Especiales

David Paravisini: “El monopolio de Estado se convirtió en nuestro propio enemigo”

A juicio del constituyente y experto petrolero, “aún nos queda la cultura rentista que no se acaba así no más y es lo que tenemos que cambiar desde los trabajadores”.


El constituyente David Paravisini sostiene que el Estado cometió un error al convertir a Petróleos de Venezuela (PDVSA) en el representante del capital, de toda la actividad petrolera y del pueblo.

“Se dejó en manos de la directiva de PDVSA la riqueza petrolera ¿y qué hicieron? Se la robaron, se la dieron a las petroleras hasta que llegó Hugo Chávez y después que vino Rafael Ramírez, le daba una parte al Estado y la otra se la agarraba él, porque así fueron los negocios que hizo. Pero la corrupción no es solamente el problema, es que la estructura de PDVSA es para robarle el dinero a los venezolanos”, repudió.

Explicó que hasta el año 1975 en Venezuela habían 30 empresas distintas produciendo petróleo y a partir de la nacionalización no quedó ninguna, “las sacaron a todas y solo quedó PDVSA, el monopolio de las operadoras, que es la derrota que tenemos encima, el monopolio de Estado se convirtió en nuestro propio enemigo”.

Para vencer este monopolio, Paravisini propone primero que la unidad de producción de riqueza se reconozca así misma “y son los trabajadores, estos deben estructurarse en unidades de producción y que en las unidades financieras de control de proyecto participemos todos los que estamos  involucrados: el capital, el pueblo a través del Ministerio, los trabajadores y las unidades del Poder Público nacional (la Contraloría General de la República, la Asamblea Nacional), por eso debe ser un organismo que funcione ágilmente, no puede paralizar el trabajo, debe haber retroalimentación y para garantizar eso el trabajador está allí”.

El constituyente aseguró que esa propuesta es manejada por el presidente Nicolás Maduro y se está discutiendo con el sector opositor y el sector privado está dispuesto a participar, “la Cámara Petrolera tiene sus propuestas concretas y yo creo que hay que aceptarlas y evaluarlas, lo que no puede suceder es que todo quede en manos del capital como pasó con PDVSA, hay una oposición que está dispuesta a que por segunda vez en la historia se le dé un espacio en la producción petrolera”.

—En el caso del Complejo Refinador Paraguaná (CRP), ¿cómo funcionaría?

—Por extensión, el CRP puede ser considerado una unidad de producción que está compuesta por un grupo de trabajadores que tienen que hacer un proyecto para poner a funcionar al 100% todo lo que tiene que ver con la producción de productos refinados, el costo, la cantidad de producción que necesitan, cuál es su capacidad, su balance con respecto al mercado y se estima el capital que se requiere, el cual tiene que ser organizado para que esa unidad de producción cuente con ese recurso, que ese trabajo de producción nunca salga de las manos de los trabajadores, esa es mi opinión, una unidad de trabajo controlada por trabajadores libres y asociados, es decir, que no pueda venir un gerente a tomar el capital.

—¿Y qué tendría que hacer la estructura del Estado para garantizar ésto?

—Buscar la forma para que ese recurso vaya hacia donde fue destinado, supervisado como tiene que ser e incorporar a la población, ya que están en su territorio y su espacio. Hay que llevar al círculo y al punto la estructura de organización de la comunidad.

—Hablando de la producción de productos refinados, ¿qué opina en relación al tema de la gasolina? Usted ha reiterado que debe subsidiarse de manera directa, ¿qué ha pasado con esa propuesta?

—Así es, hay que subsisdiar a la gasolina no en su conjunto, sino al venezolano que la usa y aquellos que pudiesen verse afectados por el precio de un combustible como estudiantes y adultos mayores. También se puede hacer por sectores, el pesquero, el agrícola y hay formas de controlar que esa acción no se preste para el contrabando, porque los subsidios son posteriores, los trabajadores primero tienen que pagar completo y luego cuando entreguen el pescado, por ejemplo, el Estado les subsidia el 30%, 40%, 50%, lo que decida, y una manera de incentivar esta práctica es que la primera carga se les regala, pero ya la segunda sí la tienen que pagar.

»Esa propuesta se hizo, el presidente Maduro la acogió, pero tiene muchos enemigos, ya que estamos regalando la gasolina, porque un litro cuesta 0,00001 bolívares, al entregársela a un mercado que la vende a $1 ¿y quiénes son los que están involucrados en ésto? Nuestros propios trabajadores y estoy hablando de la gerencia en la industria petrolera, entonces hay mucho dinero en juego que no se reparte por igual y es tanto que además pernea otros sectores como la Fuerza Armada Nacional y el narcotráfico, uno de los principales componentes para la producción de droga en Colombia a los precios que le permite a los colombianos no tener competencia en el mercado estadounidense, es el precio de la gasolina venezolana y eso hace suponer que dentro de nuestro propio gobierno, de PDVSA o en alguna parte de nuestra estructura hay complicidad, y estoy hablando por deducción, eso se debe demostrar.

—El presidente Maduro ha asomado la posibilidad de pagar la gasolina con petros, a través del monedero patria.

—Sí, el presidente Maduro ha dicho que si cada venezolano tiene su cuota en tantos petros para que pague la gasolina, es decir, un subsidio de manera directo, podrá empezarse a cobrar y pagar en petros, así como el resto de los servicios públicos también, es otra opción y se acabará el negocio, porque para sacar un litro de gasolina de la refinería tiene que pagar lo que vale el petro y ya Nicolás dijo que comenzará a entregar los petros a través del carné de la patria.            

»De esta manera no hay que meter preso a nadie, porque no es solamente atrapar al corrupto o al militar que se prestan para el contrabando, tiene que buscarse una solución de fondo, de estructura y a ello están llamados los trabajadores, pero la estructura no puede estar sola, tiene que estar acompañada del resto de la estructura petrolera y su organización, ya que tenemos que ir avanzando en los procesos, hay que incorporar a los pozos productivos, los patios de tanque, los terminales de parque y desembarque, tomar las reservas para seguir la exploratoria manteniendo los potenciales de producción.

—Y con respecto a la dolarización de la economía ¿qué tiene que decir? El jefe de Estado también dijo recientemente que no la descarta si puede ayudar a la recuperación económica del país…   

—Aquí se acabó el rentismo desde el punto de vista práctico y si no hay dólares que repartir, no hay renta, quizás no por la mejor medida, pero el petróleo ya no da dinero. No obstante, están apareciendo los dólares, cientos de millones están circulando ¿y de dónde salieron? Ya no es de la Tesorería ni de la renta petrolera, no salieron del gobierno, por primera vez en nuestra historia está pasando ésto, porque el Estado se volvió rentista desde hace 100 años para acá y aún nos queda el rentismo en la cabeza.

A juicio de Paravisini, la batalla por el tema de las divisas es una batalla global que está relacionada con la energía y que se está resolviendo con el oro, el petróleo, monedas diferentes al dólar como el yuan, así como con las criptomonedas.

“Y Venezuela está de primera en la fila en esa batalla con su petróleo y la iniciativa del petro, porque quien tenga petros puede ir a China y cambiarlo por oro. Y es un tema que nosotros también podemos resolver porque tenemos el oro, el petróleo y la gente, aunque resolver el problema de las minas no es tan sencillo, pero no quiere decir que sea imposible tampoco y allí tiene que fortalecerse el gobierno”, sostuvo.

—Habla de que tenemos el recurso humano para ganar esta batalla global, pero también es cierto que ante la crisis muchos profesionales han emigrado…

—Es mentira que la fuerza capacitada se fue de Venezuela, con ese cuento hicieron un golpe petrolero en el año 2002 y los trabajadores por su propia iniciativa, con el pueblo y la fuerza armada sacaron la industria adelante y esos tres componentes los tenemos. Con estas condiciones tan adversas, en Anzoátegui, por ejemplo, se está desarrollando una tecnología para ser mejoradores de crudo con electromagnestismo sin utilizar química, entonces es mentira que no hay trabajadores o que la gente que sabía se fue a lavar pisos o a limpiar pocetas, yo no entiendo muy bien esa inteligencia, otros sí están ganando mucho dinero, pero están peor porque están esclavos del dinero.

David Paravisini considera que “el mejor momento de la revolución histórico-venezolano es el que estamos viviendo, nunca estuvimos mejor” y que el presidente Maduro está creando las bases para sacar al país adelante mediante una solución de fondo a los problemas de los venezolanos.

Etiquetas
Mostrar más

Anailys Vargas

Periodista y Msc. en Gerencia de RRHH. Actualmente, editora de la versión impresa y digital del diario Nuevo Día.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar