ComunidadFalcón

Barrio Cruz Verde, donde acaba La Progreso y comienza la barbarie

La calle Progreso termina en el cauce de la quebrada de Chabe del sector Cruz Verde, el cual lleva tiempo sin saber lo que es progreso; por el contrario, lo que se evidencia es olvido, desidia y barbarie


Si no fuera por la muchachera corriendo y gritando mientras juegan béisbol con un palo, una pelota de media y dos guantes viejos, la depresión en los habitantes del barrio Cruz Verde y la desolación, sería peor.

Si no fuera por las caimaneras de los niños, la desolación y la depresión seria mayor en el populoso sector de Coro. Foto: Carlos García

Las caimaneras se dan al final de la calle Progreso, que es una ironía porque precisamente a partir de ahí, sobre todo del cauce de la quebrada de Chabe, el progreso no se ve por ningún lado.

Por el contrario, el monte en las riberas crece al mismo ritmo que la desesperanza. Carros que alguna vez rodaron por las calles de Coro, terminan desbaratados y formando un cementerio que a poco gana espacio dentro del vertedero de basura al que recurren los habitantes para deshacerse de la basura que dejan los trabajadores del aseo urbano que pasan como “alma que lleva el diablo” por las estropeadas calles, a veces anegadas de aguas negras.

Necesita una andadera

Zuly Chirinos, frente a cuya casa los niños juegan a ser grandeligas, siempre ve los partidos sentada en una silla de rueda prestada y que usa desde hace dos años que un accidente cerebro vascular le afectó el caminar.

Tengo que devolver la silla y no tengo cómo comprarla, ni quien me la compre. Por eso pido al alcalde Pablo Acosta que me ayude con una andadera.

Expresó.

Zuly Chirinos, quien vive sola, dice que necesita una andadera ya que la silla de ruedas es prestada y tiene que devolverla cuanto antes. Foto: Carlos García

No solo piezas de carros acaban al final de la Progreso. También cocinas que ya dieron su vida útil, cauchos, todo tipo de basura y hasta animales muertos cuya putrefacción, sumada a la causada por las aguas estancadas, hace que respirar aire puro sea algo imposible en esta parte del barrio donde el toque de queda comienza a partir de las siete de la noche.

La viejita María Chirinos afirma que en los últimos 30 años que ha vivido en el sector, es la primera vez que esta parte del barrio está peor que un pueblo: sucia, enmontada, oscura e insegura.

Resignada por otro lado, dice que al menos el agua si llega puntual, los martes y viernes; no así la comida que llega cada tres meses, si acaso.

Una boca de lobo

Con postes sin bombillos, sirviendo sólo de sostén para los cables, los amigos de lo ajeno actúan a placer, como peces en el agua.

La noche de este domingo, aprovechando la alta vegetación, unos delincuentes sometieron a una señora robándole el celular y lo que traía.

No sé qué más pensaban hacerle, pero gracias a que la comunidad salió, la dejaron quieta.

Contó una testigo.

Una limpieza general del sector y de la quebrada, así como la respectiva fumigación, forman parte de las peticiones de los habitantes que a su vez claman por alumbrado público, así como por comida y los benditos perniles que han llegado a otros sectores, menos aquí.

Sería bueno que los gobernantes se den una pasadita, que vengan a ver cuánta necesidad estamos pasando y traigan al menos, cada semana, una bolsita de comida porque no está llegando nada para los que vivimos de este lado.

Sugirió Violeta Castelo.

Problema de aguas estancadas

Ángel Medina, vocero del consejo comunal La Caridad del Cobre I y II, en honor a la virgen, afirma que el barrio Cruz Verde atraviesa por un serio problema de agua estancadas que han denunciado más de 20 veces sin que las autoridades llamadas a solucionarlo, hagan algo al respecto.

La calle Alí Primera, donde está la casa comunal, muestra el colapso de las aguas negras que mantienen parte de las calles anegadas. Foto: Carlos García

El llamado es nuevamente al gobernador Víctor Clark, también al alcalde Pablo Acosta que es de un barrio cercano, y al doctor Henry Hernández, para que haga un censo y seguimiento a los casos de niños, adolescentes y niños enfermos por infecciones respiratorias y enfermedades de la piel, y para que coordine con el ministerio del Ambiente una jornada de saneamiento.

Expresó.

Etiquetas
Mostrar más

Gerardo Morón Sánchez

Periodista falconiano, a cargo de la fuente de sucesos, policial y judicial, también información general. Becario de la FNPI e Integrante de la Red Iberoamericana de Periodistas. Diario Nuevo Día "Periodismo que Integra".

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar