Deportes

Conozca al pelotero que se quedó sin trabajo

El cubano Yasiel Puig estaba considerado como una superestrella cuando hizo su estreno en las Grandes Ligas, por sus extraordinarias cualidades y condiciones físicas


Cuando Yasiel Puig debutó en las Grandes Ligas en el 2013, parecía que estábamos en presencia de un hombre llamado a convertirse en una superestrella, de esas que cuando llegara a la agencia libre, muchos equipos romperían la alcancía por tal de hacerse de sus servicios.

Sin embargo, llegó ese momento y cuando los campos de entrenamientos cobran vida y los equipos inician su preparación con esperanzas renovadas de cara a la próxima temporada, uno de los peloteros más polémicos, controversiales y divertidos de los últimos años no está en ninguno de ellos. Al menos por ahora.

De los 20 principales agentes libres que había cuando se abrió el mercado, 19 ya tienen trabajo.

El único que sigue desempleado es Yasiel.

Lo que parecía ser nunca fue. Puig, a quien alguna vez le proyectaron ser un pelotero de 40-40, no pasó de ser un jugador apenas por encima de la media, que no cubrió nunca sus elevadas expectativas.

Jamás llegó a los 30 cuadrangulares ni robó 20 bases. Una sola vez superó las 80 carreras remolcadas y solamente en tres años jugó más de 140 partidos.

Su average de por vida ha sido de .277, con un OBP de .348 y un slugging de .475.

Defensivamente es mucho mejor, sobre todo con uno de los brazos más poderosos de todo el béisbol, capaz de hacer disparos a las bases que paralizan el estadio, pero eso no lo es todo.

Salvo aquella primera campaña, en la que fue segundo en la votación del Novato del Año de la Liga Nacional, que ganó su compatriota José Fernández, la mayoría de las veces en que estuvo en los titulares de prensa fue por sus actitudes extravagantes, que le valieron el apodo de «El Caballo Loco».

En ocasiones fue considerado un activo tóxico dentro del clubhouse de Los Angeles Dodgers, al punto que algunas verdaderas estrellas del equipo pidieron a la gerencia deshacerse de él.

Todavía resulta épica la imagen de él solo, con el uniforme de los Cincinnati Reds, peleando contra todos los peloteros de los Pittsburgh Pirates, minutos después de haber sido canjeado a mitad de la temporada pasada a los Cleveland Indians.

Hasta que llegó el momento en el que su nombre figuraba en la lista de los principales agentes libres.

Etiquetas
Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar