Especiales

Complejo Alfarero Jirajara se reinventa y produce tres nuevos productos

A cinco años de su puesta en marcha, la producción general se perfila para el cierre de este año en más de 5.500.000 piezas.


En el 2015 cuando empezaron a calentar los motores para hornear los bloques de arcilla, el Complejo Alfarero Jirajara no se imaginó que la línea de producción avanzaría hasta alcanzar a nuevas presentaciones como parte de un sistema de adaptación a la demanda del mercado.

El ingenio de sus trabajadores hicieron posible que además de los bloques de 15 y 10 centímetros se produjera zapa, piñata y trincotes para abaratar los costos del sector construcción en la entidad y en estados vecinos.

Ingeniero Arnoldo Aular
Titular de la cartera habló sobre los logros del ente adscrito a Min-Vivienda. Foto/ Gregorio González

Desde hace dos años el ingeniero Arnoldo Aular tomó las riendas de esta iniciativa productiva que comenzó como mixta y ahora está adscrita al Ministerio de Vivienda y Hábitat, la cual se ha caracterizado por impulsar la creatividad y dar paso al talento autóctono para construir, entre todos, una oferta atractiva tanto para personas naturales como para empresas privadas.

“Nos sentimos bastante motivados porque en equipo hemos visto nichos e implementado unas nuevas ideas para satisfacer las necesidades todo con el objetivo de ser una empresa autosustentable tal como no lo ha solicitado la línea ministerial emanada desde la presidencia de Nicolás Maduro”.

Bondades de arcilla

La primera línea de producción dedicada a la fabricación de bloques y techos ha hecho posible innovaciones que representan una ayuda para los constructores debido a la capacidad de ahorro en materiales que ellas ofrecen.

Nuevas piezas en Jirajara
Trabajadores crearon nuevos moldes. Foto/ Gregorio González.

El personal gerencial y técnico adecuó los moldes para ser competitivos en el mercado, por eso incorporó las losas nervadas, disponibles en presentación de 20 y 30 centímetros para techos, sus dimensiones son similares a la de los tabelones, con ella ahorran volumen de concreto.

Zapa o bovedilla de Jirajara
Ahorra volúmen de concreto. Foto/ Gregorio González.

Así mismo está la zapa, la cual fue diseñada con el espacio para ser colocado sobre las vigas de techo permite mayor rendimiento, esta viene de 15 y 20 centímetros.

Piñata de Jirajara
Pieza con mayor rendimiento para techo. Foto/ Gregorio González.

Y el trincote rústico para obra limpia que permite el ahorro de cemento para el friso con unas dimensiones de 30 y 15 centímetros.

Obra limpia
Trincotes de obra limpia para ahorrar friso. Foto/ Gregorio González.

Cabe mencionar que su idea original para la construcción de paredes con bloques se mantiene y la producción general se perfila para el cierre de este año en más de 5.500.000 piezas con el 60% de la capacidad instalada de producción.

Aular enfatizó que la organización cuenta con un 100% de operatividad, pues han logrado realizar los mantenimientos requeridos para tener las máquinas en su nivel óptimo, sin embargo, ajustaron su capacidad de respuesta según la demanda del sector.

“Nos mantenemos activos trabajando por pedidos y con un stop para atender a las personas naturales, comunidades y empresas privadas que deseen adquirir nuestro producto, no  obstante la cuota para la GMVV se mantiene constante, el 60% para el ministerio y el 40% para la comercialización propia”, explicó.

Próximos pasos

Dada la experiencia satisfactoria con las zapas o bovedillas tienen planificado iniciar durante el primer trimestre del año 2020 con la fabricación de tabelones de 60 centímetros lo que aumentaría la cartera de ofertas y representaría el cuarto producto adicional de la fábrica.

Producción Jirajara
La producción apoya a la Gran Misión Vivienda Venezuela. Foto/ Gregorio González.

“Trabajamos para atender las necesidades del pueblo y a medida que podamos adaptarnos seguiremos trabajando por consolidarnos como empresa de referencia en la producción constructora con arcilla”, dijo.

Celebración aniversario

El hecho de cumplir las primeras cinco primaveras llevó a la gerencia del complejo alfarero organizar un día de diversas actividades para celebrar la efectividad del equipo de trabajo.

Familia Jirajara
Un equipo comprometido con el desarrollo de la región. Foto/ Gregorio González.

En ese sentido tendrán en horas de la mañana una misa de agradecimiento en su sede y luego en la tarde el respectivo compartir laboral en un lugar cercano a sus instalaciones.

Además los empleados que cumplen cinco años, que son el 70% de la nómina conformado por 140 trabajadores, recibirán un paseo para Chichiriviche como parte de las políticas de esparcimiento y motivación.

Trabajadores de cinco años
Este grupo tiene los cinco años de la empresa y mantiene el mismo entusiasmo. Foto/ Gregorio González.

Aular precisó no solo esta semana sino de forma regular los trabajadores gozan de beneficios sociales como la entrega de las bolsas de comida, los kits de uniformes y útiles escolares, entre otros.

“Agradecemos las gestiones del coronel Piñera desde Órgano Superior Estadal de Vivienda, del gobernador Víctor Clark y de todos los alcaldes de los municipios Colina, Miranda, Petit y Bolívar que siempre nos tienden la mano, así mismo a Transfalcón porque nos apoya con los lubricantes para la maquinaria”, enfatizó el funcionario.

La otra cara

La base de la empresa, los trabajadores, son quienes mantienen operativa la planta a través de sus funciones diarias, pero estos empleados comprometidos desde sus inicios se han determinado a aportar al desarrollo de la organización.

Leo Camacho
Gerente de operaciones del complejo alfarero. Foto/ Gregorio González

Así lo manifestó, Leo Camacho, gerente de operaciones, quien sostuvo que ante la posibilidad de migrar decidió apostar al reimpulso de su país con nuevas acciones.

“Como fundadores nos sentimos como pez en el agua, esta es nuestra segunda casa, nos satisface el hecho de generar, producir, crear para una institución que aporta a la construcción de viviendas dignas con la GMVV y eso ha consolidado esta empatía entre todos los que aquí labramos” detalló.

También indicó que dentro del complejo alfarero sus condiciones laborales son óptimas y mantiene beneficios que los hacen sentir comprometidos como por ejemplo, el transporte, los uniformes, los implementos de seguridad laboral, entre otros.

Por su parte, Claudine Vargas, aseguró que la fraternidad entre los compañeros de trabajo marca la diferencia pues se crea un ambiente de trabajo agradable que impulsa la mancomunidad.

Claudine Vargas
Trabajadores resaltan las condiciones laborales y los beneficios sociales. Foto/ Gregorio González

“Estamos alegres y agradecidos porque nuestros conocimientos son tomados en cuenta, hay inclusión y nos mantienen con las esperanzas de salir de esta situación que nos queja, que si se puede siempre y cuando todos aportemos un granito de arena”, enfatizó.

Etiquetas
Mostrar más

Josmary Escalona

Periodista principalmente de la fuente política que también hace diarismo, entrevistas y trabajos especiales sobre temas que la población desea conocer.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar