Sucesos

Solicitado por crimen de vigilante cae abatido en La Cañada

Amílkar Hernández, quien estaba solicitado por el crimen del vigilante del sector Fudeco, murió este jueves en La Cañada en un presunto enfrentamiento con el CICPC


Uno de los autores del crimen del estudiante y vigilante Luis Enrique Gómez Aldana, murió pasadas las cinco de la mañana de este jueves en una casa del barrio La Cañada de Coro, en un presunto enfrentamiento con funcionarios del Eje de Investigaciones de Homicidios del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (CICPC).

De los tres involucrados en el crimen cometido el pasado 27 de mayo, Amílkar José Hernández López, de 31 años, era el único prófugo y con orden de captura 5C-17-2019 que el Tribunal Quinto de Control libró el 9 de octubre por homicidio calificado en la ejecución de un robo, caso relacionado con el expediente IP01-J-2019-000356 por el cual habían sido detenidos otros dos involucrados que lo sindicaron con tal.

Amílkar José vivía en la urbanización Arístides Calvanis, pero tras ser identificado como partícipe en el crimen del vigilante, siguió su vida in extremis,  procurando mantenerse fuera del alcance del CICPC, incluso de hombres que hace una semana, desde una camioneta, dispararon hacia su casa en la Arístides, adentro de la cual estaba su madre e hija de 6 años.

Cuando escuché el primer tiro, agarré a la niña y nos escondimos en otro cuarto, poniéndonos lejos de la línea de tiro.

Recordó Mirian del Carmen López sobre el atentado que dejó las paredes externas agujereadas y rotos los vidrios de las ventanas a causa del paso de proyectiles.

Marian del Carmen desconoce los exactos donde pernoctaba el segundo de sus cinco hijos, por lo que desconoce de quién es la casa rosada ubicada en la calle José María Vargas del sector La Cañada de Coro, en cuya sala  hirieron de muerte a Amílkar José Hernández López.

Éste recibió un único disparo en el tórax que el CICPC justificó al efectuárselo en un enfrentamiento en que habitantes reportaron como “una cruenta balacera”.

El hoy occiso portaba un revolver Smith and Wesson calibre 38 milímetros. Es el abatido 104 del año y noveno del mes.

El hecho durante el cual murió Amílkar tuvo lugar en esta casa rosada ubicada en el sector La Cañada de Coro. Foto: Carlos García

El crimen del vigilante

Una casa desordenada y rastros de sangre hacia un tanque subterráneo condujeron al CICPC hasta el cadáver de un  hombre, hallazgo efectuado la tarde del lunes 27 de mayo del 2019.

El muerto era el vigilante Luis Enrique Gómez Aldana, de 25 años, quien cuidaba la propiedad desde noviembre del 2018 debido a que los dueños estaban en España.

El vigilante fue maniatado, asesinado con una arma blanca y lanzado al tanque. Foto: Archivo

Un familiar fue el primero en toparse con la dantesca escena. Luego policías y finalmente los funcionarios del CICPC quienes además considerar el robo como hipótesis, tuvieron fundamentos para sospechar que Luis Enrique conocía a sus asesinos.

Las evidencias indicaban que les había dado acceso a la casa, donde a la vez funcionaba la venta de lubricantes “Dumac”, ubicada en la avenida Ramón Antonio Medina, esquina del callejón y sector Fudeco  de Coro.

Lo maniataron con un cable

Cuando Luis Enrique fue sacado del tanque, tenía las manos y pies atados con un cable.

Además de escoriaciones sufridas cuando luchaba, presentaba cerca de once heridas punzo penetrantes en la nuca, región intercostal derecha, región deltoidea, frente y mejillas, además de un surco en el cuello que insinuando que en algún momento intentaron estrangular con el mismo cable.

El crimen de Luis Enrique Gómez quien además de vigilante estaba estudiando Ingeniería de Sistema en la Universidad Nacional Experimental de la Fuerza Armada (Unefa) conmocionó a la colectividad que vio como transcurría en tiempo sin que se informara del estado del caso.

A la calladita, pero con efectividad

Efectivos del Eje de Investigaciones de Homicidios, del Departamento de Criminalística, del área físico comparativa, de planimetría, área biológica e informática estuvieron durante las siguientes semanas y meses trabajando en función de resolver el caso, y lo consiguieron.

El detonante del crimen

Un equipo de sonido fue el detonante del crimen. Luis Enrique Gómez Aldana, que lo había recibido prestado hace unos meses, se negaba a devolverlo.

“¡No lo traje! ¡Se me olvidó! ¡Te lo traigo después! ¡Luego te lo regreso!” habrían sido parte de la retahíla de excusas que le dio a Yonlevis Alejandro, de 27 años, un cauchero y dueño de un Chevette rojo, quien reside al suroeste de Coro.

Yonlevis fue detenido a principios de octubre como cerebro y también autor del crimen fraguado para recuperar un equipo de sonido. Foto: Cortesía CICPC

La celada

Yonlevis, burlado y obstinado por las excusas del vigilante, armó una celada para recuperar su aparato haciéndose acompañar hasta el inmueble con dos amigos.

Uno, un adolescente de 17 años residente de la urbanización Arístides Calvanis y Amilkar José Hernández López, de 31 años, poseedor de antecedente del 19 de febrero del 2018 por ocultamiento de arma de fuego.

Una vez en el inmueble hacia el cual se trasladaron en el Chevette rojo, placas XIE-454, se pusieron a consumir sustancias ilícitas, lo que estuvieron hasta que Yonlevis Alejandro decidió ajustar cuentas con Luis Enrique que tras ser sometido y maniatado terminó muerto y ocultado dentro del tanque subterráneo de la casa donde lo encontraron la tarde del lunes 27 de mayo.

Robaron al occiso

Homicida y cooperadores procedieron a llevarse en el Chevette los electrodomésticos y equipos de valor que había en el inmueble, parte de los cuales acaban de ser recuperados por el CICPC tras aprehender en Coro al cerebro del robo y homicidio, así como al adolescente que cooperó.

Además de recuperar el arma incriminada que resultó un chuzo, el CICPC recuperó un televisor LCD marca Hyundai modelo HD de 40 pulgadas, otro televisor  LCD marca Electrosonic, negro, de 32 pulgadas, dos tablet marca VT modelo Canaima, una computadora de mesa marca Viewsonic con sus respectivos accesorios.

Quedaba uno por detener

El crimen de Luis Enrique Gómez Aldana quedó policialmente resuelto en cuanto a móvil y la detención de dos de los partícipes, recuperación del arma incriminada y objetos robados, según actuaciones recibidas por las Fiscalía Primera y Undécima del Ministerio Público.

Quedaba pendiente la detención de Amílkar quien murió este jueves por la mañana al enfrentarse al CICPC.

Etiquetas
Mostrar más

Gerardo Morón Sánchez

Periodista falconiano, a cargo de la fuente de sucesos, policial y judicial, también información general. Becario de la FNPI e Integrante de la Red Iberoamericana de Periodistas. Diario Nuevo Día "Periodismo que Integra".

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar