sector del mercado viejo de Coro-, ya compraban los helados y traían a sus padres para que los probaran.

Desde el principio las frutas de temporada fueron el insumo principal para los helados hechos en casa, que primero comercializaron en vasos desechables, pero que debido a los costos en alza, debieron cambiarlo por las bolsas plásticas pequeñas “todo con la intención de no dejar el negocio a medias”, dijo Pontiles.

Fueron creciendo y con ello el aumento de los clientes  que al probar las deliciosas “tetas” de frutas naturales, los instó a aumentar la producción que estaba en los 100 helados diarios y que se ubicó en un lapso de mes y medio en 400 “tetas”, debido a que los revendedores compran para vender desde sus casas o en la calle en diversos sitios de la ciudad de Coro.

“No me cuestan hacerlos y le agarré el toque, así que soy el maestro heladero, mientras que mi esposa embolsa, llena los envases, lleva el inventario de materiales y de producción, una de las chicas lleva la contabilidad, otra las redes sociales y la publicidad, mientras que la menor que está fuera del país es la encargada de atender a los clientes al mayor fuera de la jurisdicción local”, declaró Juan Pontiles.

Entusiasmados el matrimonio Pontiles relató que después de los helados de frutas experimentaron con los de leche que van desde la tradicional mezcla con galleta hasta los de Oreo, galletas María, pie de limón, Cococette y Bati-Bati.

Aspiraciones

Para la familia Pontiles sus aspiraciones futuras engloban comercializar a los helados DeliBub fuera de la geografía falconiana.

Aun cuando Juan expresó que tiene clientes que han comprado su producto para llevarlo a Caracas, no es menos cierto que sus helados artesanales no tienen representación en otros municipios por lo que su trabajo de marketing va dirigido hacia posicionar su marca a nivel regional para después hacerlo con el país.

Delibub Coro

Su intención es “expandir” a DeliBUb tanto a nivel comercial como en los sabores que ofrecen, de allí que semanalmente hace pruebas de sabores para ver cuál podría ser la sorpresa de la siguiente semana.

Los precios de estos helados van desde 4.500 bolívares los de frutas hasta 7.500 bolívares los cremosos y especiales; con formas de pago en efectivo, punto de venta, transferencia y pago móvil.

“Garantizamos que el helado es elaborado con las mayores normas sanitarias, porque tenemos nietos a quienes no podemos darles los helados sin haber pasado por la prueba sanitaria”.

Explicó el heladero; quien apuntó que gracias al cuidado que tienen en la elaboración de los DeliBub estos helados son buscados para fiestas y eventos especiales.


Fotos/ Gregorio González

Etiquetas
Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar