Emprendimiento

Suka Café, un refugio para los mejores encuentros

Todos los fines de semana Suka Café ofrece talento en vivo.


Un sueño que nació en una pequeña librería evangélica, se ha convertido en el refugio para tomarse un buen café, compartir una rica comida, hacer algún negocio y hasta convertirlo en el lugar ideal para reuniones y encuentros.

Tamara Ortigosa, una madre de familia, licenciada en Turismo, tuvo la idea de crear un restaurante que sirviera de encuentro, de refugio, pero que a su vez sea un lugar eterno, al que la gente siempre quiera acudir.

Propietaria de Suka Café
“Hay que creer en lo que uno quiere, en uno, definitivamente hay que crecer”. Foto/ Edgar Gómez

Luego de vender plantas kokedamas, comenzaron a nacer las ideas sobre el refugio eterno, el cual decidió llamar Suka Café, gracias al apoyo de varios amigos y su familia que la ayudaron a unir esas ideas.

Junto a su esposo Carlos Ruiz, lleva las riendas de Suka Café, que nació el 22 de junio de 2015 en un pequeño local, ubicado en Puerta Maravén; gracias al cambio que le dio a un cafetín, hace año y medio están en un hermoso local que mezcla lo artesanal con toques modernos, material reciclado, buena música, buen ambiente y sobre todo buena comida y una excelente atención en el centro comercial Las Virtudes.

Menú de Suka Café
“Hay que creer en lo que uno quiere, en uno, definitivamente hay que crecer”. Foto/ Edgar Gómez

Como buena conocedora del Turismo, Ortigosa se ha dedicado a trabajar en pro de que en la eterna cabaña, exista un ambiente armonioso, que se adapte a los distintos gustos, pero sobre todo que haya una excelente atención, pues asegura que es el primer paso para que el cliente vuelva.

“Suka es una palabra de origen hebreo que significa cabaña, refugio. La idea surge al querer hacer algo diferente, con plantas. Un lugar para conversar, tomarse un café y probar deliciosas comidas. Fuimos pioneros en eso, es un lugar lindo, diferente y con buen gusto. Ha sido crecimiento y emprendimiento, es una idea de negocio diferente”, dijo orgullosa.

Suka ha generado empleos directos e indirectos, por lo que cree que su personal se ha convertido en una gran familia porque no quiere que Suka sea moda, sino que sea el refugio favorito en el tiempo.

“Procuramos que se cultiven valores y principios en nuestros trabajadores para crecer en familia. El team de Suka es una sincronización donde se fomenta la armonía para que sea aun lugar relajado, con buen ambiente y que los clientes puedan disfrutar de Suka y de sus empleados, porque eso se nota”.

Para ella, trabajar en este proyecto no ha sido fácil, pero tampoco imposible, ha dedicado cada minuto de los diferentes espacios que se pueden conseguir en el lugar.

Desde unos muebles muy armados, hasta una simple mesita de madera con un sencillo y lindo centro, desde donde se pueden apreciar a través de los vidrios distintos tipos de tortas y máquinas para preparar café.

“Lo tengo como algo espiritual que la gente pueda conseguir una buena atmosfera, cálida, trabajamos con productos de primera y que salgan excelentes productos de calidad. Aquí vienen personas a hacer negocios, a trabajar en sus laptop porque saben que aquí se junta la armonía con el buen comer y la buena atención”, aseguró.

Talento en vivo y fomento de la cultura

Todos los fines de semana Suka Café ofrece talento en vivo, incluso entre los trabajadores formaron una banda de música que acompaña los fines de semana este espacio.

“Hay muchas personas que tienen talento para esto, lo aprovechamos y nuestros trabajadores disfrutan de hacerlo. Suka es música y tiene todo ese tipo de cosas que lo hacen diferente”.

En cuanto a la situación que atraviesa el país, cree que todos los venezolanos son el país, es decir que sí cada quien trabaja desde sus espacios, todo comienza a caminar de la mejor manera. 

Trabajador de Suka Café
Busca que la atención sea de primera. Foto/ Yohan Gómez

“Creo que todos somos el país, cada quién desde sus espacios, desde sus conocimientos puede lograr grandes cosas para salir adelante y con ello, el país camina. Creo que lo importante es apostar a mejorar, crecer y que cada quien haga su trabajo”.

Entre risas comentó que nadie empieza siendo empresario, sino que en el tiempo se van dando las circunstancias para eso.

“Por supuesto que necesitamos inversiones en servicios públicos, pero debe haber apoyo entre unos y otros. Suka empezó de cero, creo que los sueños se cumplen cuando uno persevera en ello y es constante. En el camino yo pude haber dejado todo de lado, porque tuve muchos tropiezos y es difícil por muchas cosas, pero la determinación, las ganas, el enfoque y la pasión que uno le pone a las cosas es lo que hace alcanzar el éxito”, concluyó.

Etiquetas
Mostrar más

Irene Revilla

Amo el chocolate

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar