FalcónGenerales

Monseñor Robert Medina: el Abrazo en Familia invita a renovar la fe y la esperanza

Indicó que el Día del Abrazo en Familia es un regalo de la santa madre iglesia para que miremos en nuestros semejantes las virtudes de Cristo.


La celebración del Abrazo en Familia es la invitación a que todos tenemos —y debemos— renovar el amor, la esperanza y la fe para estar con el Señor siempre. Por eso es de gran importancia esta festividad promovida por la Conferencia Episcopal Venezolana, en el año 1990.

Durante la celebración de la santa misa oficiada por monseñor Robert Medina este domingo, en la catedral de Coro, con motivo de la celebración del Día del Abrazo en Familia, realizó un llamado a los feligreses a ser constructores de una sociedad donde prevalezcan los valores.

Monseñor Medina recalcó que uno de los problemas que se presentan hoy en día es que se ha perdido la santidad. “Cuando se pierde la santidad, perdemos el amor al prójimo, vivimos sumidos en el egoísmo y el orgullo. Nuestro padre celestial siempre toca la puerta de nuestros corazones, depende de nosotros si queremos que él y su hijo hagan morada en nosotros”, sostuvo el prelado de la iglesia católica.

Indicó que el Día del Abrazo en Familia es un regalo de la santa madre iglesia para que miremos en nuestros semejantes las virtudes de Cristo. Exhortó a los padres que estuvieron presentes en la misa a que sean como la sagrada familia de Nazaret, santos y puros de corazón, sostuvo que hoy en día las familias venezolanas sufren porque sus seres queridos han emigrado a otros países.

“Hijos que están sin sus padres y padres que están sin sus hijos, porque han tenido que emigrar, y los abuelos han tenido que hacerse cargo de sus nietos, eso es lo que se observa hoy en día en nuestra amada patria”, matizó monseñor Medina.

El sacerdote aconsejó que debe existir la unión con la iglesia, pueblo de Dios, se debe ayudar al semejante siempre, así mostramos la virtudes del salvador, y así alcanzamos gracia delante de los ojos del todopoderoso.

“No podemos alcanzar la gloria eterna si somos egoístas y superficiales, cuando sacamos de nuestros corazones aquello que no es divino, nuestra familia será como la sagrada familia de Nazaret, y seremos constructores de una nueva sociedad”, subrayó monseñor Robert Medina.

Etiquetas
Mostrar más

Anailys Vargas

Periodista y Msc. en Gerencia de RRHH. Actualmente, editora de la versión impresa y digital del diario Nuevo Día.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar