ComunidadFalcón

En Tobajía de Paraguaná sobreviven desde hace tres años sin electricidad

Los habitantes no pierden las esperanzas que los incluyan en el plan “Ruta del Transformador


Inconformes con la situación generada por la quema de un trasformador que los dejó sin servicio eléctrico, están los habitantes de la comunidad rural de Tobajía, en la parroquia Jadacaquiva del municipio Falcón.

Desde hace tres años, los habitantes y voceros del consejo comunal, han insistido y solicitado la reposición del transformador quemado; pero hasta ahora las gestiones ha sido infructuosas.

Agobiadas por la situación, las voceras del concejo comunal; Luisa Colina, Dilia Hurtado y Osiris Reyes, solicitaron públicamente apoyo a la alcaldesa de Falcón, al gobernador Víctor Clark y a la empresa Corpoelec, que les solucionen con urgencia el problema.

La madre de familia y líder comunitaria Luisa Colina expresó que sienten como si han retrocedió en el tiempo, ya que sus habitantes sobreviven sin electricidad, sin agua, sin transporte, y sin telecomunicaciones.

ESPERANZADOS: Habitantes no pierden las esperanzas que los incluyan en el plan “Ruta del Transformador.

Por su parte Dilia Hurtado refirió que se han hablado personalmente con la alcaldesa Vileyvys García, el ingeniero Hildemaro Leal, de Corpoelec Paraguaná y hasta con el mismo gobernador Víctor Clark Boscán, pero todos coincidieron en la promesa no cumplida aun.

En 2019, abordaron nuevamente al gobernador, quien las refirió con su asistente personal. También el pasado año la mandataria municipal de Falcón, les informó que contaba con el transformador, pero debió reasignarlo a Pueblo Nuevo, por averías en la capital del municipio.

Los 200 habitantes y las 13 familias afectadas por el apagón de 3 años, esperan que el ejecutivo regional los incluya en el programa “La Ruta del Transformador”.

La vocera Osiris Reyes, expresó preocupación porque hay niños que na nacido y crecido en la comunidad, y aun no conocen la luz eléctrica.

Se alumbran con improvisadas lámparas que llaman mechurrios, fabricadas con envases de vidrio, tapa, mecha y gasoil como combustible. Por la penumbra que reina en las noches, los delincuentes han cargado sus chivos y ovejos.

Desde hace más de 5 años no les llega agua, ni por tuberías ni con camiones cisterna, dependen de dos pozos profundos de agua salobre, pero no tienen ni molino ni electricidad para que opere una bomba; el agua la extraen a pulso.

Por la falta de transporte, los habitantes caminan 13 kilómetros, desde la entrada de la carrera San Pedro Jadacaquiva.

A nombre de todos los afectados, reiteran el clamor a Corpoelec, así como a los gobiernos y municipal, para que les tomen en cuenta y es solventen la situación que afrontan.

Etiquetas
Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar