ComunidadFalcón

La calle Progreso de la Cruz Verde es un “parapeto”

En 60 años que María Sánchez lleva en Cruz Verde, jamás había visto tanta ruina en el barrio y sus calles, entre ellas La Progreso, que es un parapeto


Cuando María Sánchez llegó al barrio Cruz Verde, de la mano de su madre, en el año 1959, para entonces de 4 años, la calle Progreso, La Tenis y otras aledañas, eran una nota.

Atravesada por una quebrada, por las todavía no fluían aguas negras, aquel sector se convirtió en su Edén, pues con  el pasar de los años ser hizo novia de uno de los residentes, se casó, tuvo hijos y heredó casa.

Todo aquello son ahora recuerdos tristes de un pasado feliz, sobre todo cuando el populoso sector se encuentra devastado, intransitable, anegado de aguas fecales que se mezclan con las blancas; sin alumbrado público e inseguro.

Cuenta la historia que el nombre de Cruz Verde se lo atribuyen a una cruz pintada del mismo color, y colocada en una de las áreas con el fin de espantar las apariciones, así como poner fin aquellas anécdotas, casi a diario de llantos, ruidos extraños, y bolas de fuego.

Una realidad que también espanta

Hoy hacen falta tantas cruces para alejar la desidia, miseria, pobreza y todos los pesares, que muestran a esta comunidad huérfana de autoridades y políticas de crecimiento y desarrollo. Ante tanta indiferencia, el sector van encaminado a quedar aislado del transporte particular, toda vez que el privado huyó asustado por la vialidad.

Afirman residentes que toda la calle Progreso,  si es que se le puede llamar calle, y El Tenis quedan sumergidas los días de racionamiento, siendo peor el panorama cuando llueve.

Cuando llueve o toca racionamiento, el panorama es peor a este. Foto: Gregorio González

Enyerson Zárraga, encargado de un comercio del sector, afirma que tal es la magnitud de los cráteres, que los cauchos de un camión volteó quedan prácticamente sumergidos en estos pozos que tardan semanas en secarse.

Lo que claman los habitantes

Asfalto para las calles, bombillos para los postes, saneamiento de la quebrada, patrullaje policial, transporte, ayudas para reconstruir o ampliar sus viviendas, y por supuesto más jornada de ventas de comida a precios solidarios exigen los residentes.          

María Sánchez, citado al inicio de la nota, y quien tiene 64 años, refiere que “el presidente Nicolás Maduro se porta bien, aprobando recursos y gerenciando”. «El problema es que regionalmente esos recursos no administrados en función de las necesidades de las comunidades”, sentenció.

Sin alumbrado público, de noche la zona es una boca de lobo. Foto: Gregorio González
Etiquetas
Mostrar más

Gerardo Morón Sánchez

Periodista falconiano, a cargo de la fuente de sucesos, policial y judicial, también información general. Becario de la FNPI e Integrante de la Red Iberoamericana de Periodistas. Diario Nuevo Día "Periodismo que Integra".

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar