Sucesos

Una chispa, un galpón sin extintor, bomberos sin camión, y la tragedia

La profesora Nidia Zárraga, de 53 años, murió asfixiada en el baño de la residencia, atrapada por un voraz incendio que se inició en un galpón sin extintores y que encontró a Bomberos de Coro una vez más sin camión apagafuegos, por lo que fueron auxiliados por bomberos aeronáuticos.


¡Hija, hija, ayúdame! ¡Me estoy muriendo! ¡Díganle a los bomberos, apúrense!, decía aterrada Nidia Coromoto, por celular.

La llamada la efectuó desde el baño de la planta baja de las residencias Barbera ubicadas en el sector 5 de Julio de Coro, donde vivía y quedó atrapada por la humareda proveniente del incendio que se originó en el taller de latonería, feria de hortalizas y carpintería que compartían un mismo galpón en el que según el coronel Paulo Zavala, no contaban con algún extintor de incendio, faltando por tanto a los protocolos de rigor.

Nidia Coromoto Zárraga Jiménez tenía 53 años de edad y 19 como docente especialista; además era artista plástico, compositora y emprendedora. Foto: Cortesía

El pánico desató la estampida. Una carrera por sobrevivir, de escapar como fuera y por donde fuera, lo que se tornó cuesta arriba puesto que la salida principal se volvió un horno de fuego avivado por los productos inflamables usados para los trabajos de latonería y pintura, el plástico y la misma madera. La deflagración de sendas bombonas de gas aumentaron la magnitud del incendio que antes los chorros de agua, recobraba intensidad y las flamas a través de las ventanas parecían luchar para no extinguirse.

Alex Miquilena, su pareja y unos sobrinitos fueron de los últimos en pasar por la salida principal cuando se podía. Para entonces se habían percatado que el hedor a quemado no era por las arepas de algún vecinos, sino el incendio que luego de tornarse voraz, hizo necesario abrir un boquete en la pared para que otros pudieran salir de las habitaciones donde se estaban asando y asfixiando.

Las seis habitaciones de la parte alta de la residencia estaba ocupadas, afirman testigos. Dos de los atrapados tomaron una mandarria y viga doble T, logrando abrir un boquete cerca de las escaleras, logrando una salida hacia el techo de la planta baja, ayudando así a salir a todos los inquilinos, y socorriendo particularmente a cuatro que estaban sofocados. Los dueños de la residencia estaban del otro lado del techo y se sumaron al rescate, según relataron los protagonistas del rescate.

La calle Mapararí, frente a la cual está el galpón, así como la residencia, quedó abarrotada de gente. Vecinos y rescatados se confundían entre unos y otros, pero cuatro adolescentes y niños, entre ellos Wilfredo Perozo, Ángel Aguilar y Luis Roberto, así como Joseanny Carolina Sánchez Reyes, de 37 años, debieron ser trasladados de urgencia al Hospital de los Seguros Sociales “Doctor Rafael Gallardo”, por cuanto tuvieron dificultad para respirar, según precisó el coronel Paulo Zavala.

El coronel Paulo Zavala indicó que 16 funcionarios del Cuerpo de Bomberos se activaron con los procedimientos de rigor tras el reporte del incendio. Foto: Carlos García

Incendio a las ocho de la noche

Los Bomberos habían llegado a las 8:19 de la noche al sitio del incendio: 10 en una ambulancia y seis en tres motos. A falta de camión contra incendios de bomberos, intervino una vez más el camión Scania del Destacamento 5 de Bomberos Aeronáuticos, con tres funcionarios.

Gran cantidad de personas se agolparon frente al galpón durante las labores de extinción del incendio. Foto: cortesía

Protección Civil Regional envió 4 paramédicos, Polimiranda apoyó con cuatro funcionarios, la Guardia Nacional Bolivariana con seis castrenses en tres motos, Polifalcón con 10 funcionarios de la Dirección de Control de reuniones Públicas y Manifestaciones.

Bomberos Aeronáuticos volvieron a disponer de la unidad Scania para extinguir el incendio del galpón y la residencia. Foto: cortesía

El comandante de los Bomberos de Coro Paulo Zavala informó que utilizaron 50 mil litros de agua para sofocar el incendio: tres cisternas de la alcaldía, un cisterna privado y uno del Batallón Atanasio Girardot. El incendio se desató pasadas las ocho de la noche y para las once, ya estaba extinguido.

Nidia murió asfixiada

Extinguidas las llamas en la planta baja, se supo que el incendio había sido trágico. Asfixiada por el humo, había muerto Nidia Coromoto Zárraga Jiménez, de 53 años, quien estuvo implorando ayuda: ¡Hija, hija, ayúdame! ¡Me estoy muriendo! ¡Díganle a los bomberos, apúrense!

El incendio arrasó con todo el inventario del taller de latonería y feria de hortalizas, parte de la carpintería, y con los bienes y habitaciones de la residencia, el techos chamuscado y parte de las paredes con boquetes.

El coronel Paulo Zavala dijo respecto al galpón con los tres negocios, los carecían de extintores de incendio y dispositivos de seguridad contra incendios, en tanto tampoco ruta de evacuación en el caso también de la residencia. Informó que el departamento de Prevención e Investigación trataba en función de determinar con exactitud en qué punto y cómo se originó el incendio, experticias que iniciaron la noche misma del martes y continuaron este miércoles.

Pérdida total registraron estos negocios, durante el incendio de la noche del 4 de febrero del 2020. Foto: Carlos García

Negocio si extintor y bomberos sin camión

En el sector 5 de Julio como en la misma colectividad consideran que así bien es grave que en el galpón no contara con extintores,  igual lo es que Bomberos de Coro tampoco cuenten con un camión contra incendio, y que Bomberos Aeronáuticos sean quienes tengan que estar asumiendo esta responsabilidad.

Conmoción en colegio César Arteaga

El incendio terminó con daños materiales millonarios, con cinco sofocados y una fallecida, la maestra de artes plásticas Nidia Coromoto Zárraga, cuya ausencia no solo lloran sus familiares, sino la directiva, compañeros y alumnos del colegio César Arteaga Castro donde trabajó 19 años. 

El subdirector Jesús Capielo y la profesora Esther Piñero dijeron que Nidia era mujer muy alegre, dinámica y toda una artista plástico. Foto: Carlos García

“Estamos consternados, impresionados; no hay palabras para describir esta tristeza, esta tragedia”, expresó el subdirector Jesús Capielo, quien pensó en suspender las clases este miércoles, pero la continuó, encomendando a las maestras que le hablaran a los alumnos sobre la vida de la docente especialista en artes plásticas, autora de la mayoría de murales pintados en las paredes del colegio, de centenares de trabajos de manualidades, de muchas canciones pues era compositora y amante de la música de Alí Primera, también organizadora de eventos autóctonos como la Feria de la Arepa, y acuciosa investigadora. Estaba por recibir en Mérida el título correspondiente a una maestría.

“Extrañaremos esa sonrisa que siempre la caracterizaba. Sin duda una gran pérdida para la educación y para el estado. Siempre se desveló por los niños, por instruirlos, por educarlos, y siempre sacaba tiempo de su reposo para venir a visitarnos o orientarnos”, expresó Capielo, quien junto a la docente Esther Piñero, coordinadora del Programa de Alimentación (PAE) hicieron un responso este miércoles por el eterno descanso de Nidia y anunciaron que este jueves no habrá clases.  

Etiquetas
Mostrar más

Gerardo Morón Sánchez

Periodista falconiano, a cargo de la fuente de sucesos, policial y judicial, también información general. Becario de la FNPI e Integrante de la Red Iberoamericana de Periodistas. Diario Nuevo Día "Periodismo que Integra".

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar