Especiales

La esperanza de los pobres nunca se frustrará

El proyecto Saman, una iniciativa de sobrevivencia infantil, cuyo objetivo central es el bienestar de la población más vulnerable del país, mediante la provisión de servicios de nutrición y salud


Cada 17 de noviembre se celebra Día Internacional de la Erradicación de la Pobreza.

Este año dicha celebración se centra en el lema: La esperanza de los pobres nunca se frustrará. Entorno a ello, el Papa manifestó: “La campaña expresa una verdad profunda que la fe logra imprimir sobre todo en el corazón de los más pobres; devolver la esperanza perdida a causa de la injusticia, el sufrimiento y la precariedad de la vida”.

Asimismo, el máximo representante de la iglesia católica, enfatizó que se requiere de muy poco para devolver la esperanza, basta con detenerse, sonreír y escuchar.

Por un día dejemos de lado las estadísticas, los pobres no son números a los que se pueda recurrir para alardear con obras y proyectos.

Papa asistirá a todas las sesiones de sínodo sobre abusos
cortesía

Los pobres son personas a las que hay que ir a encontrarse: son jóvenes y ancianos solos a los que que se puede invitar a entrar en casa para compartir una comida; hombres, mujeres y niños que esperan una palabra amistosa. Los pobres nos salvan porque nos permiten encontrar el rostro de Jesucristo.

Detalló el obispo de Roma.

Proyecto Saman, una mano amiga para los niños

En 2016 Cáritas de Venezuela arrancó el proyecto Saman, una iniciativa de sobrevivencia infantil, cuyo objetivo central es el bienestar de la población más vulnerable del país, mediante la provisión de servicios de nutrición y salud, así lo dio a conocer, la coordinadora regional del referido proyecto, Rosa María Carrillo.

“El primer resultado esperado de este proyecto, fue la instalación de un sistema de monitoreo de la situación nutricional que, informe periódica y oportunamente sobre los grupos más vulnerables o ya afectados por la crisis de salud y alimentación (niños menores de 5 años), por ello, ha sido denominado Saman (Sistema de Monitoreo, Alerta y Atención en Nutrición y Salud), instalado a través de la elaboración y validación de herramientas de captación de información, de diseño de instrumentos de medición y de la estandarización del equipo, para la realización de las mediciones antropométricas”, explicó Carrillo.

Coordinadora regional del Programa Saman, Rosa María Carrillo

Asimismo, dijo que la dinámica de trabajo consiste en un monitoreo por diócesis, donde un equipo de voluntarios parroquiales, un coordinador logístico y un coordinador técnico central para la supervisión, control de calidad y procesamiento de información, asumen la responsabilidad de ejecutar acciones en favor de la primera infancia, tomando en cuenta indicadores tales como: Mediciones antropométricas, índices nutricionales, indicadores de seguridad alimentaria familiar y anemia.

“La captación de información a nivel de Diócesis y Parroquias para el monitoreo de la situación nutricional, se realiza cada mes, y es producto del trabajo de un equipo de monitores, animadores y voluntariado (Médicos, enfermeras, jóvenes y voluntarios en general) de Caritas de Venezuela y a nivel de terreno de todas las Caritas parroquiales donde se lleva el proyecto”, comentó la voluntaria.

Dijo que, el proceso se inicia en parroquias que operan como “sitios centinela” en los que, cada mes, se realizan jornadas para la evaluación de los niños o se realizan pesquisas a nivel de terreno, para identificar los niños en necesidad que no pueden llegar a las casas parroquiales. “Es importante agradecer el acompañamiento incondicional de los obispos, los sacerdotes y religiosas de cada zona que con su apoyo y animación hacen posible este esfuerzo”, agregó la coordinadora regional de Saman.

Un Saman que echa raíces

Por otra parte, Carrillo puntualizó que el proceso de monitoreo Saman, no es sólo una acción para obtener datos de la delicada situación social venezolana habida por la falta de acceso a alimentos y medicamentos, donde es evidente que en los establecimientos incluso oficiales no se encuentran; “lo que a juicio del Gobierno es producto de un boicot y sabotaje económico”.

“De allí que, como parte de los objetivos del proyecto Saman, se han tomado decisiones humanitarias con base en evidencias recabadas sobre la magnitud del daño nutricional que, se está generando (especialmente en la población infantil) en las entidades objeto de monitoreo”, refirió la también coordinadora de Cáritas en Coro.

Destacó, que gracias al aporte de la red de aliados de Cáritas Venezuela, han iniciado un primer frente de acción denominado Vivero, que consiste en la entrega de suplementos nutricionales para niños de 0 a 5 años.

La coordinadora de Cáritas en la ciudad de Coro, aseveró que bajo todo ese proceso, también se da la opción, a aquellas comunidades que así lo solicitaren, de realizar una jornada médica para la distribución de medicamentos esenciales, con la colaboración de los médicos que prestan sus servicios en las sedes de Cáritas.

Etiquetas
Mostrar más

Marianny Chiquito

Ser Periodista, es Ser un Invitad@ VIP de la Noticia.!!

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar