Emprendimiento

Adrián Quero fusionó la música con su pasión a las bebidas

Adrián toca la viola, es director del conservatorio de Música del estado Falcón y desde hace siete años descubrió la pasión por las bebidas


Adrián Arturo Quero Ávila tiene 28 años de edad, es un joven que ha crecido en medio de la música clásica, pues toda la vida ha formado parte de la Orquesta Sinfónica de Paraguaná y actualmente es director del Conservatorio de Música del estado Falcón, pero desde hace siete años descubrió la pasión por crear cocteles, ser bartender y barista.

Todo inició cuando sus amigos comenzaron a casarse, buscando ayudar para hacer algo diferente.

Busqué recetas, preparaba algunos tragos sencillos, pero eso me gustó al punto que me puse a estudiar.

Dijo entre risas.

FOTO: Yohan Gomez

Quiso comenzar a formarse como Bartender, acreditación que logró a través de una academia, pero está seguro que luego de tanto trabajo es que ha aprendido la esencia de este trabajo, que aunque muchas personas lo ven como algo fácil, requiere disciplina, entrega y sobre todo buena memoria para poder recordar las mezclas exactas de cada trago.

Adrián es un joven centrado, que ha querido incursionar en el mundo de las bebidas para tener un oficio además de la música, demostrarse así mismo lo que es capaz de hacer y en un tiempo emprender su propio negocio.

FOTO: Yohan Gomez

Ya ha trabajado en importantes restaurantes de Punto Fijo y ha llevado barras a diferentes eventos.

Asegura que el amor por la música le da inspiración para crear nuevos tragos, cosas que puede hacer al momento o cuando está en su tiempo libre.

Esto es un oficio y una profesión que requiere de mucha disciplina y horas de trabajo, hay que memorizar muchas cosas. El bartender no solo hace cocteles, sino que se dedica exclusivamente al bar, pasa coleto, limpia trecientas copas al día, pule copas, está pendiente de que el frízer tenga las cosas frías, entre otras.

Expresó.

Se ha iniciado en Barismo, actualmente está en un reconocido hotel preparando cafés y haciendo infusiones.

Me fui enamorando del asunto, después que hice el curso comencé a trabajar y ha sido una experiencia maravillosa, me ha tocado trabajar y aprender todo lo que está detrás de esta barra. Esto ha sido una experiencia que me cambió la vida, me cambió de adentro hacia afuera.

FOTO: Yohan Gomez

Hay que buscar un equilibrio

Para Adrián todo tiene su receta y todo tiene su norma.

No es solamente agarrar los licores y mezclar, hay que saber qué hacer. En una de las degustaciones que he hecho con etiqueta negra, leí un material sobre Johnnie Walker que le costó cien años conquistar el mundo, pero fue el primero en llegar a 120 países donde no había Instagram, donde lo único hacía era llevar su licor a los puertos y así su licor recorrió el mundo, por ello hay que buscar un equilibrio en lo que se quiere probar y presentar.

En Paraguaná hay preferencia por la piña colada y muy dulce, además de ser un coctel refrescante para pasar el calor.

Adrián no tiene planeado irse de Venezuela, para ello, cree que es necesario prepararse y prepararse muy bien.

Por ahora está en un momento de preparación, aunque no cierra la puerta de poder emprender su propio negocio.

Etiquetas
Mostrar más

Irene Revilla

Amo el chocolate

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar