FalcónGenerales

En Caja de Agua están cansados de cargar agua como camellos

En la calle Acueducto de Caja de Agua, este lunes habían dos casas con mangueras para auxiliar a sus vecinos. Ángel Rosa es habitante de la calle Libertador, en su casa no le llega hace más de un año, por lo que sale a buscarla en las viviendas donde sí llega.

Llegar a Punto Fijo y recorrer las principales avenidas, es ver gente caminando con todo tipo de carruchas improvisadas cargando agua; otros en bicicleta y otros solo llevan lo que pueden cargar. La situación del agua en Paraguaná cada vez es más crítica, por lo que sus habitantes salen a buscarla donde sea.

Es el caso de los habitantes de Caja de Agua, en el municipio Carirubana, cuando llega el agua por tuberías, no todas las calles son beneficiadas, por ello se ven obligados en salir a las calles a buscar el agua en las tomas clandestinas.

Este lunes, estaba llegando el agua, pero solo a algunas calles y a algunas casas, por ello, los dueños de las viviendas donde llega el agua, una vez que se abastecen, sacan mangueras para el porche de sus casas y así donan a personas de la comunidad que acuden con pipas, bidones, botellas y otros enseres para llenar.

En la calle Acueducto de Caja de Agua, este lunes habían dos casas con mangueras para auxiliar a sus vecinos. Ángel Rosa es habitante de la calle Libertador, en su casa no le llega hace más de un año, por lo que sale a buscarla en las viviendas donde sí llega.

“Todos los días cargo agua, desde las cinco de la mañana para poder salir a trabajar a las ocho. Al mediodía repito la historia y en la tarde también. Con esa agua cocinamos, limpiamos la casa y nos bañamos”, dijo.

Expresó que la ropa la llevan una vez a la semana a la casa de su cuñada en otra comunidad para aprovechar que le llega el agua. Cuando en Caja de Agua no llega el agua, sale a las tomas clandestinas de la intercomunal Alí Primera, aunque es bastante alejado de su sector, lo hace por necesidad.

Dayerlin Miranda, vive en la calle Libertad y desde hace tres meses no le llega el agua a su casa, por lo que todos los días sale con su esposo a buscar el vital líquido en la comunidad o en las tomas clandestinas.

“Cargamos una pipa diaria, eso alcanza para cocinar, lavar la losa y bañarnos. Ya estamos cansados de carretear agua como camellos, vivimos para esto”, expresó. Ambos piden a las autoridades que se haga algo para resolver la crisis hídrica de la que son víctimas los paraguaneros ya que esto ha acarreado que tengan que salir a buscar el agua donde sea.

Etiquetas
Mostrar más

Irene Revilla

Amo el chocolate

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar