Internacionales

Senado argentino sanciona ley de emergencia económica

La «Ley de solidaridad social y reactivación productiva en el marco de la emergencia pública», fue aprobada en la Cámara alta con 41 votos afirmativos, 23 negativos y una abstención.


El Senado argentino sancionó la madrugada del sábado una amplia ley de emergencia económica, iniciativa que otorga al presidente Alberto Fernández facultades para renegociar la deuda pública, actualizar por decreto las jubilaciones, aumentar impuestos y congelar las tarifas de los servicios públicos.

Con la norma, la primera que envió al Congreso Fernández tras asumir el cargo el 10 de diciembre pasado, el gobierno sostuvo que busca enfrentar la situación social y económica que atraviesa el país.

La iniciativa, denominada formalmente «Ley de solidaridad social y reactivación productiva en el marco de la emergencia pública», fue aprobada en la Cámara alta con 41 votos afirmativos, 23 negativos y una abstención.

El debate se extendió por casi nueve horas y concluyó minutos antes de las 04:00 de la madrugada local (07:00 GMT).

El texto declara la emergencia pública hasta el 31 de diciembre de 2020 y habilita al Poder Ejecutivo a aplicar medidas ante la «crisis económica y social» y «sentar las bases para promover el desarrollo productivo».

La emergencia abarca las áreas económica, financiera, fiscal, administrativa, del sistema de jubilaciones, de tarifas de servicios públicos, en materia energética, sanitaria y social.

La norma suspende por seis meses la hasta hoy vigente fórmula por la que se calculaban los aumentos de las jubilaciones, crea un impuesto de 30 por ciento a la compra de divisas extranjeras y a las compras realizadas en el exterior con tarjetas de débito o crédito, y aumenta el impuesto a los bienes personales.

También establece plazos de gracia para que pequeñas y medianas empresas paguen sus deudas con el Fisco, congela las tarifas de los servicios públicos y eleva los impuestos a las exportaciones de granos y oleaginosas.

Mientras la norma se debatía, el presidente Fernández dijo a través de Twitter: «Para poder salir de la emergencia económica y social en la que estamos, vamos a trabajar para construir una sociedad que iguale las oportunidades de todas y todos. Debemos esforzarnos para ayudar a poner de pie a esta Argentina que tanto amamos».

 En materia de deuda externa, faculta al Poder Ejecutivo a realizar las gestiones que considere necesarias para garantizar la «sostenibilidad» de la deuda pública.

El senador oficialista Carlos Caserio, del Frente de Todos, afirmó en el debate que el país tiene una deuda externa de 276 mil millones de dólares, «una herencia agobiante y difícil de resolver, a devolver en un tiempo angustiante».

La sesión extraordinaria del Senado supuso el debut de la expresidenta Cristina Fernández (2007-2015), actual vicepresidenta del país, como titular de la Cámara alta.

De manera previa a la labor del Senado, la Cámara de Diputados había dado media sanción a la norma, tras un debate de 20 horas que comenzó el jueves y se extendió hasta la mañana del viernes.

Caserio agregó durante el debate que la ley permitirá «poner a la Argentina en movimiento y que no siga parada» porque «la situación es realmente grave».

El legislador aseguró que «la pobreza llegó al 40,8 por ciento, esto es prácticamente 17 millones de personas, una circunstancia que en un país como el nuestro no debería ser así».

Por su parte, el senador Luis Naidenoff, titular de la bancada opositora de Juntos por el Cambio, partido del expresidente Mauricio Macri (2015-2019), dijo que declarar la emergencia era «innecesario».

«Tienen un país gobernado y gobernable, no tienen necesidad de esta delegación de facultades», sostuvo, y aseguró que «la ley esconde un ajuste enorme, con mayor carga tributaria que pagan los sectores medios y los sectores productivos».

Su colega de bancada, Esteban Bullrich, lamentó que la norma «hace de este Congreso una herramienta inútil para la construcción de consensos. Esta ley atenta contra la República y la división de poderes».

La economía de Argentina, la tercera de América Latina, cerrará este año con una contracción de 3,1 por ciento, según el Fondo Monetario Internacional (FMI).

El país registra además alta inflación, que acumuló un 48,3 por ciento entre enero y noviembre, una tasa de desempleo de 9,7 por ciento y un índice de pobreza que afecta al 35,4 por ciento de la población.

Mostrar más

Josmary Escalona

Periodista principalmente de la fuente política que también hace diarismo, entrevistas y trabajos especiales sobre temas que la población desea conocer.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar