Internacionales

Más de dos millones de chilenos votaron para cambiar constitución

El texto constitucional que redacte la convención tendrá que ser visado por medio de un plebiscito ratificatorio, o votación de salida, que se llevará a cabo con voto obligatorio.


Más de dos millones de personas participaron en la histórica consulta ciudadana en la que el 80 por ciento de los sufragantes se inclinó a favor de cambiar la Constitución, según los resultados preliminares oficiales, tras varios días de votaciones que concluyeron de manera sistemática este domingo.

La votación no vinculante fue organizada por la Asociación Chilena de Municipalidades (AChM) y reunió a 225 comunas de todo el país sudamericano, cuyo fin fue recopilar opiniones sobre el proceso constituyente que inició el país luego del estallido social.

El presidente de la AChM, Germán Codina, aseguró a los periodistas este domingo que participaron 2.114.075 personas, de las cuales más de un 80 por ciento se inclinó por redactar una nueva Carta Magna para el país sudamericano, según los datos preliminares entregados.

«Es un tremendo respaldo a una vía democrática para que las autoridades asuman de una vez por todas cuáles son las grandes demandas que tiene nuestro país», agregó Codina.

La asociación detalló antes de arrancar la consulta ciudadana, que se realizó de forma presencial y digital, el objetivo fue poder preguntar directamente a la gente cuáles son los temas de interés público que hoy día están en la agenda y con eso tener un resultado.

Algunas comunas, como La Reina, en la región Metropolitana, iniciaron el proceso de manera electrónica el 9 de diciembre pasado, aunque la mayor cantidad de los sufragios se convocaron para este fin de semana de manera paralela.

Sin embargo, por razones logísticas, otros ayuntamientos aplazaron la votación y la realizarán las próximas semanas. La comuna de Osorno, en el sur chileno, concretará el proceso el 12 de enero próximo.

Aunque aún no detallan los resultados, AChM informó que más de la mitad de los votantes prefirieron una convención constituyente, (asamblea constituyente) para redactar una nueva carta política para el país.

También resaltaron la inclinación por el voto obligatorio en elecciones populares, que acaparó, preliminarmente, el 80 por ciento de los sufragantes.

En la consulta ciudadana participaron ciudadanos mayores de 14 años de edad y fueron organizados por las comunas, la unidad administrativa más pequeña y local de Chile, con la asistencia técnica de la Universidad de Santiago de Chile.

Las principales fuerzas políticas de Chile acordaron el 15 de noviembre pasado un acuerdo, catalogado como histórico, para redactar una nueva Constitución que será aprobada en dos plebiscitos populares, uno de entrada y otro de salida.

El pacto consideró un plebiscito de entrada con dos preguntas; asimismo, por primera vez en la historia del país la Carta Magna será discutida por la ciudadanía.

La primera de las preguntas es si el votante se debe pronunciar sobre si apoya o no un cambio constitucional.

La segunda propone dos mecanismos para la elaboración de la Carta Magna: una convención constituyente compuesta en un 100 por ciento por ciudadanos elegidos para esa labor, similar a la asamblea constituyente, o una convención mixta con porcentaje igualitario de participación de parlamentarios y de miembros electos para ese fin.

La elección de los constituyentes se efectuará en octubre del año próximo, junto con los comicios de gobernadores regionales y alcaldes.

El texto constitucional que redacte la convención tendrá que ser visado por medio de un plebiscito ratificatorio, o votación de salida, que se llevará a cabo con voto obligatorio.

La actual Constitución chilena, que se promulgó en 1980 durante la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990), pese a que ha tenido decenas de reformas, siendo la más importante la de 2005, se considera ilegítima por su origen y porque no satisface las demandas de la población.

Antes del acuerdo para iniciar un proceso constituyente, la AChM ya había concordado celebrar una votación no vinculante para preguntar sobre la necesidad de cambiar la Carta Magna, que se concretó este fin de semana.

El 18 de octubre pasado se inició en Chile la crisis social más grave desde el retorno a la democracia, en 1990, en contra de la desigualdad y el encarecimiento del costo de la vida.

Protestas en todo el territorio por mejoras a los salarios y las pensiones, por el alto precio de los servicios básicos y por la calidad de la salud y la educación se originaron luego de que el gobierno elevó la tarifa del transporte público.

 Según datos del Poder Judicial, más de 20 personas han muerto luego del arranque del estallido social.

Etiquetas
Mostrar más

Josmary Escalona

Periodista principalmente de la fuente política que también hace diarismo, entrevistas y trabajos especiales sobre temas que la población desea conocer.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar