Especiales

Manuel Hurtado: Música y psicología, una armonía perfecta

Manuel Alejandro Hurtado Álvarez, es muestra de que ser psicólogo es ir más allá de lo que dicen las palabras.


La música como producto de la mente humana, es el nutriente  del alma, receptáculo donde se alojan los más hermosos  y sensibles ideales del infinito Universo; y por lo tanto, a nuestro entender, debe poseer estas sencillas pero fascinantes condiciones: armonía, composición y buen gusto; ser agradable al oído, provocar un exquisito acompañamiento, suscitar bellos sentimientos, que atrapan en cuerpo y alma alcanzar el anhelado nirvana.

La Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), estableció el 22 de noviembre como Día Internacional del Músico, con la finalidad de homenajear todos aquellos cuya contribución artística, ha acompañado el desarrollo de la civilización occidental a través de los siglos. Efeméride que rinde tributo a santa Cecilia, a quien el Papa Gregorio XIII, la declaró Patrona de los Músicos en 1584.

De igual forma, el calendario venezolano celebra el Día Nacional del Psicólogo, en honor a los primeros graduandos en esta rama de la ciencia, quienes egresaron de la Universidad Central de Venezuela y la Universidad católica Andrés Bello, en los años 60. Además, de ser los fundadores del Colegio de Psicólogos de Venezuela.

 Y es que sin duda alguna, celebrar el día de los profesionales de la psicología, es celebrar su capacidad de escucha, y es como bien dijo Sigmund Freud,

“la ciencia moderna aún no ha producido un medicamento tan eficaz como unas pocas palabras bondadosa”. 

Manuel Alejandro Hurtado Álvarez, es muestra de que ser psicólogo es ir más allá de lo que dicen las palabras, los silencios, los trazos, las expresiones, es ir más de lo que se ve, pero al mismo tiempo, la música puede dar nombre a lo innombrable y comunicar lo desconocido.

Hurtado Álvarez,  inició en el mundo musical en la Escuela de música Elías David Curiel, cuando tenía 6 años, y fue por una recomendación del especialista en psiquiatría, Andrés Molina, quien le diagnóstico Disritmia Cerebral a los 5 años, pero sin saber que sería un ejemplo de humanidad e inspiración para un infante que hoy día, es el director de la Fundación Ángeles especiales.     

Hurtado Álvarez exhortó a ser más humanista. Foto/ Gregorio González.

El también especialista en psicología, narró que la constancia, la disciplina y el apoyo familiar han sido imprescindibles a lo largo de su transitar, quien estudio dicha profesión buscando oportunidades diferentes.

“Cuando egrese de bachiller ingrese en la Universidad Nacional Experimental Francisco de Miranda, y curse medicina hasta ale tercer semestre, pero no me gustaba incluso pasaba desapercibido entre los profesores y compañeros de clase. Decidí irme a Maracaibo estado Zulia, donde estudie técnico superior en Psicopedagogía en el  Instituto Universitario de Tecnología READIC-UNIR, y en paralelo curse licenciatura en Educación Integral en la Universidad Católica Cecilio Acosta”, destacó el psicólogo. 

De igual forma, comentó que luego realizó el master en Psicología en la Universidad Privada Doctor Rafael Bello Chacín. Sin embargo, su vivencia personal y las prácticas profesionales, fue lo que lo llevo a integrarse con los niños que presentan discapacidades psicomotoras y cognitivas.

“He superado adversidades, que se convierten en pequeñeces cuando veo materializado cada proyecto realizado con mis niños de la Fundación Ángeles Especiales. Para mí, la música y la psicología, son una armonía perfecta entre el cielo y la tierra; son el instrumento que me permiten identificar y desarrollar las habilidades y destrezas de esos ángeles especiales”, refirió el músico.

Hurtado Álvarez, concluyó enviando su mensaje de felicitaciones a los músicos y psicólogos en su día y los exhortó a ser más humanista.

“Todos somos importante en la sociedad, indiferentemente del área donde nos desempeñemos, todos somos agentes de cambios. Sólo hay que tener presente que lo único necesario es la voluntad de tender una mano a quien lo necesite. Cuando tendemos una mano, no lo hagamos para cumplir con un deber, actuemos así porque estamos convencidos de que, la recompensa es la satisfacción de haber hecho el bien sin esperar nada a cambio”, esgrimió.

Etiquetas
Mostrar más

Marianny Chiquito

Ser Periodista, es Ser un Invitad@ VIP de la Noticia.!!

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar