Espectáculos

Marjorie necesitó ayuda psicológica para lidiar con problemas con Julián Gil

Marjorie de Sousa y Julián Gil se separaron a pocas semanas de haber nacido Matías, y desde ese momento se enfrascaron en una guerra judicial.


La actriz venezolana Marjorie de Sousa admitió en una entrevista reciente que tuvo que buscar ayuda profesional para enfrentar su problemática separación del actor Julián Gil.

“Tuve que ir a un psicólogo con el bebé porque obviamente me daba mucho temor el tema de que Mati es muy inteligente y, desde bebé, empezó a resentir muchas cosas”.

Explicó la actriz en entrevista con la periodista mexicana Mara Patricia Castañeda, según reseña el portal Lasestrellas.tv.

“Hablé con la psicóloga y me dijo: ‘Pues hay que hablar con la verdad, sin lastimar, porque es la verdad que a él (Matías) le toca vivir”, explicó la también exreina de belleza.

De acuerdo a De Sousa, tras sus visitas a esta psicóloga asumió que aunque Matías no entendiera aún lo que sucedía, por salud de ambos y previendo el futuro, tenía que decirle siempre la verdad, «siempre con el debido respeto hacia Julián Gil».

La artista de 39 años dijo que para ella sigue siendo vital que Matías no pierda la inocencia de la infancia, a pesar de que la situación con Gil está bastante lejos de ser cordial.

“Día tras día es un reto. Pero creo que mi hijo es un niño tan sensible, es tan puro. Creo que el miedo de cualquier mamá es que esa pureza, esa sensibilidad, esa inocencia se convierta (en algo malo), eso me da terror”, sentenció.

Como se recordará, Marjorie de Sousa y Julián Gil se separaron a pocas semanas de haber nacido Matías, y desde ese momento se enfrascaron en una guerra judicial y mediática por la custodia del pequeño, así como por el pago de la pensión alimentaria.

Etiquetas
Mostrar más

Josmary Escalona

Periodista principalmente de la fuente política que también hace diarismo, entrevistas y trabajos especiales sobre temas que la población desea conocer.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar