FalcónGenerales

Monseñor Medina: “Los cristianos tenemos que ser la sal y la luz del mundo”

El mismo Evangelio nos da ya una señal; es hacer buenas obras, porque así todos darán gloria al Padre que está en el cielo.


Durante la homilía de este domingo, monseñor Robert Medina, párroco de la basílica Catedral de Coro, enfatizó que es hermoso ver como la Escritura se ayuda así misma a interpretarse. Recordó que todos conocemos las parábolas de Jesús, sobre la sal y la luz; la misma, es un llamado a todos sus seguidores a vivir en medio del mundo como los que dan vida y luz, como los que hacen descubrir el verdadero y auténtico saber, y sentido de esta vida.

“En estos tiempos hay muchas personas que vive sin vivir, sin disfrutar, sin gozar de la vida, que viven en la oscuridad, que no descubren el camino hacia la salvación, la vida y la felicidad que es lo que Jesús nos ofrece. Los cristianos tenemos que ser la sal y la luz del mundo. ¿Qué significa esto en la práctica?: el mismo Evangelio nos da ya una señal; es hacer buenas obras, porque así todos darán gloria al Padre que está en el cielo”, acentuó monseñor Medina. 

De igual forma, señaló que muchos se preguntan ¿cuáles son las buenas obras a que se refiere Jesús?, reiterando que, cada palabra es un tesoro que, puede ser aplicado perfectamente a nuestra situación actual y a todos los niveles, tanto a las relaciones personales dentro de la familia o con los amigos, como a las relaciones en el trabajo, en nuestra ciudad o entre las naciones.

Reflexión: “Pidamos los unos por los otros al Señor, para que sepamos ser siempre sal; y sepamos ser luz cuando sea necesario serlo”, instó monseñor Medina. Foto/Carlos García.

“Parte tu pan con el hambriento, hospeda a los pobres sin techo, viste al que va desnudo. Son mensajes claros, sencillos. No es necesaria ninguna interpretación. También nos dice que hay que desterrar la opresión, el gesto amenazador y la maledicencia”, sentenció el prelado de Dios.

El sacerdote exhortó que hay que reconocer al otro, no importa lo lejano que viva o que no pertenezca a nuestra religión, nación, cultura o raza.

“Pidamos los unos por los otros al Señor, para que sepamos ser siempre sal; y sepamos ser luz cuando sea necesario serlo. Que nuestro obrar de cada día sea de tal manera que viendo nuestras buenas obras la gente glorifique al Padre del cielo”, insistió el párroco de la basílica Catedral de Coro.

Etiquetas
Mostrar más

Marianny Chiquito

Ser Periodista, es Ser un Invitad@ VIP de la Noticia.!!

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar