FalcónGenerales

Padre Ettore Di Riso: Zaqueo fue un hombre de ejemplo a seguir

Zaqueo era un hombre muy rico, con mucho poder, pero no era feliz.


Este domingo, la iglesia Perpetuo Socorro, ubicada en el sector Josefa Camejo de Punto Fijo estuvo a casa llena de feligreses, el padre, Ettore Di Riso, enfocó su predicación sobre la historia de Zaqueo, un hombre que logró ser salvado por Dios gracias a su arrepentimiento.

“Debemos mantener la comunión con el Creador y seguir el ejemplo de Zaqueo”, exhortó a los católicos.

El sacerdote tomó la Biblia y contó a los fieles sobre lo que está escrito en el evangelio San Lucas que reza “un día Zaqueo quiso conocer a Jesús, pero la gente se lo impedía por ser muy bajo de estatura, eso no fue impedimento, se subió a un árbol para verlo cuando pasara por ahí. Al llegar a ese lugar, Jesús levantó los ojos y le dijo bájate pronto, porque hoy tengo que hospedarme en tu casa», Zaqueo era un hombre muy rico, con mucho poder, pero no era feliz.

El predicador dijo a los fieles que la felicidad del ser humano es cuando está en paz con dios y consigo, la felicidad es espiritual.

El predicador contó que Zaqueo bajó enseguida del árbol y lo recibió muy contento, entonces todos comenzaron a murmurar diciendo: “Ha entrado a hospedarse en casa de un pecador”, pero Zaqueo le dijo a Jesús “Señor, voy a dar a los pobres la mitad de mis bienes, y restituiré cuatro veces más si a alguien fallé”.

Y fue allí cuando Jehová le dijo «Hoy ha llegado la salvación a esta casa, porque también él es hijo de Abraham, y el hijo del hombre ha venido a buscar y a salvar lo que se había perdido».

Con esas palabras el predicador invitó a todos los fieles a buscar de Dios “solo Jehová nos puede regalar esa felicidad que tanto anhelamos. La palabra de Dios no nos envía a él, sino que él viene hacía nosotros”, manifestó el sacerdote Di Riso, además explicó que, solo a través del espíritu santo se puede llegar a Dios.

Asimismo aseguró que existen tres cosas importante para ser fieles y leales al Señor: escuchar al Padre, ser obedientes y cumplir con su palabra “eso no se hace por la fuerza humana, sino a través del espíritu santo que cuando toca nuestros corazones conocemos lo que es la paz espiritual”, explicó.

Etiquetas

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar