Tendencias

¿Qué es ser un padre o madre helicóptero?

Los expertos vuelven a hacer hincapié en la necesidad de que los niños sean autónomos.

Para los autores, un padre helicóptero es aquel que está controlando continuamente a su hijo, le dice cómo y a qué debe jugar, cómo recoger, cómo actuar, entre otros mandatos.

“Ante este comportamiento, y según nuestros resultados, los niños reaccionan de distinta manera. Algunos se vuelven desafiantes hacia sus progenitores, otros simplemente apáticos o se muestran muy frustrados”, explican.

Padres sobreprotectores, niños que no saben manejar sus emociones. Esta es la premisa. Y tiene sus consecuencias. Suelen ser niños que no controlan sus cambios de humor, sus emociones, sus sentimientos y son más débiles a la hora de enfrentar los retos de cada etapa de crecimiento.

Para estos investigadores los padres deben:

  • Ser sensibles a las necesidades de sus hijos, reconociendo cuáles son sus capacidades a la hora de lidiar con distintas situaciones.
  • Deben guiar al pequeño, sin interferir o solucionar el problema, para que este consiga el objetivo que se le plantea, proporcionando que lo pueda hacer solo.
  • No limitar las oportunidades de los niños.
  • Los padres pueden ayudar a sus hijos a aprender a controlar sus emociones hablando con ellos sobre cómo entender sus sentimientos.
  • También pueden ayudar a sus hijos a identificar estrategias de afrontamiento positivas, como la respiración profunda, escuchar música, colorear o retirarse a un lugar tranquilo.

«Nuestros hallazgos subrayan la importancia de educar a los padres, a menudo bien intencionados, sobre el apoyo a la autonomía de sus hijos ante desafíos emocionales», prosiguen. «También pueden ser un buen ejemplo para sus hijos. Por ejemplo, pueden usar estrategias de afrontamiento positivas, a la hora de lidiar con sus propias emociones y comportamientos cuando están molestos o enojados», concluyen.

Las claves para la educación son el apoyo y los límites, no la sobreprotección. «Está bien que ayudemos a nuestros hijos a resolver ciertos problemas, pero siempre intentando implicarlos en la tarea. Para que entiendan que hay una relación entre esfuerzo y recompensa. De esta manera, poco a poco fomentamos su autonomía. Por supuesto, siempre hay que tener en cuenta aquellos peligros potenciales que pueden aparecer, y permanecer precavidos ante ellos».

Etiquetas
Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar