Deportes

#LoÚltimo| Cinco venezolanos dependen del spring training

La pretemporada de las Grandes Ligas inicia el próximo 22 de febrero.


La cuenta regresiva para el comienzo de una nueva de temporada de Grandes Ligas es cada vez más corta y de ella se desprenden muchos sentimientos encontrados.

Aunque hay peloteros que quisieran saltarse la pretemporada, que inicia el próximo 22 de febrero, hay muchos otros que dependen únicamente de ese mes para garantizar su presencia en la contienda.

Casi una decena de venezolanos están en ese grupo para el cual el spring training es todo o nada. Estos son los casos más emblemáticos:

Félix Hernández

Luego de 14 años con los Marineros de Seattle, las lesiones obligaron al lanzador venezolano a buscar nuevos horizontes. El equipo lo dejó en libertad luego de que viviese sus dos peores temporadas en Grandes Ligas y le organizó el pasado 26 de septiembre una despedida que parecía su adiós definitivo del béisbol.

Sin embargo, el otrora ganador del Premio Cy Young de la Liga Americana (2010) tenía otros planes y prefirió firmar un contrato de ligas menores, antes que abandonar para siempre el deporte que lo mantuvo en la élite por más de una década.

A mediados de enero aceptó ir al entrenamiento primaveral de los Bravos de Atlanta para intentar ganarse un cupo en la rotación que encabezan Mike Fried y la joven promesa Mike Soroka. Si hace el equipo recibiría un millón de dólares.

De por vida en Las Mayores, Hernández tiene récord de 169-136 con una efectividad de 3.42 y 2.524 ponches en 419 apariciones.

Jhoulys Chacín

Si hay una persona que entiende cuan valioso es el spring training, cuando no se tiene nada asegurado, ese es Jhoulys Chacín, que en 2015 firmó tres acuerdos de ligas menores antes de poder arrancar la temporada con los Cascabeles de Arizona.

Desde entonces, ha defendido cinco camisetas en su afán de mantenerse activo. Y ahora mismo está nuevamente a la deriva a pesar de que en 2018 se convirtió en el as de la rotación de Milwaukee y en la campaña anterior lanzó en el Opening Day, convirtiéndose en el primer lanzador latino con un cuadrangular en la jornada inaugural.

Los Mellizos de Minnesota podrían darle una nueva oportunidad, pero todo dependerá de su capacidad de reencontrarse con el dominio y dejar atrás la abultada efectividad de 6.01 que lo dejó fuera de acción el año pasado.

En 11 temporadas en La Gran Carpa, Jhoulys tiene récord 77-87 con 1.064 ponches y una efectividad de 4.07 en 1.319 innings completos.

Yolmer Sánchez

Ganar el guante de oro al mejor segunda base de la Liga Americana no fue suficiente para que el maracayero preservara su cupo en los Medias Blancas de Chicago. Su promedio ofensivo de apenas .252 fue un factor determinante en la decisión.

El infielder estaba llamado a ganar 6.2 millones de dólares si llegaba al arbitraje salarial, así que el club prefirió prescindir de sus servicios y poner fin al vinculo que mantenían desde 2014.

En busca de una nueva oportunidad, pactó un contrato de ligas menores con los Gigantes de San Francisco, confiando en que en la bahía podría ganarse la estelaridad que tanto busca. Pero para hacer el equipo grande deberá medirse ante el también criollos Wilmer Flores, que recientemente firmó un acuerdo multianual con el club. 

Durante sus seis años con Chicago dejó promedio de .244 con 543 indiscutibles, 31 jonrones, y 214 carreras impulsadas en 646 juegos.

Pablo Sandoval

En su afán de reencontrarse con el poder y la productividad que lo caracterizó en sus primeros cinco años en Grandes Ligas, Pablo Sandoval insiste en permanecer en la bahía donde consiguió hasta tres anillos de campeón.

Su breve pasantía por los Medias Rojas de Boston marcó un antes y un después en su carrera. El criollo, que en su primera temporada en el Big Show completa bateó .315, nunca pudo destacar con los patirrojos y eso lo llevó a perder la titularidad.

El valenciano regresó a los Gigantes en medio de la campaña 2017, pero no consiguió el sitial de honor que ocupó hasta 2014. Ha tenido que ganarse un puesto y la campaña pasada, cuando todo parecía mejorar, debió ser sometido a una Tommy John. Jugaba su primera temporada de 100 o más juegos por primera vez desde 2015 y se vio obligado a parar.

Este año regresa a los entrenamientos de los Gigantes en busca de un nuevo chance. Podría asegurar un contrato de dos millones de dólares si se mete en roster de 40.

En sus 12 años como grandeliga el criollo tiene promedio de .280 con 148 jonrones y 622 carreras impulsadas.

Carlos González

A pesar de ser dueño de tres guantes de oro, dos bates de plata y un titulo de bateo en la Liga Nacional, el popular “CarGo” tiene ya varias temporadas buscando una estabilidad que le ha sido esquiva. El marabino, de 34 años, fue un portentoso hiteador que había coqueteado con batear .300 o más desde que debutó en 2008 hasta que pasó por el quirófano en 2014.

Se rompió el tendón de la rotula de su rodilla izquierda y se volvió un jugador frágil. Entre 2015 y 2016 cosechó buenas actuaciones gracias a la fuerza que tomaba en la segunda mitad de campaña, pero nunca fue el mismo. Los Rockies de Colorado lo dejaron libre en 2018 luego de 10 campañas y el 2019 fue para el olvido.

No firmó durante la temporada muerta y por ende se perdió los primeros meses de campaña. Cuando finalmente consiguió un pacto no logró mantenerse. Apenas jugó 45 juegos entre los Indios de Cleveland y los Cachorros de Chicago.

En este 2020 ya tiene un acuerdo con los Marineros de Seattle que le garantizaría un salario de 750 mil dólares si hace el equipo para el día inaugural. Jake Fraley y Braden Bishop serían los patrulleros a vencer para sellar su segunda oportunidad.

De por vida en el Big Show, CarGo suma 1432 inatrapables, incluidos 234 jonrones, y 1240 remolques en 1377 encuentros.

Etiquetas
Mostrar más

Josmary Escalona

Periodista principalmente de la fuente política que también hace diarismo, entrevistas y trabajos especiales sobre temas que la población desea conocer.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar